Escondido (2020), de Miguel Baratta

“Develar lo negado”

Por Lucila Da Col

La Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires se sirve como escenario y puntapié del documental Escondido de Miguel Baratta. Acompañando la progresión de los alumnos de Morfología de la Cátedra Wainhaus, se introducen conceptos dimensionales, definiciones materiales y de percepción, herramientas esenciales a la hora de partir de la forma para generar el contenido. Así lo morfológico se interpreta también como punto de partida para comprender de dónde venimos y a dónde vamos y de qué manera a veces se resume en un compendio de objetos cotidianos que nos anclan y significan, que conectan lo individual con lo colectivo, lo técnico con lo artístico. 

Las entrevistas de Escondido componen el eje vertebral del componente temático. Asimismo, nos reencuentran con verdaderas historias que dejaron sus huellas mnemicas y físicas en generaciones enteras de argentinos y pueblos originarios, de muertos y sobrevivientes de los campos de exterminio nazi, de los propios horrores de la última dictadura militar, de la lucha de las madres y abuela de Plaza de Mayo y excombatientes de Malvinas, en definitiva, de las grandes injusticias y los atropellos gestados por fuerzas militarizadas de los últimos siglos. 

Un universo oculto de significantes, así y a grandes rasgos podríamos definir el documental de Miguel Baratta. Una disección acabada e indispensable, un juego de lenguaje y metalenguaje, de objetos y metaobjetos de los cuales sustraer la riqueza interpretativa para poner en imágenes y sonido aquello que no resulta aparente. Rescatar el arte como acción y la observación como reflexión se suscita de lo más estimulante a la hora de encontrarnos con Escondido. 

La cámara de Escondido va marcando la dinámica de interpretación. Así como el relato que parte de lo micro hacia lo macro, en una primera instancia nos relaciona a través de una primacía del plano corto, una inspección ocular que recorre los objetos y voces en off que los acompañan para mostrarnos un mundo de posibilidades. Luego, a medida que corre el metraje, se va abriendo el iris y nos involucra con aquello que se va develando, esos rastros que evocan historias pasadas y que a su vez nos conectan con el presente. 

Escondido se plantea no solo como un ejercicio audiovisual de las posibilidades infinitas del documental por visibilizar la historia. Al mismo tiempo, expone de que manera los elementos más formales de la arquitectura se ciñen justamente a construir no solo un audiovisual sino cualquier tipo de relato. Con la precisión de las ciencias exactas y la emotividad del componente artístico, Escondido se entrega como un material bastante único y peculiar que potencia el nivel creativo del cine documental. 

Y ese es el juego de Escondido, encontrar en los objetos más cotidianos o en aquellos menos habituales los rasgos indiciales que dejaron una huella para las claves de lectura que encuentren lugares en aquellos signos. Y a través de esas búsquedas y hallazgos, actualizar componentes sociales y políticos que sentaron las bases de nuestra actualidad y donde la memoria se mantiene viva y en pie de resistencia. Lo escondido así aflora a la superficie y nos cachetea con la contundencia que es necesaria ante tamaño relato⚫

Titulo: Escondido

Año: 2020

País: Argentina

Directores: Miguel Baratta

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *