Entrevista a Jennifer Rainsford, directora de All of Our Heartbeats Are Connected Through Exploding Stars

Por Mauro Lukasievicz

¿Cuándo y cómo se te ocurrió por primera vez la idea de explorar la coexistencia entre plantas, animales y personas, después del tsunami que asoló Japón en 2011?

El día del tsunami, el 11 de marzo de 2011, estaba en Francia y me enteré por las noticias, me impactaron esas imágenes devastadoras y poderosas de cómo la naturaleza tomaba el control, las olas oscuras envolvían las ciudades y arrastraban todo al mar. Pero en ese momento no estaba pensando en hacer una película sobre eso. Tres años después vi una simulación científica de cómo los escombros se moverían a través del Océano Pacífico con las corrientes para aterrizar en las costas de Hawai, me preguntaba ¿Qué tipo de historias hay ahora? Y a partir de ahí el proyecto creció hasta convertirse en esta película.

Algo realmente interesante es que, incluso ante semejante catástrofe, no estamos ante una película sobre los muertos. All of Our Heartbeats Are Connected Through Exploding Stars es una película sobre los vivos, y el material de archivo que utilizás no es para impactar sino tan solo para ilustrar. ¿Por qué decidiste mostrarlo de esa forma y cómo fue la búsqueda del material de archivo?

Gracias, me alegro de que lo veas así, era importante para mí desde el principio que la película fuera una especie de «manual para el duelo», estaba buscando historias de cómo sobrevivir a la pérdida, y las historias y los personajes que se quedaron en la película hasta el final eran ese tipo de historias.

¿Cómo fue el proceso de filmar a miles de metros bajo el mar?

Para las imágenes del tsunami, había recopilado y visto casi todo el material existente en línea mientras preparaba la edición. Desde el principio, quise trabajar con metraje filmado por una de las cadenas de televisión más grandes de Japón, filmado desde un helicóptero en muy alta calidad. Realmente muestran la devastación dejada por la ola, enormes barcos arrastrados sobre edificios altos, autos volcados, enormes áreas de escombros a la deriva hacia el Océano Pacífico. Con esas imágenes podíamos contar un tipo de historia completamente diferente, pero desafortunadamente eran tan caras que ni siquiera podíamos permitirnos unos segundos de ellas. Así que encontré otras imágenes filmadas por las autodefensas japonesas y en el teléfono móvil de alguien, y comenzamos a usarlas de manera diferente, como flashbacks. Dado que los flashbacks son uno de los síntomas del PTSD, y la película también trata sobre esto, tenía sentido que los usáramos así, pero no sabíamos nada antes, salió como resultado de un largo proceso de edición.

¿Cómo fue el proceso de filmar a miles de metros bajo el mar?

En realidad, todavía es un sueño hacer eso, pero aún no he tenido la oportunidad de hacerlo. En cambio las imágenes que usamos son del barco de investigación Nautilus, que explora las partes más profundas del Océano Pacífico con un robot de cámara móvil de aguas profundas. Puede adentrarse varios kilómetros en las fosas más profundas del Océano explorando lugares en el abismo que nunca antes se habían visto. Observé cientos de horas de material, largas sesiones de la cámara hundiéndose durante kilómetros hacia el abismo del océano a través del plancton muerto y luego moviéndose sobre el lecho marino profundo donde a veces aparecen esas maravillosas criaturas profundas que parecen ser parte de otros mundos, el pez remo, la anguila pelícano, el pulpo de aguas profundas. Hay un universo completamente diferente allí abajo, sin que lo sepamos.

Impacta el proceso de limpieza que realiza el grupo de voluntarios en las costas de Hawaii, parece ser algo que va a llevar muchos años. ¿Podrías contarnos más sobre ellos?

Está filmado en la isla hawaiana más pequeña, Kaho’olawe. En la cultura de los nativos hawaianos, entre otras cosas, ocupa el lugar para aprender a navegar a Tahití con las estrellas. En el pasado fue utilizado por el ejército de los Estados Unidos para ser el sitio de prueba de bombardeo de todo el arsenal que no era nuclear o químico, que se arrojaba sobre la isla y todavía está lleno de bombas sin detonar. Nadie vive en la isla y solo hay dos organizaciones que pueden acceder a ella. Tuve que ir con la organización KIRC que, entre muchas otras cosas, hace limpiezas de playas varias veces al año. Fuimos a una de las bahías de las islas que se llama los catchers mit of the Pacific, porque las corrientes del océano traen escombros a esta playa y algunos escombros del tsunami también habían llegado allí, era la primera vez que permitieron filmar esto. Retiran toneladas de basura cada año, pero su trabajo nunca termina, porque cada año llegan nuevos escombros a la orilla. Usan el término hawaiano Malamala ka’aina, para cuidar la tierra, y la tierra cuidará de ti. Y es parte de una especie de esfuerzo conjunto con la otra organización Protect Kahoolawe Ohana para sanar la tierra, educar sobre su lugar en la cultura hawaiana nativa y al mismo tiempo educar y crear conciencia sobre la contaminación plástica en el océano y, por supuesto, eliminar tantos escombros como sea posible para evitar que la vida silvestre quede atrapada en las redes fantasma.

¿Qué expectativas tenés para las proyecciones y el estreno mundial de tu película en un festival tan prestigioso como Visions Du Réel?

Visions Du Réel es un maravilloso primer lugar para proyectar la película, la presentamos en su foro hace unos años y es bueno estar de vuelta, es como un círculo completo. Tengo muchas ganas de verlo con una audiencia en un cine. Tendrá su estreno norteamericano en Hot Docs y tengo curiosidad por saber cómo conocerá a su audiencia allí también.

¿Te encontrás trabajando en otros proyectos?

Sí, estoy trabajando en algunos proyectos diferentes, que tienen que ver con el espacio o el corazón. Uno es un cortometraje para la Agencia Espacial Europea, Heart of an astronaut, que tiene que estar listo en octubre.

Titulo: All of Our Heartbeats Are Connected Through Exploding Stars

Año: 2022

País: Suecia

Director: Jennifer Rainsford

Si llegaste hasta acá…
Es porque entendés que el cine es un arte y no un mero entretenimiento, por eso valorás y apoyás que existan otras miradas. Podés apoyar a Revista Caligari adquiriendo alguna de nuestras suscripciones.
SUSCRIBIRME

SOLAX.TV + REVISTA CALIGARI

Suscribite por $200 los primeros tres meses.