Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

CALIGARI

Corsage(2022), de Marie Kreutzer

Corsage (2022), de Marie Kreutzer

“Belleza pálida”

Por Sabrina Palazzani

Con un registro pop y episódico, Marie Kreutzer reconstruye en Corsage (2022) un período significativo en la vida de Isabel de Baviera, cuya biografía se vio historizada a partir de sostenidos trastornos alimenticios, la muerte de uno de sus hijos y la propia. 

La historia comienza cuando Sissi, interpretada por Vicky Krieps (El hilo fantasma), cumple 40 años y se enfrenta a una puja tanto interna como externa sobre su apariencia que, entre los ajustes asfixiantes de su corset, viajes, cabalgatas, cenas y amantes, culmina en lo que esta versión libre traduce como suicidio. La película de Kreutzer tematiza las preocupaciones de la protagonista sobre su aspecto físico y su vínculo con el poder y la corona. Pero más allá de esos grandes temas, Corsage trabaja en detalle cuestiones vinculadas al arte de la representación para poder narrarse: los retratos de Sissi, su fascinación por el cine y los gestos performativos de la emperatriz que habilitan nuevas posibilidades de lectura para su personalidad por fuera del unidimensional padecimiento real. En una de las primeras escenas de la película, mientras la gente comenta sobre su extrema delgadez, Sissi finge desmayarse y en privado se ríe. 

La rebeldía y lo pícaro del carácter de la emperatriz alemana, que la directora actualiza con guiños que resuenan más en nuestra contemporaneidad que en el registro del siglo XIX, se concentran en un estilo rococó que adopta una poderosa carga narrativa en su pelo. La cabellera de quien se conoce como una de las mujeres más bellas de su época simboliza un quiebre en el tejido dramático del personaje. Según se conoce, la emperatriz dedicaba largas horas y métodos puntillosos para el cuidado de su pelo. El papel preponderante que la película destina a sus peinados plantea en este caso no la documentación de un dato biográfico, sino un desplazamiento respecto del culto. 

Además de los movimientos de cámara en clave documental y el carácter episódico de las secuencias, la puesta en escena de Corsage tiene su riesgo y su ambición. Durante las dos horas de la película los interiores grisáceos y celestes parecen dialogar con una decadencia real y un lujo tosco que se funde en la subjetividad que Sissi propone frente al poder: no le interesa demasiado, aunque es capaz de irritarse cuando se lo quitan (las pujas conyugales sobre el destino de sus hijos, por caso). El eco de las voces en ambientes enormes y poco amoblados, con paredes altísimas y techos demasiado presentes, refuerzan una soledad romántica algo parecida al aplastante encierro de luz plana y mortecina que evocó Jaques Rivette en La Religiosa.

Sin embargo, para los exteriores Kreutzer opta por planos generales de esencia rococó que subrayan la posibilidad de arrojo que le brindan esos espacios abiertos a la protagonista, donde prima su erotismo y la irreverencia hacia lo institucional y en donde, en general, se encuentra sola. Sussi viaja, seduce, se ríe y se enoja, es agente de deseo y acción y, aunque no pueda quedarse en ese terreno demasiado tiempo, la intemperie es donde tiene verdadera capacidad de agencia sobre su destino o la corrupción del mismo.

Lo fragmentario de la película de Kreutzer arrima un poco de oxígeno a las experiencias de un personaje histórico aplastado por el peso de los acontecimientos y reactualiza su vínculo con el presente a partir del modo y los parámetros con que los cuerpos son escrutados. Desde una aproximación pictórica, los mosaicos de Corsage articulan romanticismo (la planificación de Sissi de su propia muerte, los baños nocturnos) con la picardía rococó para a fin de cuentas burlarse del insistente ejercicio de narrarse a sí misma de la realeza. 

Titulo: Corsage

Año: 2022

País: Austria

Director: Marie Kreutzer

SI LLEGASTE HASTA ACÁ... Es porque entendés que el cine es un arte y no un mero entretenimiento, por eso valorás y apoyás que existan otras miradas. Podés apoyar a Revista Caligari adquiriendo alguna de nuestras suscripciones.