Río turbio (2020), de Tatiana Mazú González

“Causes enturbiados”

Por Verónica Bergner.

 

“Derecho de admisión”

Expulso al mundo

por mi boca,

y como quiero

me encamino –custodiada–

a la salida.

Macky Corbalán

El nombre de un espacio físico delimita el film: Río turbio, pueblo minero en el sur de la Argentina donde vive gran parte de la familia de la directora. Ahí fue su abuela  buscando aires de libertad; y con el mismo aliento, años más tarde, vuelve sobre sus pasos la nieta. Pero las vueltas siempre están cargadas de experiencias que inevitablemente fueron dejando huellas. De eso entonces se hace cargo el proyecto fílmico, de rascar las distintas capas de sentido que perviven y coexisten en la memoria personal y colectiva; de sacar a la superficie diversas vivencias para enfrentarlas, cuestionarlas o abrazarlas, y así modificarlas.   

Tatiana Mazú González y su equipo parecieran estar en línea con lo que alguna vez escribió el director Gustavo Fontán: “El mapa –el guion- hay que descifrarlo como a un jeroglífico que nos habla desde alguna profundidad, desde un más allá del tiempo. Nos habla y se calla. Se muestra y se esconde. Un buen mapa debe negarse a la transparencia”. Porque el camino que se va desplegando sobre el territorio de Río turbio no es justamente claro, sino que por el contrario es sinuoso, errático y oscuro; pero no por ello lúgubre ni cerrado. El film invita a sus espectadorxs a transitar la aventura sin dedos índices elevados; el reto es ir reconfigurando ese espacio físico y simbólico protagonizado por los hombres que trabajan en las minas de carbón. 

Ya en sus primeros trabajos, el cortometraje La internacional y el largometraje Caperucita roja, Tatiana investiga su mundo hogareño, femenino y feminista. Pero lo que distingue este trabajo de los anteriores es el alcance de su pesquisa ya que uno de los puntos de partida que toma la directora para emprender este viaje es un recuerdo doloroso y silenciado hasta ese momento. Es desde ese silencio que en la búsqueda personas, archivos fílmicos caseros, preguntas, libros e intereses comienzan a conectarse. Y la factura del relato da cuenta de esta forma de investigar y de montar, volcando estos mojones que se van develando y reordenando sobre la marcha; una marcha con un clima patriarcal, cargado de niebla, frío, nieve, viento y militancia feminista dispuesta a despejar el horizonte. 

El trabajo sonoro diseñado por Julián Galay complejiza la resonancia del mapa. El viento arrasa pero voces bracean palabras escritas y dichas para elevar su volumen en ese territorio. En este sentido, la radio y la tía de la directora serán personajes claves para poder lograrlo. La tía, productora y conductora de un programa de radio que ata pañuelos verdes en sus micrófonos, será su confidente y cómplice para poder realizar una larga cadena de entrevistas a mujeres de la zona; entrevistas que van ganando espacio en el relato entre ráfagas y ruinas de manera fragmentada. Aun así, ante circunstancias climáticas y socio económicas adversas, las mujeres se organizan para interpelar a los mitos y a los hombres, para compartir barricadas en la ruta defendiendo sus derechos y los de sus compañeros, para diagramar nuevas estrategias que permitan construir bases sólidas y diversas. 

La convivencia de diferentes soportes fílmicos es una característica que se encuentra en varios trabajos de la productora Antes muerto cine que se propone ensayar relatos no lineales ni preestablecidos. De este modo, Río turbio encuentra también una manera singular de abordar experiencias mineras, experiencias en plural porque las voces de los hombres y de géneros disidentes también se hacen escuchar, visibilizando vulneraciones que no solamente sufren las mujeres sino toda la población minera.

La tensión permanente entre lo que nos habla y se calla, lo que se muestra y se esconde, lo que se estanca o se moviliza, hace de Río turbio un ensayo fílmico que puede transgredir sus propias delimitaciones de partida; quiebra fronteras y habilita otros imaginarios posibles para poner en práctica causes de vida que no necesiten pedir derecho de admisión⚫

Titulo: Río Turbio

Año: 2020

País: Argentina

Director: Tatiana Mazú González

Si llegaste hasta acá…
Es porque entendés que el cine es un arte y no un mero entretenimiento, por eso valorás y apoyás que existan otras miradas. Podés apoyar a Revista Caligari adquiriendo alguna de nuestras suscripciones.
SUSCRIBIRME

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *