Columna de María Canale. 2019 – Enero

Columna.

2018: El año del embarazo
2019: El año del desacato

03-Enero-2019. Por María Canale  – mariacanale@caligari.com.ar

Estoy embarazada desde enero de 2018, aún no parí. Primero estuve embarazada de poquitas semanas y se interrumpió, al mes volví a quedar y ahora sí, cerrando el 2018 estoy cerca de parir. Así que he transitado este año tan particular en un estado alterado, habitada por una vida con sus órganos y huesitos, con su sangre y su autonomía de movimiento, sus hipos y quietudes. Este bebé que se llama Baltazar me acompañó a marchas, viajes, rodajes, recitales, prácticas de yoga. Se movió en la panza con el ruido de la batería y la guitarra, con el sonido del agua del río y la pileta, saltó adentro cuando escuchó por primera vez los teros, se quedó quietito adentro cuando barrí y limpié mil y un veces mi casa en eterna obra que por suerte ya está casi lista. Anduvimos mucho en auto (todo lo que antes pedaleaba en la bici), escuchamos horas de radio atravesando la Panamericana y la ciudad. Ya todos tenemos muchas ganas de conocerlo a Balta, los abuelos y tíos, su papá y yo, nuestros amigos, las Actrices Argentinas. Es una locura hermosa dar vida, elegir criar, elegir hacerlo con un compañero, par, hombre hermoso de los que necesitamos en este mundo.
Estuve, dentro de lo que se puede (porque la atención termina yendo indefectiblemente a la panza), muy reflexiva. Reflexiva de quién soy, de qué dejo atrás, llorando lo que acaba para siempre, abrazando lo que va a venir, tomé mucho agua, más que nunca en mi vida, dejé de ser friolenta, hice prácticamente sólo lo que me daban ganas, y me pregunté mucho desde dónde se crea hoy. En esta revolución que estamos haciendo las mujeres, en esta revolución que está ocurriendo en mi vida que la es la inminente maternidad, ¿cómo creo? ¿cómo construyo sentido y belleza? ¿dónde están la belleza y la poesía de las cosas hoy? ¿cómo comunico para transformar?
En el último Festival de cine de Mar del Plata se hizo la primera edición del foro: Cine y perspectiva de género. Me quedó resonando especialmente lo que dijo Valerie Massadian, tres cosas que ella dijo que yo interpreto a mi manera y paso a desglosar. La primera es “own your shit”, algo así como poseer o asimilar la propia mierda; que una crea también desde esos lugares malolientes y en descomposición, que nos hacen ser quienes somos, que nos aportan verdad, que cuando poseemos nuestra mierda nos hacemos responsables, dejamos de poner afuera las culpas, las causas de nuestras desgracias, ya no hay excusas sólo la posibilidad de a partir de esa mierda hacer lo que uno desea. La segunda cosa que dijo Valerie es “It´s not to make a film about woman, it´s hoy you fuckin make it (…) make a film with the honesty you relate to the world” (“no se trata de hacer una película sobre mujeres (…) hagan películas desde la honestidad con la que se relacionan con el mundo”). Ella decía que lo que falta en las expresiones artísticas, por tantos años de dominación masculina hétero cis, es obra que contenga el modo de ver y estar en el mundo que tenemos las mujeres y sexualidades disidentes, esa singularidad. Que no tienen por qué ser (y de hecho es mejor que no lo sean) obras de temática feminista, sino que lo que le falta al mundo son nuestras expresiones singulares de cómo nos relacionamos con él, desde nuestra mierda, desde quiénes somos, desde nuestra verdad. Lo tercero y último que me quedó de la exposición de Valerie es “Build your own system inside the system” (“armá tu propio sistema dentro del sistema”). Ella contó que filmó su primer película a los 40, de modo autogestivo, con un fondo para cortometraje; la película obtuvo un premio en Locarno y a partir de esa “legitimación” se le acercaron varios productores para realizar su siguiente film. Ante el mansplainismo y la falta de escucha que obtuvo de estos tipos, sumado a su problema de toda la vida con la autoridad, ella decidió, junto con una amiga, armar su propia distribuidora y productora. Aprendió a hacer ese trabajo haciéndolo a su manera y desde entonces no dejó de filmar, de distribuir sus películas y de desarrollar proyectos de pares.

Hay algo de esto, de construir nuestro propio sistema dentro del ya existente que se me conecta con algo que leí en una entrevista a Rita Segato (Acá la nota entera que recomiendo mucho leer: https://www.pagina12.com.ar/164761-se-va-a-caer) , que habla de que las mujeres estamos intentando conseguir una nueva forma de hacer política, que es por fuera del Estado, porque el Estado nunca nos cuidó y nos termina traicionando con su política matona, que nuestro trabajo como mujeres quizás sea hilar, tramar, tejer la política desde dentro de la sociedad. Rita dice: “No es que nos matan porque necesitan matarnos. Nos matan porque la producción de masculinidad necesita de un espectáculo de crueldad que relate su existencia y su presencia como fuerza a cargo del control social. Y esto está en la sociedad y no en el Estado. Por eso en necesario cambiarlo en la sociedad. No se cambia desde el Estado. En este momento la lucha política es en la sociedad y pasa por nuestra acción. Ha caído en nuestras manos por el rotundo fracaso de todos los intentos cuando estuvo en otras manos”. Me atrevo a decir que más que ha caído, que hemos tomado esta lucha en nuestras manos, abrazamos esta lucha porque la necesitamos para hacer un mundo en el que se preserve la vida y el placer sin asimetrías. Yo quiero darle ese mundo a mi hijo, quiero desacatar toda esta normativa matona patriarcal y construir desde el gozo, el placer y la vida. Bienvenido 2019, te tengo unas ganas…

Columna de María Canale

Fotografía: Luna Rey Cano