Entrevista a Julieta Amalric, directora de Quisiera llegar pronto

Por Mauro Lukasievicz

Hay algo de ese momento que es manejar en soledad y con lluvia que nos lleva a abrir la cabeza y dedicarnos a pensar acontecimientos que en otros momentos tal vez pasamos por alto ¿de dónde nace la idea de Quisiera llegar pronto

El cortometraje surgió en el programa de cine de la Universidad Di Tella, dirigido por Andrés Di Tella. Todas las semanas había que escribir un diario y en la semana que me tocó a mí, me habían pasado varias cosas que tenían que ver con el universo de los dobles. Creo que un corto siempre surge a raíz de una obsesión, una forma de leer el mundo que nos hace ver o leer la realidad según esa lógica. Escribí esas tres escenas que iban subiendo de tono y que se iban poniendo cada vez más perturbadoras. Después me di cuenta que necesitaba un plano con ese mismo movimiento, algo que se vaya poniendo cada vez más peligroso. Soy muy fan de youtube y de bucear en internet, donde hay muchas modas y formas de utilizar la imagen, ahí encontré una serie de videos de trayectos en la ruta. La gente usa estos videos para calmar la ansiedad, el camino infinito, el sonido de la lluvia, al parecer tienen ese efecto,  funcionan como una especie de placebo para bajar la revoluciones y poder dormir.  Cuando encontré el plano del corto me di cuenta que era perfecto porque iba ganando intensidad y a la vez no requería mucha atención. Uno podía concentrarse en el relato y al mismo tiempo ser estimulado por el sonido de la lluvia y los autos, que fue algo que agregamos después. Me interesa mucho el found footage y trabajar con las imágenes que circulan en internet haciendo un trabajo de resignificación. Estamos en un momento donde el mundo está infectado de imágenes, por eso la reapropiación me parece un trabajo interesante, porque creo que la creatividad tiene que ver con eso, con unir cosas que no estaban conectadas.

 

Por eso durante el trayecto de tu corto, en todo momento sentimos la sensación de un peligro inminente, algo puede o no pasar, parece que intentas mantenernos en un estado de alerta constante, pero no solo con las imágenes sino con la historia que contas, hasta llegar a un final de total adrenalina con una simple pregunta ¿cómo trabajaste el guion?

Me interesa mucho  la idea  de una imaginación que empieza a funcionar y a teñir el mundo con su lógica. De pronto todo coincide, los signos arman una red que revela algo sobre el mundo y ese algo para mí siempre tiene que ver con un peligro, una amenaza. Eso es lo que trate de construir en el corto. No podemos saber si el peligro inminente, la amenaza constante, tienen que ver con algo que está efectivamente pasando o con la mente de alguien que fabula. El final del corto tiene que ver con eso, con que la imaginación finalmente te atrape.

La potencia de los sonidos, el ejemplo que decís del ruido de la lluvia al chocar contra el auto, es uno de los grandes aciertos del cortometraje ¿cómo trabajaste estos aspectos?

El trabajo de sonido fue muy minimalista, con mis compañerxs de Di Tella, Pablo Foladori, Florencia Zunanna y Sabrina Macchi, nos dimos cuenta que tenía que ver con un trabajo de Foley, recrear la pasada de cada auto y el golpeteo de la lluvia que en el plano original casi ni se escuchaban. Cualquier cosa más que se agregara quedaba fuera de lugar, el desafío era trabajar con esos dos elementos. Después agregue una radio para reforzar un poco la presencia de quién maneja pero era importante no pasarse para no distraer del relato y perder la tensión. Con Hernán Segret, postproductor de sonido del corto, tratamos de ir administrando la intensidad de esos dos sonidos para que vayan acompañando la escalada de tensión que tiene el texto.

En general la voz en off se utiliza para narrar una historia desde fuera de ella, en tu caso la usaste para contar en primera persona los pensamientos de una mujer ¿porque decidiste narrar de esta manera?

Me pareció que era el recurso perfecto para la idea de “una voz en tu cabeza”. Eso que pasa cuando alguien maneja y tiene tiempo para pensar, fabular y construir ficción. Además cuando lees en el cine una voz en off escrita sucede eso también, tiene ese efecto, es la voz de cada espectador en su cabeza, lo vuelve más cercano, una experiencia más personal que escuchar efectivamente una voz narrando la historia.

En el total de tus trabajos realizados hasta el momento se siente que seguís una línea sobre los temas que te interesan ¿en qué otros proyectos te encontrás trabajando?

Estoy trabajando en el guión de mi primer largometraje, Próxima Aparición, con la productora Cimarrón Cine de Hernán Musaluppi, la película tiene mucho de esta idea de una imaginación que empieza a funcionar sobre todo dentro de la cabeza de las mujeres, en ese caso de las madres, algo así como la dimensión imaginaria de la maternidad. Al mismo tiempo estoy trabajando en la postproducción de otro cortometraje en el que también utilizó material encontrado y trata sobre fantasmas digitales.

Titulo: Quisiera llegar pronto

Año: 2022

País: Argentina

Director: Julieta Amalric

Si llegaste hasta acá…
Es porque entendés que el cine es un arte y no un mero entretenimiento, por eso valorás y apoyás que existan otras miradas. Podés apoyar a Revista Caligari adquiriendo alguna de nuestras suscripciones.
SUSCRIBIRME

SOLAX.TV + REVISTA CALIGARI

Suscribite por $200 los primeros tres meses.