Anerca, Breath of Life (2020), de Johannes Lehmuskallio y Markku Lehmuskallio

“La morsa guiña, el pueblo danza”

Por Lucila Da Col

“En primavera salían del letargo, se quitaban las ropas, raspaban la suciedad del cuerpo y se la comían, se acoplaban con la mayor promiscuidad, cambiándose las mujeres, bailaban y festejaban el sol naciente, cazaban la toca y el oso blanco o emigraban hacia el sur en busca de manadas de morsas y de los preciosos restos de madera que el océano deshelado arrojaba a las costas”. El suizo Hans Ruesch revela el mundo de la comunidad inuit del Ártico en su libro El país de las sombras largas (1950). Esta lectura de la adolescencia viene a la mente al instante de encontrarse con uno de los documentales de la sección Feature Film Competition de la edición online del festival Visions du Réel. En este caso, Anerca, Breath of Life de los cineastas finlandeses Johannes Lehmuskallio y Markku Lehmuskallio se propone encontrar en las culturas indígenas del Círculo Polar Ártico las relaciones con la tradición y la historia poco visitada de sus periplos. 

El documental incorpora una serie de recursos diversos que conforman un caleidoscopio audiovisual donde priman como eje temático la actualidad de las colectividades, sus cantos y sus danzas. Material de archivo (filmaciones que nos recuerdan a Nanook, el esquimal de Robert Flaherty de 1922), animaciones, stop-motion y escenas más cercanas al National Geographic se amalgaman de forma tal que generan una estética ecléctica que se apodera de la pantalla en base a estos constructos temáticos. Sin embargo, lo cautivador de este relato es la mirada etnográfica que emerge y se involucra con las comunidades nómades desde una cercanía y análisis de sus particularidades logrando unificar lo que las migraciones y traslados han separado. 

Estos pueblos del Ártico que se distribuyeron desde Alaska hasta Rusia, que conservan su idioma y sentido de pertenencia a sus comunidades nativas y que ensamblan sus raíces ancestrales con las “introducidas” por el hombre blanco, se entregan a la labor de los documentalistas y exponen sus intimidades. Si como reflexionó el cineasta Andrei Tarkovski “lo esencial al trabajo de un director es esculpir en el tiempo” pues entonces los cineastas Lehmuskallio se sumergen en componentes históricos y sociales de una cultura que se preserva a pesar de las distancias geográficas. El archivo utilizado recompone los distintos hechos históricos que moldearon sus comunas, las formas en que asimilaron esos cambios y como se proyectan al porvenir. 

Los rituales recogidos por el audiovisual, centrados en el canto y la danza, con sus trajes típicos, máscaras e instrumentos dan cuenta de la preservación de los componentes más tribales en pos de cultivar la tradición y reivindicar la memoria de aquellos hombres y mujeres que con sacrificio contribuyeron a la preservación de este universo glacial. 

El guiño a cámara de una morsa nos interpela como espectadores y nos da la bienvenida a su mundo de frío donde solo los pueblos originarios supieron subsistir respetando el equilibrio entre ellos y la naturaleza. El pueblo danza como conservación del componente ritual y celebratorio que acompaña sus vidas, reflota su historia y sedimenta su futuro. Anerca, Breath of Life teje un vínculo íntimo con esta cosmogonía especial y estimula el documental con su mixtura de materialidades⚫

Titulo: Anerca, Breath of Life

Año: 2020

País: Finlandia

Directores: Johannes Lehmuskallio y Markku Lehmuskallio

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *