Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

CALIGARI

La gruta continua (2023), de Julián D’Angiolillo

“La profundidad como trabajo”

Por Lucía Roitbarg

 

En la competencia argentina del 38° Festival de Cine de Mar del Plata se presenta La gruta continua, último trabajo del director argentino Julián D’Angiolillo, quien vuelve a llevar su cámara a lugares insospechados: esta vez, a las grutas y al particular mundo de quienes trabajan con y en ellas. Si bien en 2014  ya había comenzado a indagar en este universo con el corto documental Autosocorro, en La gruta continua el director bordea una intención entre curiosa y estética que nos permite descubrir lo oculto dentro de lo que ya está oculto. Las cavidades, la oscuridad, los sonidos, los laberintos, las formas, la luz, la sombra, el peligro ¿no son acaso todos temas del cine? Es en las partes alejadas del registro  documental más convencional en donde D’Angiolillo luce su mirada, y se deja y nos deja conmover con esos submundos que habitan estos lugares sin que muy pocos lo sepamos.

 

El realizador busca los testimonios y los movimientos de espeleólogos y exploradores que trabajan en estas grutas profundas. Allí, como espectadores, nos sentimos un poco “sapo de otro pozo”. Los expertos hablan de una manera encantada de estos lugares tan ajenos a cualquiera; por ejemplo, de cómo “suspira”, y cómo la atmósfera influye en ese aire que expele. “La sensación de salir vivos siempre es maravillosa” afirma uno de los tantos exploradores de cuevas. Porque, aunque ellos luzcan fascinados, ciertamente saben donde se están metiendo. Entre las palabras que eligen los expertos para hablar de estas grutas y la manera en la cual el realizador muestra los espacios comenzamos a sospechar que esas cavernas tienen vida propia, y, en cierto modo, es así. “En este momento la caverna está soplando” dice uno de los primeros expertos con un cigarrillo encendido en la mano del cual parecería estar fumando la misma cueva.

 

Las narraciones que cuentan la historia de cada gruta son otra de las partes más atractivas del documental. Tanto en Italia como en Cuba donde el director habla con los expertos y recorre las cavernas se encuentra muchas historias inesperadas. Por ejemplo en Cuba, Fidel y el Che Guevara en 1961 deciden convertir las cuevas en refugios en caso de guerra. Allí hay réplicas de la cama del Che, y un orgullo especial por esas cuevas que atesoran algo más que lo que se ve. En Italia, por su parte, en otras épocas sirvieron de  refugios durante los bombardeos pero hoy son objeto de estudio  científico y espacios que deben ser resguardados por su incidencia en el ambiente. Es parte del imaginario simbólico de la película también mostrar las cavernas como espacios de resistencia y lucha: lo fueron en el pasado y hoy en su trabajo sobre la meteorología y la conservación de los recursos naturales

 

La gruta continua es de ese tipo de documentales que puede o no atrapar desde el comienzo porque trae a la pantalla un universo muy extraño y que podría no resultar atractivo temáticamente. Sin embargo, el director se las rebusca para conseguir transmitir una atmósfera cuasi mágica:  como si de filmar esculturas o simplemente formas se tratase, algunas imágenes tienen algo hipnótico y hacen olvidar que  eso que estamos observando son cavernas profundas con su microclima, su hábitat de seres tan peculiares y sus interesantes historias. En los encuadres tan cuidados sobre las texturas, los relieves, las formas, las luces, las sombras, los movimientos, los colores, e incluso en el trabajo sonoro es donde se percibe que el mundo de las artes plásticas atraviesa la mirada del director, como si él buscara en esos lugares otra forma de mirar que no es la de los expertos o turistas, y pudiera extraer gran parte de lo maravilloso, atractivo y sensorial que esos espacios subterráneos ocultan. 

 

Esta propuesta, al igual que estas cavernas, nos introduce de a poco en un mundo lleno de historias, de ciencia, de datos curiosos, de formas y personas más que interesantes. Lo extraño siempre ofrece resistencia, pero D’Angiolillo se las arregla demasiado bien para vencer esa primera dificultad y nos comparte más de lo que esperamos.

Titulo: La gruta continua

Año: 2023

País: Argentina

Director: Julián D’Angiolillo