Muralla (2019), de Gory Patiño

“¿La vida de un ser querido es más valiosa que la de un desconocido?”

Por Belén Paladino

“Muralla” es un hombre atormentado por el dolor que le produce ver a su hijo a la espera de un trasplante en un hospital. Las posibilidades de sobrevivir son escasas, la desesperación y la urgencia hacen que el protagonista entre en contacto con una red mafiosa donde las personas se convierten en mercancías. Muralla la película de Gory Patiño propone- a lo mejor sin proponérselo- interrogantes como: ¿el fin justifica los medios? ¿la vida de un ser querido es más valiosa que la de un desconocido?. 

Desde la secuencia inicial el director articula un estilo cercano al publicitario y al videoclip donde la fragmentación, la corta duración de los planos y los cortes abruptos generan un ritmo dinámico y vertiginoso. Cierta reminiscencia a la secuencia inicial de Ciudad de Dios resulta casi inevitable, no solo a nivel formal sino en cierta manera de representar la marginalidad. Si bien Patiño no cae en la estigmatización tan característica de la película de Fernando Meirelles- que ha contribuido en gran medida a generar una imagen sobre latinoamérica vinculada únicamente al delito y la violencia, donde el cine aparece como la continuación natural de los medios de comunicación hegemónicos que estigmatizan a los sectores más vulnerables- si comparte la concepción individualista como único medio posible de sobrevivir en un ambiente hostil. La traición, la desconfianza, el engaño y el cálculo parecen ser las únicas formas posibles de relacionarse con los otros.  

Al igual que una vertiente del cine latinoamericano contemporáneo que parece acompañado de la aspiración de ser exportado, la película trabaja desde convenciones genéricas dejando de lado cierta experimentación o la toma de riesgos. El protagonista es erigido como héroe y mártir, alguien que sufre en carne propia la venganza y la violencia, pero que con su martirio parece eximido de su complicidad con un sistema perverso donde las personas son consideradas literalmente “paquetes” que según su edad, sexo y características físicas tendrán más o menos valor y ocuparan un determinado rol en redes de tratas de personas. Muralla es presentado como un hombre desesperado obligado por la adversidad de las circunstancias a tomar decisiones que implican poner en peligro la vida de los otros y que si bien la culpa lo hace replantearse sus acciones ya es demasiado tarde para borrar lo hecho. Muralla se vuelve interesante por las preguntas que esboza pero que no parece interesada en responder

Titulo: Muralla

Año: 2019

País: Bolivia

Director: Gory Patiño

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *