Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

CALIGARI

Tembiapo Pyharegua (2022) de Elvira Sánchez Poxon y Christian Bagnat

Soñando despiertos

Por Lucía Roitbarg

En el documental Tembiapo Phyregua (Trabajo nocturno), los directores Elvira Sánchez Poxon y Christian Bagnat se detienen sobre personas de una comunidad de Paraguay radicada en Cuenca, España. La película aborda tanto su cotidianeidad y costumbres en esta ciudad como también aquello que tanto anhelan que en general tiene que ver con volver a su tierra natal. Desde un abordaje cinematográfico poco tradicional Tembiapo Phyregua permite al espectador conocer personas que viven una realidad bastante diferente y quizás por eso la mirada de los directores también lo es.

Las voces que recopilan los realizadores no tienen un sentido lineal. El documental no narra con prejuicio o  didactismo qué significa el radicarse en otra ciudad. Por el contrario, las imágenes son bastante atípicas y  el sonido también lo es: a veces son las voces de su personajes en plano pero otras sólo escuchamos las voces y las imágenes apenas logran mostrar quiénes están allí. El recorrido tiene algo de volátil porque no dirige el sentido de las imágenes de un modo ordenado sino más bien desde lo caótico. En algunos de sus protagonistas la película se detiene un buen rato, y ahí percibimos que ese tiempo es el que se necesita para profundizar en una emoción, que es ajena, pero con la que posiblemente podamos empatizar en tanto los directores nos abren un mundo diferente pero de sensibilidades compartidas.

Lo que sucede en este film podría pensarse desde un cine que tiende a romper la linealidad espacio temporal y hasta las conexiones narrativas más tradicionales.  Los realizadores trabajan muchas partes  con recursos visuales y sonoros más cercanos a la ficción, que, aunque resultan a los fines del relato, no terminan de funcionar para que el espectador se interese por este mundo tan particular al que pretenden llegar. Lo que genera una cohesión es un sentimiento común, sus raíces y el existir en un mundo que por momentos es algo triste y hasta poco esperanzado, pero en el cual los lazos  y tradiciones son fundamentales para sobrevivir el desarraigo.

Vale destacar aún así que para abordar el género documental con una temática bastante trabajada es meritorio que la película también se cuestione qué recursos son útiles del documental tradicional y cuáles no. Sí los testimonios, sí sentir que la cámara está ahí acompañando, pero en el montaje final lo que el espectador recibe es algo totalmente diferente, como si tampoco fuera posible captar la verdad de esas miradas, de esas voces, de esas palabras, a pesar de estar siendo testigos de ellas.

El uso del guaraní apoya aún más ese velo que cubre la película, que es el trabajo nocturno o tembiapo phyregua, el sueño que mantiene deseosos a sus personajes. Entonces la cámara por momentos elige perderse en los relatos de estas personas o en sus miradas o en sus bailes y respetarlos para que entendamos y también respetemos sus tiempos y sus costumbres, a pesar de la distancia.

Titulo: Tembiapo Pyharegua

Año: 2022

País: Canadá

Director: Elvira Sánchez Poxon y Christian Bagnat