“ Fé, música, baile, aviones y  un caballo para la vitalidad”

Por María Mercedes Revuelta.

De Costa Rica, Cerdeña Italia y Kohoama Japón parece llegarnos un mensaje en forma de este documental en capítulos que nos presenta Victor Cruz,  para mostrarnos que este mundo de redes sociales, apariencias y frenetismo no llegaron a este ciber postmodernismo para garantizarnos el cáliz de la vida, ni mucho menos. 

En Costa Rica está la provincia con la población más longeva del mundo, ¿cuál será su secreto?  La naturaleza, la sencillez de su gente, la mezcla de todo; No lo sabemos pero el recorrido de ¡Que vivas cien años! empieza por ahí y recorre diversos lugares distantes del mundo presentándonos seres cercanos a los cien años, que saben disfrutar de la vida, conservan sagacidad, vigor y entusiasmo inspirándonos con su ejemplo a todes. 

El profundo vínculo entre un hombre y su caballo fue muchas veces representado en el cine y la televisión desde el Llanero solitario (Lone Ranger) con su ¡Hi-yo Silver away!, hasta Caballo de Guerra (War Horse, 2011) de Steven Spielberg entre muchas otras referencias, pero el casi centenario Calixto con su viejo caballo Corazón, juntos son más, no hay riesgos de caídas, roturas de huesos más bien hay amor, poesía y unión mientras uno le acaricia el lomo al otro recitándole o bien paseando juntos por el pueblo, siendo reconocidos, saludados y celebrados por todes los que se cruzan, conmoviéndonos. 

El juego lúdico que nos propone Antonio, va de mover con los dedos las hélices de un avión de repisa, hasta bien aprovechar con sonrisa de oreja a oreja desatendiendo y burlando indicaciones de la torre de control aéreo de su regalo de cumpleaños número 93 demostrando rebeldía y astucia de pleno disfrute del momento. 

Sarita, baila con  un joven “policía bueno” en una actividad del centro vecinal asistencial para mayores, y ese solo hecho da rienda suelta a su fuego interior, y le confiesa al policía que ya se ha olvidado de cómo se duerme con un hombre o incluso le dice a este que no solo fué bailarina en el pasado, sino que fue también  “muy puta”, en esa micro secuencia que contiene esa conversación bailada Sara nos demuestra su fuerza interior, sobreponiéndose al dolor de piernas o lo que sea para ser siempre vibrante y atrevida, sin importar la edad. 

Tomando a estos personajes entre otros que aparecen en el documental de Cruz  puede reconocerse el factor común que también es tomado en  muchas películas como por ejemplo a la abuela Kane, que en la mítica escena de Rapsodia en Agosto del enorme Akira Kurosawa, donde ella con valentía contra la tormenta y el viento, camina, avanza, se aferra con tezón a lo que haga falta, representando en acto y escencia fortaleza y vitalidad a toda costa. 

Como Mother Mary en Let it be de los Fab four de Liverpool, todes en ¡Que vivas cien años! cada cual a su manera nos trae palabras y muestras de enseñanza de como disfrutar la vida  y nos brinda claves para pasar un futuro mejor y da pruebas que para eso no se necesitan muchas cosas.

Titulo: ¡Que vivas cien años!

Año: 2019

País: Argentina

Director: Victor Cruz

Si llegaste hasta acá…
Es porque entendés que el cine es un arte y no un mero entretenimiento, por eso valorás y apoyás que existan otras miradas. Podés apoyar a Revista Caligari adquiriendo alguna de nuestras suscripciones.
SUSCRIBIRME

SOLAX.TV + REVISTA CALIGARI

Suscribite por $200 los primeros tres meses.