Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

CALIGARI

The Girl with the Needle (2024), de Magnus von Horn

«El mundo es un lugar horrible»

Por Fernando Bertucci

Desde los primeros días del cine, los cineastas escandinavos han disfrutado torturando a sus heroínas con castigos extremos, tanto mentales como físicos. Y, efectivamente, los crueles golpes de un universo despiadado caen con fuerza sobre la joven protagonista femenina en The Girl with the Needle, del guionista y director sueco Magnus von Horn. Rodada en un lustroso monocromo, este llamativo ejercicio de cine negro nórdico histórico tiene lugar en un Copenhague de belleza desolada, alrededor del final de la Primera Guerra Mundial. Es un infierno urbano poblado por trabajadores de la clase baja desesperadamente pobres, veteranos militares horriblemente heridos, depredadores sexuales y jóvenes mujeres vulnerables que buscan abortos ilegales. El escenario está listo para la explotación, el engaño y el asesinato. El tema de las mujeres luchando por tener control sobre sus cuerpos también otorga a esta historia centenaria una mordaz relevancia contemporánea, lo cual no es accidental.

The Girl with the Needle está vagamente basada en eventos reales, aunque von Horn reserva esta admisión para los créditos finales, posiblemente para evitar alertar a los espectadores daneses ya familiarizados con los detalles. O quizás simplemente para ayudar al director a crear una historia autosuficiente, con tintes de fábula, que él compara con “un cuento de hadas para adultos” con sus monstruos enamorados, príncipes de voluntad débil, brujas malvadas y damiselas en apuros. “Quería explorar si es posible ser bueno en el infierno”, explica von Horn en sus notas de prensa para Cannes, donde la película se proyecta en competición esta semana.

Von Horn y su habitual director de fotografía polaco Michal Dymek establecen pronto el impresionante aspecto artístico de la película, abriendo con un panorama sin palabras de rostros angustiados proyectados sobre superficies irregulares. Con ecos de Jonathan Glazer, esta secuencia ligeramente experimental evoca un ambiente de otredad inquietante, alucinante y pesadillesca. La sublime fotografía en blanco y negro y el meticuloso diseño de producción se combinan para crear ricos cuadros atmosféricos de calles adoquinadas, casas de baños con vapor, interiores iluminados por gas, callejones sombríos, escaleras descendentes y edificios de vecindad de ángulos agudos. Con Polonia representando a la Dinamarca de principios del siglo XX, la estética definitoria aquí es el melodrama gótico con fuertes matices del expresionismo alemán. Incluso en sus momentos más oscuros,The Girl with the Needle ofrece visuales deliciosamente oscuros y fascinantes.

Vic Carmen Sonne (Godland) ofrece una actuación intensa y magnética como Karoline, una joven trabajadora de fábrica que lucha por pagar sus miserables habitaciones alquiladas en un Copenhague sombrío y purgatorial. Las ofertas paternalistas de ayuda del dueño de la fábrica de clase alta Jørgen (Joachim Fjelstrup) se convierten en una relación sexual, un embarazo y planes de matrimonio vacilantes, pero la madre fría e imperiosa de Jørgen pronto destruye cualquier esperanza de futuro romántico. Mientras tanto, el esposo soldado de Karoline, Peter (Besir Zeciri), dado por desaparecido en combate y presuntamente muerto hace tiempo, reaparece de repente con horribles heridas faciales que mantiene ocultas tras una máscara. Marcado por dentro y por fuera, solo puede encontrar empleo humillante como un fenómeno de circo, una secuencia que recuerda a El hombre elefante (1980) de David Lynch. La pareja intenta una reconciliación, pero ambos resultan estar demasiado dañados. Karoline pronto se encuentra sola de nuevo, desempleada y embarazada de varios meses.

Tras un intento fallido y sombrío de abortar por sí misma, Karoline da a luz a un niño que no puede permitirse mantener. Desesperada, recurre a Dagmar (Dyrholm en una forma majestuosa), quien dirige un negocio ilegal arreglando que parejas ricas sin hijos adopten a los recién nacidos de madres jóvenes, pobres y poco preparadas. Una mujer de negocios dura, Dagmar cobra por sus servicios, pero dado que Karoline está sin dinero, ella ofrece trabajar para saldar su deuda. Contratada como nodriza para los recién llegados, Karoline se muda al apartamento que Dagmar comparte con su joven hija Erena (Avo Knox Martin), situado encima de una tienda de dulces. Solo aquí empieza a sospechar que el aura de Dagmar de amable preocupación matriarcal no es lo que parece.

Es difícil transmitir todo el horror del acto final de la película sin arriesgarse a revelar importantes detalles de la trama. Baste decir que The Girl with the Needle está vagamente basada en un notorio caso de asesinato en serie en la Dinamarca de los años 1920, un trauma nacional persistente que ya ha inspirado novelas y obras de teatro. Pero incluso si anticipamos estas escalofriantes revelaciones, von Horn aún ofrece un poderoso thriller retro-noir, con su inquietante atmósfera subrayada por el discordante y perturbador diseño de sonido de Oskar Skriver. Dotada de un fuerte elenco, poesía visual y un gran control formal, esta meditación sombría sobre el mal sigue resonando un siglo después. “El mundo es un lugar horrible”, dice Dagmar, “pero necesitamos creer que no lo es”. Ella está hablando con Karoline, pero también, en algún nivel, con todos nosotros.

Titulo: The Girl with the Needle

Año: 2024

País: Dinamarca

Director: Magnus von Horn