Fit (1994), de Athina Rachel Tsangari

“El mundo al revés”

Por Ian Quintana

Fit es el primer cortometraje de Athina Rachel Tsangari, directora griega que se convertiría, años después, en productora de películas como Kynodontas (2009) y Alps (2011). 

En su primer trabajo como estudiante asistimos al universo surrealista en el que vive Lizzie, una mujer obsesionada con la dificultad para que las cosas encajen entre sí. A través de variadas actividades en la vida de Lizzie, como son dormir y soñar, desayunar, salir de la casa, hablar por teléfono y jugar al fútbol, asistimos a las inquietudes presentes en su cabeza que son descriptas a través de la narración en off de un hombre. Así se nos describen las preguntas y sensaciones que surgen en Lizzie al observar que una media se ha encogido y ya no cabe en su pie, o que su lengua no ha podido entrar en la boca de su pareja la noche anterior, también vemos cómo los objetos se agrandan o se achican sin razón y las extrañas asociaciones que se producen en su mente al salir a la calle. Lo que parece describirse a través de las absurdas situaciones que se van generando es qué relación tiene el mundo con las cosas, hasta dónde se las puede entender, en qué momento encajan en nuestra vida y cuando no. El mundo se ha dado vuelta y nada parece ser normal, pero la directora nos pregunta: ¿cuándo lo es? 

A través de un tratamiento estético y unos efectos visuales que recuerdan al cine de Jan Švankmajer o de Maya Deren, con una cuidada y cambiante atmósfera que varía del color al blanco y negro, con un predominio de planos detalles y un tratamiento sonoro delicado, se construye un universo surrealista en el que domina una belleza extraña y atrayente. Excelentes inicios para una directora que continuará por este camino, profundizando y mejorando la misma búsqueda⚫

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *