Pibe chorro (2015), de Andrea Testa

“Lo que ocultan las palabras”

Por Lucía Roitbarg

En la primera imagen de Pibe Chorro, de la realizadora Andrea Testa, vemos un televisor que muestra imágenes obtenidas de algún noticiero de un robo en un barrio del conurbano bonaerense. Escuchamos gritos, confusión y la voz de un vecino siendo consultado por un periodista sobre si le da miedo esa violencia presenciada. Unas escenas más tarde la directora entrevista a tres personas cuya identidad está oculta. En primer lugar, le pregunta a una señora qué opina respecto de bajar la edad de imputabilidad a los menores de 16 años. Lo que escuchamos es una respuesta casi automática sobre el tema: hay que hacer más cárceles, la cárcel es un lugar que los va ayudar. La directora le retruca: “¿estuvo usted alguna vez en la cárcel?”. “No”, le responde la entrevistada. “¿Y cómo imagina que es una cárcel?” le consulta Testa. “Un lugar muy solitario”. Escuchamos luego el testimonio de otro hombre  indignado por el miedo y la inseguridad que vive todos los días. Tras haber desarrollado su argumentación sobre la cantidad de delitos en la ciudad la realizadora le pregunta: “¿alguna vez le robaron a usted?”, “no, jamás.”, responde el señor sin dudar un segundo de su respuesta.

El planteo parece obvio, y tan solo pasaron minutos de comenzado el film. La reproducción del sentido común y la formación de opinión pública por los medios masivos de comunicación la directora los deja al descubierto con dos preguntas simples. La estigmatización que se construye sobre las personas que viven una situación de marginalidad es uno de los ejes sobre los que se construye el documental. Y empezar a deconstruir algunos preconceptos es uno de los objetivos del film. Para ello Testa acude a especialistas en el tema: la docente Ana Laura López de la cátedra libre de Derechos Humanos o el abogado defensor de menores Gustavo Gallo. Este marco teórico y legal para poder abordar la temática es uno de los elementos que permiten ampliar la información, aquella que los medios ocultan, para poder generar una visión más amplia antes de opinar. 

Y ahí donde los medios tampoco llegan, sí lo hace este film. Así es que Testa se encuentra con Mecha, al frente de una de las asociaciones populares de la villa. No porque sí elige acercarse a ella: Mecha es quien cuenta la historia de Gaby, un jóven de 17 años que fue asesinado, una de las tantas historias de los “pibes chorros”. Más tarde, vemos imágenes de una reunión de mujeres liderada por Mecha donde la preocupación y el dolor  de varias madres es no poder darles a sus hijos lo que necesitan, o, “aquello que la sociedad les dicen que necesitan”, y de esta forma contribuir a que vayan a robar para conseguirlo. También se acerca a uno de los talleres audiovisuales en el que participan chicos de la villa, posibilitando así una mirada cercana a estos “pibes”. Al hablar con Mecha sobre Gaby, filmar las reuniones o invitar a participar a los chicos del taller Andrea Testa contrapone esa lejanía que establecen los medios y las estigmatizaciones, con  la cercanía a la mirada y las vivencias de los olvidados y marginados. Esas “otras voces”, las que no se ven, y no se escuchan, son las protagonistas de Pibe chorro. Esas voces tan necesarias para que la “historia” se empiece a contar de otra manera o al menos, para que sus historias sean contadas también. 

Por último, y no menos importante, es la postura de la realizadora frente a los hechos. La cámara cinematográfica necesita llegar adónde las cámaras hegemónicas de los medios de comunicación no lo hacen. Y necesita darles voz a los que se busca callar. La función política y social es aquí también protagonista, algo que no se oculta, sino que se explicita en cada elección de la directora. Al culminar el documental, es claro que las palabras “pibe chorro” con el que se marcó a un sector social y etario dice más sobre quiénes construyen este estigma que sobre esos “pibes” a los que se pretende representar⚫

Titulo: Pibe chorro

Año: 2015

País: Argentina

Director: Andrea Testa

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *