Entrevista a Brent Chesanek, directora de Nomotopowell

Por Mauro Lukasievicz

¿Cómo surgió la idea de hacer un largometraje que explora las historias de un pequeño pueblo como Geneva, en las afueras de Florida?

Geneva está al lado de donde crecí, y luego mi familia se mudó allí después de que me fui a la universidad. Ayudé a mi padre a construir la casa durante las vacaciones de verano. Fue entonces cuando me enteré por primera vez del asesino Lewis Powell, por simple curiosidad. Sin embargo, mi inspiración inicial para hacer la película no fue el asesino, fue el entorno y los pueblos desaparecidos de la zona. Tener familia en el pueblo significa que he pasado mucho tiempo entre el paisaje, que me fascina. Había estado pensando en el cambio climático y en cómo los humedales del área probablemente se verían muy diferentes en un futuro cercano, posiblemente desapareciendo por completo bajo el agua. Pero hacer una película específicamente sobre el cambio climático se siente imposible, deprimente y debilitante. No estaba seguro de tener la resistencia para ese tipo de proyecto y pelea.

¿Por qué decidiste narrar como si fuera un diario de viaje?

Hay un extraño letrero marrón a lo largo de la carretera principal y hacia la ciudad que simplemente dice «Kolokee». Esta palabra se ve y suena hermosa. Aprendí que la palabra no existe fuera de ese letrero y del lejano recuerdo del pueblo que alguna vez fue. Conocer este y los otros pueblos perdidos me hizo pensar que la película podía viajar a través de paisajes y civilizaciones y al mismo tiempo permanecer en un lugar muy preciso. Estaba en un lugar real, pero también en presencia de fantasmas de pueblos, en lugar de pueblos fantasmas. Todo podría ser tanto sobrenatural como real dentro del mismo espacio, y la distinción entre los dos reinos se escondería en algún lugar de las sombras. Esta idea de que quería explorar pueblos y las curiosidades que contenían me hizo pensar en Il Milione, de Marco Polo, donde viajamos a un lugar, describimos sus puntos de interés y luego nos trasladamos a un lugar diferente. El diario de viaje de Polo supuestamente fue la inspiración de Cristóbal Colón, y había una copia en su barco cuando invadió. Hay una violencia inherente en los viajes y en los relatos de viajes que siempre se supuso que viviría en la superficie de mi película. No se supone que Nomotopowell inspire a nadie a visitar el pueblo, pero reconozco mi complicidad en cómo presentar un retrato de tierras lejanas, al tiempo que intenta ofrecer iluminación y comprensión, puede conducir potencialmente a una gran destrucción y sufrimiento.

¿Cómo encontró el diario de viaje del botánico John Bartram y cuándo decidió utilizarlo como punto de partida?

El hijo de Bartram, William, había publicado más tarde Viajes, que es una descripción más famosa de la región y de Florida en general. Leí ese libro hace mucho tiempo y lo revisé cuando investigaba Nomotopowell. En el prefacio de esa edición, me enteré del relato anterior escrito por el padre de William, John. El viaje de John llegó a su punto más lejano en los humedales representados en la sección central de la película. Esos diez días que Bartram pasó en la zona (cinco días a la ida y cinco a la vuelta), encajaron muy bien en la estructura de una película que cuenta una segunda historia que rima con su primera historia. Usar el texto de Bartram como una serie de intertítulos numerados me permitió experimentar llevando al público a regiones desconocidas sabiendo que su viaje se reanudaría en breve. Bartram también se involucró en una especie de caprichoso nombramiento de lugares que encaja perfectamente con las propias estrategias de la película. Por ejemplo, «Vino a Round Lake, así lo llamamos, siendo uno de los más redondos que he visto». En la entrada del diario que viene después de la entrada final utilizada en la película, Bartram decide nombrar un terreno con su nombre. 

Cuando vemos su película, constantemente tenemos una sensación de misterio, que parece resaltarse muy meticulosamente con el uso de algunos sonidos ambientales. ¿Cómo trabajaste estos aspectos?

Conozco bastante la zona y filme en las ubicaciones históricas exactas de los personajes, las ciudades y el viaje de Bartram. Sin embargo, siempre busqué marcos que evocaran algo desconocido. Perderse es una parte muy importante de la exploración, y si pudiera sentir que cuando compuse una toma, sentiría que la imagen y su duración tienen más posibilidades. El sonido permitiría una mayor sensación de misterio para una audiencia, ya que escuchamos tanto que no podemos ver. Todas las voces se hablan como fantasmas a distancia. Con la excepción del guión del narrador, todas las demás voces que escuchamos son textos hablados que fueron escritos por forasteros, compuestos lejos del pueblo. Grabé los sonidos yo mismo, en un proceso que a menudo se hace por separado de la fotografía. La película es una mezcla de sonido sincronizado y grabaciones capturadas por separado. Trato de hacer que cada aspecto de la realización de películas sea lo más simple y enfocado posible. Durante las grabaciones de sonido, a veces no controlaba el audio porque quería que mi propio conocimiento de lo que había capturado fuera limitado. Las sesiones de sonido involucraron grabar durante la noche en la tumba del asesino, caminar millas lejos de la civilización o recopilar incluso los sonidos más mundanos del tráfico. Hay sonidos que grabé que no puedo explicar y se usan en la película.

Otra cosa que parece funcionar perfectamente es la elección de que la película empiece y termine en la misma imagen. ¿Puedes contarnos más al respecto?

La película se convirtió en una repetición de sonidos, imágenes, palabras y estructuras. Escuchamos una gran cantidad de formas primitivas mencionadas a lo largo de las voces en off, e incluso comenzamos a sentir ángulos rectos dentro de las imágenes de entornos naturales. La imagen repetida que mencionas, el cuadrado, está relacionada con todo: desde el marco del cine primitivo, el sonido envolvente 5.1; al diseño de pueblos y ciudades; los puntos cardinales, inserciones de mapas, señales de tráfico; al lenguaje tanto de la antropología como de la geometría; es una simplificación de la forma, con simetría.

 

Titulo: Nomotopowell

Año: 2022

País: EEUU

Director: Brent Chesanek

Si llegaste hasta acá…
Es porque entendés que el cine es un arte y no un mero entretenimiento, por eso valorás y apoyás que existan otras miradas. Podés apoyar a Revista Caligari adquiriendo alguna de nuestras suscripciones.
SUSCRIBIRME