Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

CALIGARI

Thiiird (2023), de Karim Kassem

“Una anti-road movie”

Por Sebastián Francisco Maydana

Fouad tiene un taller mecánico en las afueras de Beirut. Es un lugar apartado y tranquilo, adecuado a su personalidad parsimoniosa. Cada tanto, algún automovilista le lleva un desafío. Casi siempre tienen prisa por tener el vehículo reparado, pero Fouad los invita amablemente, antes que nada, a tomar un cafecito y compartir algunas palabras. Le gustan las historias ajenas, pero no suele hablar de sí mismo. Él es lo que hace, su pequeño mundo lo componen pilas de chatarra, algunos animales, y sus herramientas. También su tiempo.

Un personaje se sirve café y se sienta junto al mecánico. ¿Le llenaste el tanque? pregunta. Sí. ¿Me llevará a destino? Fouad mira para otro lado y antes de que pueda responder, probablemente para darle la mala noticia, un corte nos lleva a otra escena. Los automóviles que llegan al taller de Fouad lo hacen porque no tienen otra opción, porque no van a llegar a ningún destino. El país, dicen sus conductores, tampoco. Cada personaje que cae en el taller se queja invariablemente de la crisis económica que afecta al Líbano.

Temas demasiado conocidos como la inflación, el costo de vida, la falta de trabajo, ocupan gran parte de los discursos de los clientes de Fouad, quien escucha con paciencia y atención. Quizás espera que alguno ofrezca, además, una solución. Pero parece no haberla. Están todos condenados a la quietud, por lo que la película se podría definir como una anti-road movie. Lo que predomina son autos y carreteras, pero el foco no está puedo en el camino sino en el sinsentido de recorrerlo.

Toda esta descripción, y el hecho que está filmada (casi) enteramente en blanco y negro, pueden dar la impresión de un panorama sombrío. Y, sin embargo, Thiiird es una película cargada de esperanza. Es el tercer largometraje de Karim Kassem, pero no se llama así por eso. Entre los  restos de desguace y las porquerías que terminan apiladas en el terrenito que ocupa el taller, aparecen tres puertas. Son aberturas a ninguna parte, y por más que intente abrirlas en diferentes lugares no parece que nada cambie. Las primeras dos puertas son simplemente eso, placas de madera con una bisagra. De por sí, no hacen nada. Es lo que hará con la tercera puerta lo que tiene la potencialidad de cambiar su mundo, de ofrecerle una salida, una ilusión. La pregunta es si se animará a cruzar el umbral, abandonando su pequeño reino de chatarra y piezas de repuesto.

Titulo: Thiiird

Año: 2023

País: Libano

Director: Karim Kassem