Entrevista a Ione Atenea, directora de Los caballos mueren al amanecer

Por Mauro Lukasievicz

 

¿En qué punto te diste cuenta de que en todos esos objetos encontrados había una película por hacer?

Enseguida empecé a pensar en una peli. Había un encuentro que me resultaba interesante: dos tiempos diferentes, dos generaciones de jóvenes, dos familias desconocidas que se encontraban por azar en un mismo espacio. Mucho del archivo encontrado tenía un componente lúdico muy fuerte y decidí tomármelo como una invitación al juego. Como dice Antonio en su texto, intenté hacer el experimento de dibujar esos tres personajes, esas tres personas con las que en cierta manera estaba conviviendo. Y en el proceso, como él augura en su escrito, me quedé en blanco varias veces.

¿Sentís que a través de esta reconstrucción de sus vidas conoces realmente a la familia García?

Mi sensación es que sí, siento que han ido tomando vida en mi cabeza poco a poco y así los he conocido. A veces lo pienso como cuando los dibujos pasan a la realidad en algunas películas: alguien dibuja un personaje, primero traza las líneas en el papel, después lo colorea, le da movimiento y de pronto el dibujo salta al mundo real y habla. He pensado mucho en mundos paralelos, el real y el imaginario, el de los vivos y el de los muertos, y en personajes que saltan de uno a otro.

Si tuvieras la oportunidad ¿qué te gustaría preguntarles? ¿Qué te quedó sin resolver?

Si ellos viviesen yo jamás hubiera hecho esta película… pero si pudiera preguntar a los muertos, me hubiese gustado pedirles permiso para hacerla. Realmente esto es lo que más me inquieta. El cine es una herramienta de poder y por eso para mí es muy importante el tema del permiso. Pienso que con los muertos puede ser diferente… pero igualmente supongo que este conflicto con la peli me acompañará siempre. Muchas de las incógnitas que tenía sobre sus vidas también han quedado sin resolver, pero está bien así, me gusta que haya preguntas que queden abiertas.

 

Algo que me llamó mucho la atención es que en la película estableces que los hermanos tenían metas de éxito, pero para el ámbito artístico, no el económico, algo muy difícil de encontrar en la actualidad ¿cómo te sentiste con esa situación?

Realmente eso es una interpretación mía, y es posible que sea una proyección. Pero esa concepción del éxito como algo más personal, que no tiene tanto que ver con el dinero o la fama, es algo con lo que yo conecto totalmente. El sentir que los García también lo vivían así me acercaba mucho a a ellos.

Parece que el trabajo de realizar esta película requirió una inmersión casi completa en la vida de estas personas ¿qué sensaciones te quedan ahora que ya no la estás pensando y está finalizada?

Todavía estoy asimilando un poco todo… acabé un poco sobrepasada. Hacer una película suele ser un proceso súper intenso y agotador, y en este caso, por la cantidad de archivo y el tiempo invertido en él, el pasado me estaba pesando un poco, tenía ganas de volver al presente y de mirar al futuro. Ahora ya no estoy en qué peli hacer ni cómo, pero me toca pensar mucho sobre qué decir y cómo hablar de ella, en realidad es una parte más del proceso.

¿Pudiste pensar si les hubiera gustado la idea de la película y la película en sí?

Es algo que me he preguntado todo el tiempo y claro, quiero pensar que sí. Intento ponerme en su lugar y la verdad es que me haría mucha gracia que cuando me muera alguien encuentre todas mis cosas y se monte una película (o cualquier otra cosa) con ellas. Al final es un trabajo hecho con mucho cariño y respeto, y sobre todo me centro en ellos como artistas.

¿Qué objetivos tenés para la película luego de ser la apertura de un festival tan particular y bien programado como es Punto de Vista?

Me gustaría que hiciera un buen recorrido por los festivales, ojalá pueda ser internacional. Y después seguir por todo tipo de espacios. Iniciar este camino en Punto de Vista es muy especial para mí, porque es un festival, un punto de encuentro, en el que he aprendido muchísimo.

¿Te encontrás trabajando en otros proyectos?

Tengo varias cosas. Una de ellas es un proyecto de película colectiva y autogestionada a través de la cuál queremos recoger la memoria de los grupos autónomos anticapitalistas de los años 70. También tengo un trabajo fotográfico que estoy realizando desde 2010 y con el que me gustaría hacer un libro.

Titulo: Los caballos mueren al amanecer

Año: 2022

País: España

Director: Ione Atenea

Si llegaste hasta acá…
Es porque entendés que el cine es un arte y no un mero entretenimiento, por eso valorás y apoyás que existan otras miradas. Podés apoyar a Revista Caligari adquiriendo alguna de nuestras suscripciones.
SUSCRIBIRME

SOLAX.TV + REVISTA CALIGARI

Suscribite por $200 los primeros tres meses.