Bajo mi piel morena (2019), de José Celestino Campusano

“Cronología de una transcotidianeidad”

Por Rocío Rivera

Todxs podemos nombrar nuestros quehaceres diarios más frecuentes: ir a trabajar, trabajar, hacer las compras, tener citas, descansar, disfrutar del tiempo de ocio, entre otras actividades que realizamos días tras día de forma casi automática y repetitiva. De la cotidianeidad de las personas que viven en el conurbano profundo trata Bajo mi piel Morena el nuevo film de José Celestino Campusano.

Pero algo de estas cotidianeidades colectivas da cuerpo, vida y militancia a esta nueva propuesta del director más significado del Cluster Audiovisual de La Provincia De Buenos Aires: la mayoría de las protagonistas son de identidad trans y eso deviene, en una cotidianeidad muchas veces, signada por la injusticia social. El film no se centra principalmente en este aspecto, pero sí se detiene en los pequeños detalles que permiten inferir las luchas diarias del colectivo trans/travesti: la esstigmatizacion de lxs otrxs, el acoso e incomprensión seguida de intolerancia por parte de lxs compañerxs de trabajo, la mirada inquisidora de jefxs e instituciones conservadoras como son las escuelas, entre otras situaciones. Las batallas son pequeñas pero muy significativas: poder usar el baño de mujeres, poder dar clase con tranquilidad, no permitir el acoso verbal y físico por parte de fuerzas policiales, y la lista podría, lastimosamente, seguir.

Estas batallas son pequeñas y en lo absoluto, están dramatizadas y victimizadas, y es allí radica la fortaleza del film: no cae en la estigmatización del colectivo trans, caracterizándolo de victimario y vulnerable per se, sino que muestra esta realidad, que dolorosamente existe, pero militada desde la fortaleza y la búsqueda de la equidad de nuestras protagonistas día tras día: Morena, Claudia y Myriam, ellas pueden llegar a sufrir la injusticia de las situaciones que les tocan vivir, pero no se quedan ni calladas ni de brazos cruzados. También muestra otra realidad, la inclusiva, la disidente y conquistadora de derechos, que viene pisando fuerte en los últimos años: aquella que muestra a lxs compañerxs de este colectivo ocupando espacios, puestos de trabajo, profesionalizándose y pudiendo acceder al trabajo formal y estudios en cualquier nivel educativo. No es la realidad de todxs, eso se sabe y se sigue luchando para que esto deje de pasar, pero que algo de terreno de batalla se pudo ganar, se pudo. Aún falta, pero reconocer lo que se consiguió también es apostar a más.

La forma característica de filmar de Campusano se hace presente y determina la estética del film: los escenarios reales, algunos planos secuencia que permiten crean la atmosfera y tener una visión 360 del entorno que envuelve a nuestrxs personajes. Policía corrupta y violenta, calles de tierra, xadres irrumpiendo la vida escolar en los colegios, los perros en los techos, las calles de tierra, los pasillos del barrio, el afecto y también la intolerancia familiar… todo con un sonido ambiente y escasa música extra diegética le brinda a Bajo mi piel Morena un efecto de efecto de registro, no directo, pero sí verosímil. Al mismo tiempo que la ternura, el compañerismo, el amor, la sororidad se hacen presente en todos los vínculos que establecen lxs distintxs personajes entre sí y con otrxs -ternura y amor por parte de su madre, amor y sororidad con sus amigas, compañerismo por parte de sus compañeros de trabajo- presenta su contra parte.         las protagonistas también encuentran engaños por parte de sus parejas, intolerancia por parte de sus compañeras de trabajo o personas relacionadas, reciben ofensas, destratos, coerción y engaños amorosos. Lo mismo sucede con la vida laboral de nuestras protagonistas: pueden acceder a trabajos formales como el trabajo fabril o docente, pero también coexisten con la prostitución como complemento monetario.

La fortaleza de Bajo mi piel Morena es justamente esta doble apreciación de la vida: las oportunidades y las injusticias están a la orden el día. Lo importante es luchar por erradicar aquello que creemos injusto, ya sea utilizar un baño, poder ejercer la profesión tranquilamente, la búsqueda de vínculos sanos… todo vale en pos de la construcción de una sociedad más justa y equitativa⚫

Titulo: Bajo mi piel morena

Año: 2019

País: Argentina

Directores: José Celestino Campusano

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *