Golem: La leyenda (2018), de Doron Paz y Yoav Paz

“La falla, la excusa y la decepción”

Por Nicolás Noviello.

¿Cómo es posible que una película que en principio no promete logre decepcionar? Tal vez porque en la confusión de la película se encuentren rasgos redimibles que mantengan al espectador en discusión  hasta el final. Esto no puede más que agradecerse con un gesto de enojo. 

En Golem, la leyenda de los hermanos Yoav Paz y Doron Paz el pueblo judío, eternamente perseguido, está establecido en comunidad alejados del resto de los seres humanos. Una comunidad lindera, los gentiles (los goy), lxs acusa de ser quienes originaron con hechicería la peste a sus familias y por eso están muriendo, si no les dan una cura lxs matan a todxs. A partir de esto la protagonista propone crear un Golem para defenderse. El Golem, mito hebreo popular, es entonces sobre todo un mito de la resistencia, sin embargo, la película abandona esta idea por dos motivos: en primer lugar porque falla en el intento; culpa del apuro y la paranoia que tienen las películas “clásicas” en buscar el momento de climax y desenlace final (en realidad un rasgo del tiempo que corre y no del cine clásico). Las elipsis son tan poco claras que pareciera transcurrir todo en un mismo día. Tanto se piensa a nuestras vidas como una película que resulta incomprensible la desesperación que algunas películas tienen por llegar a la muerte. El segundo motivo, que es tal vez la confusión que tiene la película y la vuelve interesante, es que la protagonista (y gracias a los errores del primer motivo también la película) pareciera estar desde un inicio motivada en la creación de un Golem, es decir que el motivo de su creación no es la resistencia, o al menos no la resistencia del pueblo. 

Lo que realmente está en juego en Golem, la leyenda es el deseo de libertad de la protagonista, y aquí la libertad entiende una necesidad de poder. En esto la película es inteligente al no subrayar (al menos no demasiado) esa relación. Libertad que además, esto es lo más interesante, no está directamente relacionada con una ética y moral prestablecida. La película inicia con la siguiente frase “Al contar la historia de nuestro pueblo es imposible separar la verdad del mito”. De esta manera el Golem funciona como las brujas en The Witch y por lo tanto la verdad que está en sus entrañas sin separarse de ese mito es la brujería, es decir el placer por el conocimiento, el poder y la libertad. 

Si se piensa al Golem como la excusa para trabajar sobre la Historia, si como espectadores nos esforzamos en apropiarnos de la película o tal vez de serles fieles a los directores que, siendo optimistas, fallaron en el manejo por lo ya dicho, se puede considerar a Golem, la leyenda como una revisión en la que el espectador puede jugar y adentrarse a discutir sobre los personajes. De esta manera, el final, más que desinflarse defrauda y une no puede más que agradecer con un gesto de enojo (refunfuñar un poco no más) por la película⚫

Titulo: Golem: La leyenda 

Año: 2019

País: Israel

Director: Doron Paz y Yoav Paz

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *