“Ruinas”

Por Belén Paladino.

El futuro cercano puede ser profundamente desolador, un territorio desgarrado por la violencia y la codicia del hombre, un espacio donde nada podrá volver a crecer. Atlantis, la nueva película de Valentyn Vasyarovych, transcurre en Ucrania oriental, en el año 2025 “un año después de la guerra” y expondrá sus consecuencias al mismo tiempo que nos invita a preguntarnos ¿cómo articular palabras luego de tanto horror? ¿Es posible volver a lo cotidiano?

Sergey, un ex-soldado, intentará recuperar su vida, pero lo que ha visto, la sombra de la violencia a la que ha estado sometido, de la que a sido víctima y victimario, lo persigue a donde vaya. En la fundidora donde trabaja ve como su amigo en un acto desesperado se arroja al fuego – lo único que brillará en medio de tanta desolación – es que habrá que volver a aprender como vivir, como reconstruir esos girones de vidas desgarradas. Establecer una nueva forma de comunicación con los otros, por fuera de la violencia y la autoflagelación. En la película de Vasyarovych la violencia está siempre latente, asechando.

El espacio se vuelve protagonista, una tierra blanca y helada, donde no es posible guarecerse, parece haber penetrado hondamente en los personajes que lo recorren, funcionando como comentario de un interior desolado y vacío. Un espacio de muerte, que el hombre ha tornado inhabitable, un enorme cementerio bajo la nieve, que esconde centenares de cadáveres, cuerpos que han sido arrastrados a la guerra por Estados solo capaces de brindar como único futuro posible la muerte y la locura. Sergey se involucrará con la Misión Tulipanes Negros cuya misión es exhumar los cuerpos de los caídos, está tarea la realizará junto a la antropóloga Katya. La posibilidad del amor, la reparación y la participación activa en un proceso de memoria conllevará un cambio paulatino en Sergey. Vastarovych lo acompañará en su transformación, acercándose con la cámara por primera vez a su protagonista, acortando la distancia que mantuvo desde el comienzo.

Desde el silencio y la economía de recursos, Vastarovych reflexiona profundamente sobre las consecuencias de la guerra, sobre la crueldad de los hombres, y apuesta al amor como forma de vencer tanto horror, el amor se vuelve refugio. Atlantis, desde su crudeza, expone un escenario que es estremecedor porque es real, porque lo que narra supera la ficción. La amenaza de la guerra, de la crueldad y la destrucción puede estar más cerca de lo que creemos y deseamos. Porque, parafraseando a Walter Benjamin, lo que llamamos progreso se erige sobre muertes y ruinas.

Titulo: Atlantis

Año: 2020

País: Ucrania

Director: Valentyn Vasyanovych

Si llegaste hasta acá…
Es porque entendés que el cine es un arte y no un mero entretenimiento, por eso valorás y apoyás que existan otras miradas. Podés apoyar a Revista Caligari adquiriendo alguna de nuestras suscripciones.
SUSCRIBIRME

SOLAX.TV + REVISTA CALIGARI

Suscribite por $200 los primeros tres meses.