Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

CALIGARI

Where the Devil Roams (2023), de John Adams, Zelda Adams y Toby Poser

“Asuntos de familia”

Por Ivan Garcia

 

Hace unos años se presentó Hellbender en la competencia internacional del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, una producción muy independiente y con una característica singular: Prácticamente toda la realización estaba a cargo de una familia. Así conocí yo a los Adams (madre, padre e hija). Hellbender fue una de las grandes sorpresas del festival, no solo por su gran manejo del género y sus recursos, sino también por lo logrado de la puesta más allá de las limitaciones humanas y presupuestarias. Tampoco hacía agua desde el guión, y presentaba una historia potente y bien llevada sobre la relación entre una madre y su hija adolescente, y los cambios que traen estos períodos tumultuosos (más aún en un linaje de brujas).

 

Where the Devil Roams nos vuele a traer a los Adams, y a su visión del terror y de las relaciones familiares tan distintiva. Esta vez, si bien pueden trazarse varios paralelos y encontrarse elementos en común con su otro film, nos encontramos en otra época, ya que la historia transcurre a principios de los años 30, durante la gran depresión. Las dificultades que este tipo de adaptación pueden conllevar para una producción tan pequeña son sorteadas inteligentemente. Por un lado la mayor parte de la historia transcurre entre la carretera y bosques helados, y algún que otro carnaval improvisado con carpas y puestos de madera. Y por otro, la única escena que transcurre en la ciudad tiene pocas referencias espaciales y se resuelve en pocos segundos, sin sentirse forzado y respetando referencias de la época (carteles, automóviles, etc.).

 

La historia en sí gira en torno a una familia de “carnies” o actores de feria itinerante, que se presentan en distintos lugares y en el interín intentan subsistir con pocos recursos en las duras rutas americanas. A esto se le suma el hecho de que, liderados por Maggie, la madre, asesinan a distintos terratenientes o habitantes de casas solariegas a lo largo de su camino, de maneras morbosas y brutales. En estas ferias es donde la hija, Eva, conoce a un hombre que ha hecho un pacto con el diablo, y que logra, por medio de un poema y al tener en posesión algo así como el “corazón del diablo”, mutilar sus dedos para después volver a tenerlos en su mano como si nada hubiera pasado.

 

El énfasis en los cuerpos, en su maleabilidad y mutabilidad, son algo que se lleva al extremo en esta película que toma mucho del body horror, y lo lleva al punto de lo más morboso o gore. Esta vez el eje no está puesto tanto en la relación madre-hija sino en el paso del tiempo y los cambios que esto trae para el cuerpo, para nuestros afectos y para la familia y su unión. Nuevamente estas temáticas son abordadas con maestría desde la estética del terror, y la sensación subyacente es la de cierta calidez o cariño, del amor que transmite esta familia tan pequeña y unida.

 

Si bien puede que no esté a la altura de su antecesora, Where the Devil Roams es otra apuesta más que lograda de una familia que trabaja y hace su arte con notorio cariño y dedicación, y que busca maneras de abordar lo temático desde lo estético, de una manera personal, y logran hacerlo y transmitirlo a la audiencia como artistas que trabajan con abultados presupuestos o producciones.

Titulo: Where the Devil Roams

Año: 2023

País: Estados Unidos

Director: John Adams, Zelda Adams y Toby Poser