La croisade (2021), de Louis Garrel

“Enfants de la patrie”

Por Lucía Roitbarg.

El padecimiento de una pandemia que afectó a todos los países del mundo atravesó a las personas en diferentes niveles: en sus formas de sentir, de pensar, de relacionarse, de pensar el mundo, de pensarse a sí mismas, a la familia, y hasta el amor. Traducido en hechos concretos, la aparición de este virus, claramente abrió más preguntas que respuestas, dejando nuevamente perturbada esa gran palabra que aún sigue teniendo adoración: razón.  Frente a la situación vivida, el cuestionamiento a la razón, que puso en jaque a esa sociedad industrial confiada en el progreso y la evolución tecnológica como paso fundamental para una sociedad mejor, hoy aparece recargada y con nuevos planteos.

La croisade es una película que no asume de forma lineal este gran tema, pero claramente es parte de su filosofía. En este siglo,  ya no es el hombre matándose a sí mismo el gran padecimiento de la humanidad, sino que la gran víctima es el planeta tierra. Y, en el film de  Louis Garrel (también protagonista), lo que pone aún más en jaque la centralidad de esa “ razón”, es que esta vez son los niños y adolescentes quienes asumen un lugar activo y protagónico para que el planeta no colapse frente a la desidia y pasividad de los adultos. Esa idea de razón, como bien preciado de las personas adultas, frente a una “razón” tal vez más ingenua desde la mirada adulta, que suele asociarse a las infancias. El ojo del director apunta justamente a esa deconstrucción.

Son varias las cualidades del film, pero hay una particularidad de tono y narrativa que es muy movilizante, y tiene que ver con el lugar que nos toca asumir como espectadores, pues es imposible no verse reflejado en la posición de los adultos de la película y eso ya nos sitúa en un lugar sumamente incómodo. En este caso, esos adultos son los padres de Joseph, un niño preadolescente y uno de los principales integrantes de la delegación francesa para llevar adelante un plan para salvar al planeta. Es ya en los primeros minutos del film que el director decide lanzar su artillería pesada para con los espectadores. La mirada entre atónita y perturbada de sus padres cuando reconoce haberles vendido gran parte de sus objetos más preciados y valiosos  para llevar adelante  su plan es una de las mejores escenas de la película. Ante el reto desesperado de sus papás, responde que hace cuatro meses les vendió las cosas y ninguno se había dado cuenta. Sin palabras.

Avanzado el film, los niños y adolescentes a cargo de este plan junto con delegaciones de otros países se presentan como personajes cada vez más fuertes, y hasta atemorizantes para los adultos, que, aunque quieren entender, les resulta muy difícil empatizar con esa pasión y activismo político por parte de unos jóvenes que tan sólo tienen unos pocos años de vida.  Pero frente a este temor, son ellos mismos que quedan expuestos en su falta de amabilidad para con su propio planeta, e, incluso, quedan muy expuestos frente a una generación que, con mucho menos recorrido, parece estar logrando más que cualquier persona adulta.

El cine francés tiene bastantes propuestas donde la clase media acomodada de las grandes ciudades aparece cuestionada desde diferentes lugares. Garrel se hace cargo de esto como parte del cine al que también representa, pero esta vez encontró una vuelta de tuerca algo inesperada, pero que era necesario comenzar a contar. Algo así como pasar de la lucha de clases a la lucha de las generaciones, y que, si bien resulta extremo, no parecería estar hablando de ciencia ficción. Para reafirmar aún más esto, la escena de la madre de Joseph mirando el famoso video de  Greta Thunberg hablando en la cumbre climática 2019 de la ONU es, más que una cita necesaria, una reafirmación de que el los huecos del sistema están siendo aprovechados por quienes menos se esperaba.

Titulo: La croisade

Año: 2021

País: Francia

Director: Louis Garrel

 
Si llegaste hasta acá…
Es porque entendés que el cine es un arte y no un mero entretenimiento, por eso valorás y apoyás que existan otras miradas. Podés apoyar a Revista Caligari adquiriendo alguna de nuestras suscripciones.
SUSCRIBIRME

SOLAX.TV + REVISTA CALIGARI

Suscribite por $200 los primeros tres meses.