Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Entrevista a Diana Cardini

Directora de Ciclón Fantasma

“Lo que me fascinó de Fabián es que su mundo fantasmagórico se vuelve real. Él cree en lo que hace.”

Por Jazmín Acuña

¿Qué aspecto de la actividad de Fabian te pareció tanto misterioso como mágico, y cómo descubriste esos elementos en ella?

Lo que me fascinó de Fabián es que su mundo fantasmagórico se vuelve real. Él cree en lo que hace. Me contó varias anécdotas de cosas misteriosas que le sucedieron en sus casas de terror. Por ejemplo, una vez estallaron todas las bombillas de luz del lugar donde estaba trabajando, sin ninguna razón aparente. También mencionó que en una cámara de seguridad aparecieron personas sacando entradas que no estaban allí en la realidad. Incluso un fantasma le propinó una patada en su casa de terror y quedó inmovilizado por dos días debido al dolor. ¡Increíble! Él realiza magia con dos hilos y unas grabaciones en un parlante.

¿Consideraste conscientemente la conexión entre los personajes de tu película y la película en sí misma? Me refiero a esa pasión compartida por descubrir y mostrar nuevos mundos, ¿fue algo que planeaste desde el principio?

Primero elegí el espacio. Solo sabía que quería trabajar con aquel que construyera el ciclón fantasma en Argenpark. Luego conocí a Fabián y a medida que pasó el tiempo nos fuimos conociendo más, pudiéndome acercar más a este personaje. No podía ser mejor para mí. Me encantó Fabián desde el principio, me pareció ideal. Rosa y Alejandro aparecieron por casualidad, pescando clavos en el río, y nos interesaron por su accionar, por creer en el amor y en el canto de los pájaros. Hay algo de construcción en el documental, todo el tiempo los personajes están haciendo algo, creando, soñando. Pero lo hacen a través de herramientas, clavos, chapas; me gusta este contraste.

¿Cómo lograste crear esa sensación de comodidad frente a la cámara para Fabian, Alejandro y Rosa en Ciclón Fantasma? ¿Hubo algún proceso específico que implementaste para cultivar esa naturalidad frente a la cámara?

Son personas que siempre reaccionaron con mucha naturalidad frente a la cámara. Se prestaron a planificar escenas, a jugar. Fue muy divertido. Casi no tuvimos que repetir escenas, los tres cuentan con mucho ingenio. Me sorprendieron en muchas ocasiones.

La iluminación y la paleta de colores en Ciclón Fantasma se integran perfectamente en cada escena, ya sea en exteriores o en la atmósfera mágica de los interiores. ¿Podrías explicar cómo abordaste estos aspectos durante la producción?

Soy muy obsesiva con los colores, los encuadres y la luz. Selecciono con mucho detalle lo que incluyo dentro o fuera del encuadre. Mis imágenes tienen que ser estéticamente atractivas (por decirlo de alguna manera), perfectas para mí, incluso teatrales. En la corrección de color también trabajamos buscando esa magia. Me gusta que la película se vea como una escenografía gigante.

¿En qué otros proyectos te encontrás trabajando?

Estoy comenzando la investigación para un documental sobre el mundo marino. Me interesa la relación entre los humanos y los animales. Cuando el hombre proyecta algo más en las mascotas, les habla o comienza a atribuirles capacidades irracionales, como entender nuestro idioma o viceversa. Me encanta la gente que comprende, por ejemplo, el canto de un delfín o de un pájaro. Me parece maravilloso. Creo que en mis películas hay algo de “creer o reventar” (risas). ¿Qué nos queda si no creemos en algo más, no?