Matar a la bestia (2021), de Agustina San Martín

“Fronteras difusas”

Por Belén Paladino.

 

n pequeño pueblo fronterizo en el corazón de la selva, la niebla lo envuelve por la noche. En la oscuridad, dicen los habitantes del pueblo, asecha una bestia. Pero la luz del día también se vuelve misteriosa, allí también puede habitar lo monstruoso. Emilia vuelve a la casa de su tía en busca de su hermano. Pasará los días realizando llamadas y recorriendo el pueblo en busca de noticias, pero nadie responde. En Matar a la bestia se despliega una cartografía de la selva misionera, de esa línea imaginaria que delimita países, un tránsito peramente entre un espacio y otro. Agustina San Martín explorará aquella frontera geográfica junto a otras fronteras igualmente difusas que siempre implican un pasaje: el salto entre la adolescencia y la vida adulta, entre el miedo y el deseo, entre lo humano y lo monstruoso, entre la realidad y lo fantástico, entre la luz y la oscuridad. 

La búsqueda de Emilia se volverá relato de iniciación, descubrimiento del propio cuerpo y del cuerpo de otrxs. El deseo estará latente en el calor abrazador de la selva, en la contemplación de pieles brillantes que danzan sensualmente en la noche misionera entre la oscuridad y luces de neón temblorosas. En las noches de Emilia el miedo retrocede y deja espacio para el deseo, la oscuridad parece abrazar los cuerpos y habilitar el encuentro. La oscuridad protege de miradas opresoras, se vuelve espacio de libertad. A través de del uso del color, las texturas y el sonido el clima se volverá cada ves más enrarecido y sensorial, inundando de misterio la atmósfera. La noche será también espacio donde irrumpirá lo fantástico, las linternas iluminan la noche en busca de una bestia que nadie ha visto pero de la que todos hablan. La contracara de aquella violencia que despierta lo monstruoso- porque lo desconocido despierta terror en sociedades que pretenden saberlo todo- es el encuentro amoroso de dos chicas en la oscuridad.

San Martín realizará un borramiento entre las fronteras que los hombres han trazado para comprender el mundo, donde las categorías se vuelven estáticas y no hay espacio para el movimiento ni la transformación. En Matar a la bestia las fronteras se irán tornando cada vez más difusas, espacio de pasaje entre distintos estados que todxs llevamos dentro- lo humano y lo monstruoso, el deseo y el miedo, la luz y la oscuridad- para ir desdibujando lentamente las aristas duras que separan las cosas, los cuerpos y las ideas. 

Titulo: Matar a la bestia

Año: 2021

País: Argentina

Director: Agustina San Martín

 
Si llegaste hasta acá…
Es porque entendés que el cine es un arte y no un mero entretenimiento, por eso valorás y apoyás que existan otras miradas. Podés apoyar a Revista Caligari adquiriendo alguna de nuestras suscripciones.
SUSCRIBIRME

SOLAX.TV + REVISTA CALIGARI

Suscribite por $200 los primeros tres meses.