Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

CALIGARI

L’Empire (2024), de Bruno Dumont

El bien y el mal: nivel cósmico

Por Natalia Llorens

Bruno Dumont ha hecho más que unas pocas películas de este tipo, pero con L’Empire, puedes tomar OVNI como algo literal, ya que el idiosincrásico autor nos presenta su versión de una epopeya de ciencia ficción sobre una invasión alienígena. Los críticos franceses suelen utilizar el término OVNI para referirse a películas que parecen haber llegado desde el extremo más alejado del campo izquierdo sin una explicación razonable. 

Sin embargo, fiel a su estilo, L’Empire coloca en juego lo metafísico, las intenciones irónicas y el característico entorno dumontiano: las dunas de arena de la “Costa de Ópalo” del norte de Francia. Siempre resulta fascinante descubrir qué nuevos caminos explora el siempre impredecible Dumont, pero una vez que los desentrañas, L’Empire deja claro su punto. A pesar de contar con un puñado de nombres estelares junto con la variada selección habitual de no profesionales de Dumont, aquí hay poco que atraiga fuera de los seguidores incondicionales del director, e incluso ellos podrían considerar que esta nave estelar se queda sin combustible demasiado pronto.

La película comienza en medio de las dunas de la costa, cerca de un pequeño pueblo donde la recién llegada local, la coqueta y adicta al teléfono Line, se encuentra con un vecino, el joven pescador Jony, padre de un bonito niño de dos años llamado Freddy. ¿Pero por qué la gente sigue inclinándose solemnemente unos a otros? ¿Y por qué un lugareño llamado Rudy de repente saca un sable de luz al estilo de Star Wars para una decapitación sorpresa?

Resulta que el pueblo es el escenario de una batalla entre el bien y el mal a nivel cósmico. Freddy, apodado “el Carro” en los subtítulos, es la encarnación del mal en la Tierra, y su padre es miembro de una fuerza alienígena demoníaca conocida como los “Ceros”. Sorprendentemente, Line también forma parte de este grupo, mostrando su devoción a la causa besándose con el lobuno Jony. Mientras tanto, el Bien está representado por una amazona local llamada Jane, a menudo vista vestida como una especie de Lara Croft intergaláctica. Con la ayuda de Rudy, ella es la fiel servidora de los benignos ‘Unidos’, cuyo líder se manifiesta en la Costa en la forma del alcalde local. 

En cuanto a las fuerzas de la oscuridad, son lideradas por una masa negra de ectoplasma CGI tambaleante que opta por habitar la forma humana de un desafortunado guía turístico. Este momento es particularmente extraño, superando incluso a una rareza anterior de Dumont, Slack Bay de 2016. Una vez que has presenciado a este veterano colaborador de Eric Rohmer, Claude Chabrol y François Ozon saltando con un disfraz de Pierrot interestelar y cantando: “¡Apocalipsis! ¡Apocalipsis!”, has visto de todo.

L’Empire cuenta con algunos efectos visuales impresionantemente extraños, en particular, dos naves espaciales extraterrestres que se asemejan respectivamente a una catedral gótica y al Palacio de Versalles. Estas naves se ven tanto en las profundidades del espacio como flotando sobre el pueblo, de una manera innegablemente llamativa que sugiere que Dumont ha estudiado de cerca a Denis Villeneuve. El uso de grandes edificios existentes como ubicaciones y referencias para las naves espaciales genera una grandeza que choca irónicamente con la mundanidad rural de la costa del norte de Francia, a veces con un efecto atractivamente surrealista, como cuando un barco con forma de catedral atraca en un búnker de piedra en un campo. Sin embargo, la naturaleza meticulosa del diseño extraterrestre finalmente hace que todo parezca laborioso, cuando el tono de la película B exige una ejecución más ligera y despreocupada.

En cuanto al verdadero trasfondo de la película, es una cuestión de conjetura más allá de la obvia confrontación entre el bien y el mal. La manera en que Dumont emplea modelos arquitectónicos parece enfrentar estos dos principios entre sí como una oposición entre Iglesia y Estado, pero luego parece estar ridiculizando la dualidad simplista que subyace a algunos (pero no a todos) de los filmes de ciencia ficción tradicionales. Es difícil determinar si Dumont aborda sus préstamos de género con desprecio desdeñoso o si disfruta de las posibilidades que estos ofrecen; parece seguro asumir ambas cosas. Y aunque la rareza general posee su encanto y efecto de shock, una vez superada la sorpresa de que Dumont sea tan frívolamente extravagante, el placer tiende a desvanecerse.

Titulo: L’Empire

Año: 2024

País: Argentina

Director: Bruno Dumont