El gran movimiento (2021), de Kiro Russo

“Un relato audaz”

Por Belén Paladino.

El movimiento de una gran ciudad, las calles atiborradas de vehículos, los mercados visitados por cientos de personas que venden y compran, los cielos atravesados por teleféricos. La ciudad como un organismo vivo que se expande más y más y solo parece descansar brevemente por las noches. Kino Russo recorre La Paz con familiaridad, registrando lentamente y con detalle sus rincones y secretos; fusionando el estilo documental con la ficción, introduciendo escenas musicales sin dejar de lado su sensibilidad social y su espíritu de denuncia. El gran movimiento es un relato audaz, un entamado donde la realidad se mezcla con lo fantástico.

Tres amigos llegan desde Oruro hacia La Paz, forman parte de una manifestación de trabajadores mineros que reclaman empleo. En la ciudad deberán encontrar trabajo, pero las condiciones no son favorables. En sus primeros días en la ciudad se intentarán familiarizar con el ritmo vertiginoso de las calles, con la altura que sofoca. Desde un teleférico podrán observar la desigualdad de la ciudad: casas de construcciones precarias de un lado, casas lujosas con piletas del otro. El recorrido será interrumpido por la enfermedad de Elder, las dificultades para respirar pueden ser causa de las condiciones adversas de su trabajo como minero o producidas por la altura de la ciudad desconocida. El trabajo como cargador de mercadería en el mercado local no hará más que empeorar su estado. 

Russo deja por un momento solos a sus personajes en la ciudad para alejarse de ella y adentrarse en las afueras, en la zona boscosa de los márgenes. Es allí donde se introducirá en el relato lo extraño. Max es un hombre que parece capaz de atisbar algo del futuro, un conocedor de las plantas curativas que habita los bosques, a modo de advertencia dice a quien quiera oírlo que La Paz pronto será nada más que polvo. Pese a las distancias y las diferentes zonas que habitan los personajes se irán entrelazando lentamente. Max será el encargado de curar a Elder cuando la ciencia no parece capaz de hacer nada por él. 

El director despliega una cartografía, una exploración de los diversos espacios que integran el paisaje, sus modos de vida, sus creencias. Su forma de registrarlos por momentos se acercará al documental, desde una mirada muy atenta y creativa. Su recorrido por el mercado recuerda a los registros de estos mismos espacios de Agnes Vardá en L’ Opera Mouffle (1958) o Los espigadores y la espigadora (2000). La observación y el registro está acompañada por la creatividad para capturar el espíritu y el ritmo del lugar. Descubriendo y estableciendo relaciones entre objetos disimiles. El espacio muestra una nueva faceta que hasta el momento parecía oculta. La textura granulosa de la película de 16 mm hace que la imagen adquiera otro carácter, por las noches se pierde el detalle del día y los personajes parecen fundiese en el misterio de la noche. 

Los registros se fusionan con naturalidad, y el documental convive con la ficción. Russo comprende que estos dos modos de hacer no son excluyentes, sino que se vuelven más potentes al ser llevados a sus propios límites, al fusionar uno con otro. Su búsqueda también es formal y estilística, el montaje se volverá vehículo para la experimentación, las imágenes se superpondrán y adquirirán velocidades increíbles. La enfermedad de Elder se volverá un destello brillante en su boca. El baile propondrá una pausa en el relato, un deleite secreto en la oscuridad. Y un perro blanco recorrerá los espacios abandonados cercanos al bosque. 

    El gran movimiento es un relato sensible en donde quedan expuestas las problemáticas de los trabajadores, las dificultades al llegar a las grandes ciudades en busca de nuevas oportunidades. Es una ficción comprometida con un fuerte anclaje en la realidad que se vuelve denuncia de la precariedad laboral; pero es también un relato donde irrumpe lo fantástico, se despliegan las creencias y la superstición. Al igual que las grandes ciudades está abierta a develar lentamente sus secretos a quien se atreva a recorrerla. 

Titulo: El gran movimiento

Año: 2021

País: Bolivia

Director: Kiro Russo

 

Foco: BAFICI. Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente. Del 19 de abril al 1 de mayo

 
Si llegaste hasta acá…
Es porque entendés que el cine es un arte y no un mero entretenimiento, por eso valorás y apoyás que existan otras miradas. Podés apoyar a Revista Caligari adquiriendo alguna de nuestras suscripciones.
SUSCRIBIRME

SOLAX.TV + REVISTA CALIGARI

Suscribite por $200 los primeros tres meses.