Entrevista a Julieta Juncadella, directora de Profecía

Por Mauro Lukasievicz

¿Cómo surgió la idea realizar esta suerte de aventura de tres amigos?

Hubieron dos hechos que dispararon la necesidad de filmar. Por un lado, conocer a los chicos. Fue en un taller de teatro en Tabakalera, el centro cultural donde también se encuentra la escuela en la que estaba estudiando, en San Sebastián. Por el otro, una excursión con el director de mi escuela, Carlos Mugiro, a la Isla de Santa Clara. Carlos nos llevó a todas las alumnas de curaduría a conocer la isla, un pedazo de tierra salvaje, donde aún reinaba la naturaleza, con un bellísimo faro antiguo. Un lugar con un aura muy distinta a la que tiene el resto de la ciudad, muy controlada. El edificio del faro estaba por ser intervenido por una artista y convertido en una nueva atracción turística. Yo me fasciné con ese espacio. Contenía un tiempo que en el resto de la ciudad no había. Escribí una primer versión del guión y pregunté en el taller de teatro por tres participantes a los que les interesara actuar esta historia. Esa suerte de “casting” me llevó a ellos tres, Oussama, Youssef y Omamou, con quienes automáticamente nos hicimos muy amigos, y empezamos a construir la película juntos, durante varios meses. El tiempo corría, porque el verano se acercaba, la ciudad y la isla colapsarían de turistas, y luego empezaría la reforma. Por lo que de alguna manera se intensificó el proceso. 

Los tres protagonistas,Oussama Asfaraah, Ibrahim Omamou y Youssef Bougrin , se destacan por la gran frescura que imponen en todo momento ¿Cómo llegaste a ellos?

Ellos forman parte de un grupo de jóvenes de origen marroquí que migraron hace muy poco a España y viven en la ciudad de San Sebastián. El taller de teatro fue lo que nos permitió conocernos. Nosotros llegamos a este taller por el cineasta Oliver Laxe, quien justo estaba dando clases en mi escuela de cine y nos comentó e invitó a sumarnos a los encuentros. Esa frescura que mencionas fue lo que me atrajo hacia ellos; su alegría, sus ganas de divertirse, pero también su incomodidad, el estar solos en un lugar ajeno y lejos de casa, que de alguna manera (distinta) yo también compartía con ellos. Les propuse actuar este guión, una ficción, pero a su manera, siendo ellos mismos, que sus cuerpos hablen de sus experiencias, su pasado y su viaje, a través de esta película. Los tres tenían muchas ganas de poder hacerlo. Su atracción por el cine se despertó desde el primer momento en que lo compartimos con ellos, se convirtió en una herramienta para expresarnos entre nosotros.

El formato analógico le agrega a Profecía un plus de sensaciones de anhelo y también cierta sensación de bienestar ¿Porque decidiste utilizarlo? 

En Elias Querejeta Zine Eskola, la escuela donde estudiaba, teníamos acceso a cámaras y película analógica, y yo venía haciendo algunas pruebas. Por otro lado, me interesaba trabajar con las limitaciones que el fílmico impone, la necesidad de mucho trabajo previo al rodaje, el tener una cantidad de metros finita, y que todo eso dialogue con la magia y la incertidumbre del instante mismo de filmar. Si bien me generaba miedo e inseguridad poder filmar todo con los metros que contábamos, Oussama, Omamou y Youssef eran también completamente conscientes de esto, y eso siento que fue fundamental para el rodaje. Pero siempre tratamos de conservar el lugar para la improvisación y la sorpresa, por lo que nunca fui a la isla con los chicos hasta el momento del rodaje, e incluso Youssef nunca se había subido a un bote tan pequeño hasta que rodamos la primer escena. También sentía que la luz de ese espacio no podría ser registrada de otra manera que con el analógico, era la manera más fiel de registrar ese espacio por última vez, antes de que sea intervenido por siempre. Esta sensación la fortalecí cuando le propuse sumarse al proyecto a Pablo Paloma, el director de fotografía y gran amigo mío. Él trabaja mucho con 16mm y admiro profundamente su trabajo.

Parece que la armonía final del cortometraje y lo que permite la reflexión es el gran trabajo de montaje ¿Cómo trabajaste este proceso?

El trabajo de montaje lo realicé junto a José María Avilés, también productor del corto, y cineasta y editor. La cantidad de material con la que llegamos al montaje era poca, unas tres o cuatro tomas de cada plano, y a excepción de algunos momentos dentro del edificio, rodamos solo lo que estaba en el guión, esto básicamente por la cantidad de latas con las que contábamos. Quiero decir que no había tanto material para experimentar en el montaje con otros órdenes estructurales en la narración. Por lo que fue rápido armar una primer estructura. Pero, como bien decís, luego hubo un proceso de trabajo de búsqueda de esa armonía y ritmo especial que la película tiene; esto lo atribuyo especialmente al aporte de José María y su mirada como cineasta y editor. Además tuve la suerte de poder compartir varias versiones con amigxs a los que admiro mucho que me ayudaron a llegar al corte final.

¿Qué directores te sirven de inspiración? 

Claire Denise, Miguel Gomes, Pedro Costa, Ogawa Shinsuke. Me limito solo a algunxs, porque la lista es mucho más larga.

A pesar de que las condiciones no son las ideales, al haberse convertido en un festival online, ¿qué sensaciones te deja el estreno de Profecía en un festival tan importante como lo es el Visions Du Réel? 

Admito que me costó mucho asumir la idea de compartir por primera vez Profecía de forma virtual y hacerme la idea de no ver y sentir a lxs espectadores. Pero hoy en día estoy muy contenta porque sé que pudo llegar a muchxs más de los que podrían haber estado en Suiza esos días. Por otro lado, estoy profundamente agradecida con el festival por haberle dado lugar al corto y porque tuvieron un cuidado y atención especiales en este contexto tan particular en el que le toca ser visto.

¿Te encontrás trabajando en otros proyectos?

Si, escribiendo un cortometraje que quiero filmar con Oussama, Omamou y Youssef, y con el mismo equipo técnico, amigos con los que trabajamos en los proyectos de todxs. Queremos seguir trabajando juntos, nos parece una forma de seguir compartiendo y también resistiendo. Además, me encuentro desarrollando dos largometrajes como productora, uno argentino dirigido por mi hermana Martina Juncadella, y el siguiente largometraje de José María Avilés, una coproducción con Ecuador⚫

Titulo: Profecía

Año: 2020

País: Argentina

Directores: Julieta Juncadella

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *