Sous le ciel d’Alice (2020), de Chloé Mazlo

“¿Qué es la patria?”

 

Por Belén Paladino.

 

¿Qué es la patria? ¿La patria es el lugar donde nacemos o en el que elegimos vivir? ¿todo desarraigo es doloroso o puede resultar liberador? En Sous le ciel d’Alice la directora Chloé Mazlo, narra algo más que una historia de amor, y es la propia búsqueda de un lugar de pertenencia, la elección de una tierra donde echar raíces. La patria como elección y no como simple circunstancia. 

Transcurre la década del cincuenta, Alice es una joven suiza que abandona su país para trabajar como niñera en Beirut. Está elección la aleja de su familia, pero la acerca a su propio deseo. Mazlo escenificará esas pocas escenas en las montañas suizas a través de técnicas de animación, suavizando la hostilidad familiar y del entorno a través de encantadores muñequitos. La llegada a Beirut no solo implicará un cambio interno en la protagonista sino también un cambio formal, donde los personajes se volverán de carne y hueso. La versatilidad de registros y técnicas crea una hermosa puesta en escena, llena de inventiva. En este mundo las amarras que siente Alice se vuelven una raíz unida al zapato que es necesario cortar, el enamoramiento se representa con un corazón en el pecho, las soleadas calles de Beirut son hermosos telones, aviones de juguete se desplazan sobre un mapa pintado. Mazlo no le escapa a la literalidad ni al lugar común para representar sentimientos y sensaciones, los transforma a través de la estilización para volverlos propios. 

Pero en este mundo tan armónico irrumpe la violencia. La guerra civil de la década del setenta pone en suspenso la apacible vida familiar que Alice ha construido junto a su marido Joseph, un astrofísico que sueña con construir un cohete que llevará al primer libanes al espacio, y su hija. Sin cambiar el registro, la directora estiliza la representación de la violencia y por momentos se acerca peligrosamente a la parodia.  Es clara su decisión de no mostrar la violencia tal cual es porque eso resquebrajaría el mundo que la película ha creado, un mundo donde la política resulta algo ajeno y lejano. El adentro y el afuera parecen estar disociados, no formar parte del mismo universo, lo que puede corresponder al punto de vista de Alice algo extrañado con la cultura, con un idioma que no conoce y su convivencia con una familia muy occidentalizada, que mantiene fuertes lazos culturales con Europa. Mientas que su hija y su pareja se volverán el nexo entre ese afuera turbulento y el hogar familiar, quien, en un hermoso acto de resistencia, canta al piano, en su examen de ingreso al conservatorio, una canción que celebra la unidad del pueblo libanes, gesto que será repudiado por la institución. 

La pregunta que subyace es si este modo de representar la violencia no infantiliza en algún punto el sufrimiento de un pueblo. El modo de representar la violencia en el cine continúa siendo problemática, por hacerlo con extrema crueldad o con extrema delicadeza. No es obligación de Mazlo resolver este interrogante, pero es interesante que posibilite la reflexión y la discusión. ¿Hay algo intermedio entre la representación de la violencia explicita que no hace otra cosa que perpetrar más violencia y la estilización absoluta?

Sous le ciel d’Alice, se vuelve entonces algo más que una película bella cuyo acento en un primero momento parece estar puesto en la estética, es una reflexión sobre como los conflictos ponen en peligro también los vínculos con lxs otrxs, el éxodo obligado que dispersa familias, desaparece objetos, recuerdos y tradiciones. Es para otros la decisión de permanecer, aunque todo se derrumbe y estar listo para reconstruirlo. La patria como espacio elegido, donde se sueña lo posible y lo imposible. Para Alice, la patria es el lugar donde conoció el amor.

Titulo: Sous le ciel d’Alice

Año: 2020

País: Francia

Director: Chloé Mazlo

Si llegaste hasta acá…
Es porque entendés que el cine es un arte y no un mero entretenimiento, por eso valorás y apoyás que existan otras miradas. Podés apoyar a Revista Caligari adquiriendo alguna de nuestras suscripciones.
SUSCRIBIRME

SOLAX.TV + REVISTA CALIGARI

Suscribite por $200 los primeros tres meses.