Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Luce Grosjean: CoFundadora y Distribuidora de Miyu Distribución

Por Revista Caligari

¿Cómo llegaste a encargarte del área de distribución de Miyu?

Cuando creé mi empresa en 2014, inicialmente llamada Sève Films, mi objetivo era dedicarme tanto a la producción cinematográfica como a lo que era mi trabajo independiente, presentando películas de escuelas de animación a festivales para mantener un flujo de caja estable. Sin embargo, después de algunos años de desarrollar proyectos sin mucha satisfacción y sentirme frustrada con tareas como leer repetidamente los mismos guiones y crear presupuestos, me di cuenta de que la producción no era mi fuerte.  Tuve suerte cuando Emmanuel-Alain Raynal, el creador de Miyu, se me acercó con una oferta para convertirme en asociada y transformar mi empresa en una entidad centrada en la distribución. Conociendo la calidad excepcional de sus producciones, acepté con gusto la oportunidad. Este cambio me permitió confiarles la producción de las películas que estaba desarrollando o coproduciendo y a partir de allí concentrarme en la distribución de cortometrajes, un área en la que creo que hay un importante margen de mejora.

 

¿Y qué política editorial desarrollaste desde tu nuevo puesto?

En Miyu abarcamos una amplia gama de gustos, pero me gusta caracterizar nuestra programación como compuesta por poderosas películas animadas independientes que atraen a todos los públicos y sectores. Nuestro objetivo es ofrecer animación de alta calidad, marionetas excepcionales para stop motion, diseños gráficos cautivadores y explorar temas únicos y originales. Adoptamos diversas técnicas de animación, pero nuestro criterio principal es la sensación de que estamos distribuyendo piezas únicas. Nos esforzamos por la diversidad en nuestra selección de películas y temas para evitar cualquier competencia entre ellas. Además, somos muy conscientes de los temas que lanzamos. Por ejemplo, cuando una película tiene una carga política, profundizamos en la comprensión de su impacto potencial, quiénes son los creadores detrás de ella y qué podría significar para nosotros si decidimos distribuirla. En última instancia, nuestro objetivo es seleccionar y distribuir películas destacadas que cautiven al público.

Entre esas películas destacadas se encuentra por ejemplo 27, de Flora Ana Buda, que ganó el premio al mejor cortometraje en el festival de Cannes. ¿Cómo decidís qué cortometrajes enviar a cada festival y cuál es la estrategia a seguir?

Sigo el trabajo de Flora desde sus prácticas en la película Simbiosis de Nadja Andrasev.  Su película de estudiante, Entropia, fue seleccionada en la Berlinale, y en ese momento supe que, independientemente de lo que creará a continuación, quería trabajar con ella. Cuando Emmanuel y ella empezaron a hablar de un nuevo cortometraje, yo estaba realmente emocionado. Hay una entrevista online muy interesante entre ellos (Link). Pero al principio, la película sufrió decepciones: no fue seleccionada en la Berlinale y fue rechazada por la Semana de la Crítica, que contaba con otras películas excepcionales. Para mí, como distribuidora, cuando me enfrento a este tipo de rechazos, siempre me pregunto: ¿qué hice mal? ¿Cuáles son las películas que me pierdo? A pesar de estos contratiempos, la selección en la Competencia oficial de Annecy supuso un alivio y supuso un lanzamiento prometedor para la película. ¡Pero entonces llegó la Selección Oficial de Cannes!

 

Y luego recibir la Palma de Oro…

Fue un tremendo reconocimiento al trabajo de Flora, pero también a toda la industria del cortometraje de animación. Temíamos que fuera difícil conseguir premios posteriores, pero, para nuestra alegría, el jurado de Annecy también premió la película con el Cristal. Desde entonces, la película ha atraído la atención de todos los selectores, premios adicionales y una respuesta positiva del público que conecta con su contenido para adultos, el tema que trata y sus impresionantes dibujos. El éxito de una película como 27 es indicativo de la madurez de los cortos de animación. Como distribuidores, nuestra función actual es garantizar que un público más amplio conozca dichas películas y ayudarlas a salir de su nicho. Esto implica promover estas películas más allá de los circuitos tradicionales de festivales y fomentar un reconocimiento más amplio.

 

En la Argentina de 2023 nació Syncro, el Festival Internacional de Cortometrajes de la Ciudad de Buenos Aires, y en el mundo parece ser un momento de gran explotación para el cortometraje como no ocurría hace muchos años. ¿Cómo crees que está evolucionando el papel del cortometraje en el mundo de los festivales? 

Puede que no sea la mejor persona para dar una respuesta integral a esta pregunta, dado mi enfoque en la industria de los cortometrajes animados durante la última década. Sin embargo, desde mi punto de vista durante en este período he sido testigo de una evolución notable en el mundo del cortometraje. Parece que los artistas y directores han llegado a una etapa en la que pueden crear hermosos cortometrajes en una gran escala de formatos. Esta faceta de la industria cinematográfica, distinta de su contraparte de largometrajes, parece estar liberada de ciertas limitaciones económicas y creativas. Los cortometrajes ahora pueden explorar una gran variedad de géneros, técnicas y enfoques narrativos. A raíz de esta evolución, las salas de cine, especialmente después del COVID, pero también antes, se han esforzado por redefinir la experiencia contemporánea de ir al cine. Los festivales, por otro lado, han logrado crear eventos que reúnen a las personas para ver películas, participar en debates y compartir fuertes experiencias emocionales y visuales. Desde mi perspectiva, los festivales de cortometrajes resumen la esencia de lo que todos buscamos experimentar en el ámbito del cine. 

 

Miyu va a tener una gran presencia en el festival de Rotterdam, el primer gran festival del año. ¿Qué viene para 2024?

Para Miyu, Rotterdam se ha convertido en un socio crucial tanto para nuestros artistas como para nuestras películas. Este año, estamos encantados de presentar dos estrenos mundiales en el concurso Tiger Short. Flower Show, dirigida por Elli Vuorinen, una artista finlandesa con una trayectoria muy exitosa y que promete continuar la tendencia marcada por sus aclamadas películas anteriores. También, y producida por el mismo estudio, Nun or Never de Heta JÄÄLINOJA, estos proyectos contribuyen a la floreciente escena de la animación finlandesa, que creemos que tiene perspectivas apasionantes para el futuro.  Flower Show es una hermosa exploración poética de la feminidad y las expectativas sociales en diferentes etapas de la vida. Además, estamos entusiasmados de presentar la primera película de Alice Saey, Flatastic. Después de haber creado previamente vídeos musicales excepcionales, la película de Saey introduce una nueva forma de narración en la animación, inspirándose en las obras de Jacques Tati e incluso en Tiempos modernos de Chaplin. La narrativa gira en torno a la venganza de Mental Rays contra los humanos tras la destrucción del planeta. En la categoría fuera de competición tenemos dos cortos stop-motion destacables. Beautiful Men de Nicolas Keppens pasa de la animación 2D para seguir el viaje de tres audaces hermanos que buscan implantes capilares en Turquía. Además, Nina Gantz presenta su última película, donde diminutos humanos luchan por sobrevivir a la muerte de su creador, con quien compartían programa de televisión, en Wander to Wonder.  Mientras continuamos buscando nuevos cortometrajes, tenemos el privilegio de contar con directores talentosos como Dahee Jeong, Pritt, Olga Parn y Theodor Ushev trabajando en próximos proyectos. Al mismo tiempo, damos la bienvenida con entusiasmo a los recién llegados, con la esperanza de que igualen el nivel de talento que hemos tenido la suerte de presenciar en nuestros cineastas ya establecidos.

MIYU Distribución

WEB Oficial

Producción y Distribución