Corsario (2018), de Raúl Perrone

“El espiritista”

Por Belén Paladino.

 

“ […] las cosas, o las rosas, me caen a la mano; ésa es mi realidad y es mi irrealidad, dos palabras que, después de todo, nombran lo mismo.” 

Marosa Di Giorigo- No develaras el misterio

 

¿Hay algo más entrañable que una amistad imaginaria, en apariencia imposible por las distancias espacio- temporales? Perrone cual médium invoca los espíritus de esos amigos imposibles que conmueven pese a no haberlos conocido. Aquellos que tienen el poder de decirnos algo de nosotros mismos que no habíamos advertido hasta el momento, que nos invitan a transitar nuevos mundos. Desafiando las distancias y los límites que separan vida y muerte, Pasolini recorrerá las calles de Ituzaingó, pero no lo hará solo, se involucrará con chicos del barrio a quienes filmará y les dedicará más de un gesto amoroso. Recorrerán las calles escoltados por los ecos distantes de otros amigos fantasmales como Dylan Thomas, Paul Verlaine y Caravaggio. 

Corsario, como afirma el propio Perrone, es un poema. Un poema erótico, construido a partir del gesto de contemplar, de observar, del poder de la mirada. Miradas que se encuentran, se entrelazan, se persiguen, se sostienen. Poema de la contemplación de los cuerpos, del deseo latente. El placer en la contemplación que deleita a Pasolini ¿no es acaso el mismo que deleita al espectador cinematográfico? Lo latente del deseo se vuelve imagen. Imagen por momentos difusa, velada, inestable, con el poder de transformarse en cada plano, de cobrar vida sin perder el espíritu misterioso y fantasmal obtenido a través de una cámara estenopeica.  ¿Es que existe forma más mágica de capturar imágenes que a través de una cámara sin lente?

Perrone devuelve al cine algo de su magia fundacional, del misterio que rodeaba a las imágenes, de su fragilidad inolvidable y conmovedora. Pero por sobre todas las cosas logra que la experiencia de contemplar una pantalla vuelva a ser novedosa, sorprendente e hipnótica. Perrone cual ilusionista con sus fantasmas misteriosos nos invita a entrar en un terreno poco explorado, de carácter huidizo que se escapa de las clasificaciones. Que exista un margen para lo indeterminado, lo fugaz, lo latente, es el mayor aporte que pueda realizar un cineasta. Una invitación a entregarse a la experiencia de convivir con el misterio.

Titulo: Corsario

Año: 2018

País: Argentina

Director: Raúl Perrone

Si llegaste hasta acá…
Es porque entendés que el cine es un arte y no un mero entretenimiento, por eso valorás y apoyás que existan otras miradas. Podés apoyar a Revista Caligari adquiriendo alguna de nuestras suscripciones.
SUSCRIBIRME

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *