Resonancias (2019), de Lucila Mariani

“Pequeños llamados”

Por Belén Paladino 

Lo que deseamos a veces puede manifestarse de forma silenciosa, acompañarnos por mucho tiempo y sin prisa. Su presencia sutil puede incluso pasar desapercibida. Esos pequeños deseos- que en apariencia no son trascendentales- son impulsos vitales que rompen la monotonía y pueden inaugurar nuevos rumbos. 

El agua que recorre lentamente el suelo de madera; el agua en una pileta de natación que envuelve el cuerpo de Male; el agua que llega a su oído- que pese a la incomodidad- funciona como puerta de acceso a una nueva forma de percibir y descubrirse. Lo cotidiano es interrumpido por un suceso corriente, pero con el poder de cambiar su forma de estar en el mundo. Los sonidos que la rodean ahora se perciben insistentes, confusos y penetrantes. Esa nueva forma de percibir manifiesta también la incomodidad del personaje en diversas situaciones. Probablemente ese sea el mayor mérito de la directora: establecer una correspondencia entre su protagonista y el afuera, una forma de hacer visible/audible lo que sucede en su interior, de expresar lo que Male no logra decir en palabras. 

En Resonancias el llamado del mar está presente en cada situación y en cada plano. Lo que comienza como un suave rumor, como un eco lejano, se irá manifestando lentamente hasta llegar al máximo de su magnitud en el plano final. Desde la sutileza y lo cotidiano Mariani dota de una nueva potencia a los sucesos pequeño y silencioso que se vuelven profundamente vitales y transformadores⚫

Titulo: Resonancias

Año: 2019

País: Argentina

Director: Lucila Mariani

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *