Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

CALIGARI

Blaga’s Lessons (2024), de Stephan Komandarev

«Una familia rota que se recompone»

Por Natalia Llorens

La economía de mercado se convierte tanto en una pesadilla despierta como en una excusa para comportamientos turbios en el drama sardónico del director búlgaro Stephan Komanderev sobre el colapso social. Blaga’s Lessons retrata una Bulgaria que ha perdido todo escrúpulo y sentido de comunidad en su difícil transición al capitalismo, en consonancia con un director que durante décadas ha explorado la tumultuosa historia de su país y su lucha por encontrar su rumbo.

La exprofesora de literatura Blaga se encuentra ya desorientada por el dolor tras la reciente muerte de su esposo, un policía, cuando cae en una trampa tendida por estafadores telefónicos rumanos y sus cómplices locales, quienes la engañan y la despojan de sus ahorros. Fingiéndose agentes de la ley y alegando que corre peligro en una serie de llamadas telefónicas, estos criminales expertos la convencen de arrojar sus objetos de valor desde el balcón. Parte de ese dinero estaba destinado a pagar un terreno en el cementerio antes de que pasen los cuarenta días, período durante el cual, según la creencia religiosa, el alma de su esposo permanece en la Tierra (en un irónico giro, al principio se nos hace creer que está buscando bienes raíces para sí misma, lo cual no es difícil de imaginar en una nación donde los ciudadanos se sienten como condenados al errar). Sin garantías para obtener un préstamo bancario y con una imprudencia que va en contra de su naturaleza, la pensionista se ve obligada a recurrir a medidas arriesgadas para ganar dinero rápidamente y, quizás, cambiar el rumbo de los acontecimientos con sus acosadores, en una visión ácida de la Bulgaria contemporánea que oscila entre la tragicomedia y el thriller de suspenso.

El gigantesco monumento que honra a los Fundadores del Estado búlgaro de la era comunista se alza sobre la ciudad natal de Blaga, Shumen. Cuando ella se esfuerza por subir las escaleras hasta la masa cúbica cubista, parece aún más pequeña e insignificante frente al implacable concreto que lo que suele sentirse en la inmensidad absorbente del paisaje urbano (filmado en tonos marrones y verdes sombríos por Vesselin Hristov). En todas partes, sus conciudadanos la hacen sentir pequeña y agravan su humillación. Los titulares de periódicos y sus colegas universitarios la tildan de estúpida por caer en la elaborada estafa, aumentando su vergüenza y victimización. La naturaleza implacable de estos ataques a su dignidad otorga a la película un aire de provocación, aunque la fuerte presencia en pantalla y la valiente actuación de Skorcheva, junto con la indignación visceral de Komanderev ante la desigualdad arraigada que afecta a los más vulnerables de la sociedad, son suficientes para cautivar a la audiencia. Un final inesperado quizás lleve tanto la credibilidad como el cinismo un paso demasiado lejos. La melancolía unidimensional de la película puede perjudicar sus perspectivas de éxito en el ámbito cinematográfico de autor, aunque su negativa a consolar al público con un final esperanzador seguramente será percibida por algunos como un acto de coraje político.

A pesar de tener 70 años, la pensión de Blaga no es suficiente para retirarse cómodamente. Imparte clases privadas de búlgaro a una refugiada armenia que huyó de la vida bajo bombas en Artsakh y está tratando de construir un futuro estable en la Unión Europea, preparándose para el examen de idioma necesario para obtener la ciudadanía. Blaga duda de que Bulgaria pueda ser un destino deseable para alguien, ya que considera que está atrapada en su propia guerra, un juicio condenatorio que parece compartir el director. Con sus ahorros perdidos y un clima laboral que discrimina por edad, limitando gravemente sus perspectivas a pesar de sus habilidades, descubre que un prestamista y una casa de empeño no pueden ayudarla a cubrir la diferencia, porque el deshonesto vendedor de terrenos para cementerios sigue cambiando las condiciones del pago inicial. El hijo de Blaga, con quien se comunica por teléfono y que no es precisamente amable, vive en los Estados Unidos, tan absorto en sus propios planes como para ser de ayuda. El cambio de Blaga, de ingenuidad a astucia callejera, estira la credibilidad cuando se infiltra para trabajar para la misma red criminal que la engañó. Pero encapsula la realidad de que el crimen y la corrupción se convierten en opciones normalizadas en una sociedad fracturada sin un estado de bienestar funcional o redes de seguridad informales. Un entierro con respeto es poco más que una fantasía, en un estado donde es imposible incluso vivir con dignidad.

Titulo: Blaga’s Lessons

Año: 2023

País: Bulgaria

Director: Stephan Komandarev