La protagonista (2019), de Clara Picasso

“Elegir la propia máscara”

Por Nicolás Noviello.

La protagonista es la segunda película de Clara Picasso, a nueve años de su opera prima, El pasante, se pueden encontrar similitudes y una insistencia en una forma. Hay algo que es seguro, tras ver la película es imposible olvidar el rostro de Rosario Varela, actriz que interpreta a la protagonista Paula, una actriz. La película prácticamente nunca deja de filmar a Paula de frente con planos fijos y no se encontraran más de dos o tres movimientos de cámara solo cuando sea realmente necesario. Pocas veces la cámara descansa de buscar el rostro de Paula, porque esa es aquí su tarea: encontrar algo en su rostro que devele al personaje. 

El film inicia con una clase de conversación a un alumno alemán en un café. Paula tiene un celular nuevo que no deja de sonar y no sabe cómo silenciarlo, en ese momento el comercio sufre un asalto y por accidente y gracias a una torpeza con su celular impide el robo. Si bien la película vuelve sobre esto no desencadena nada, no es muy claro el tiempo en que van transcurriendo los pequeños hechos, quizá tampoco importe. El interés más bien está en las reacciones de la protagonista, sus contestaciones y gestos, sin embargo parecen contenerse o no ser sinceros. En las escenas Paula no deja de mentir, no es mitómana simplemente pareciera no importar si dice la verdad y ella decide reservársela, además esta en crisis con su profesión y se dedica a asistir a encuestas de empresas donde debe encajar en un perfil de quien la contrata, su trabajo ya no es actuar es mentir. ¿Es la mentira una actuación o la actuación una mentira? El juego de palabras lo inicia el título.

Rosario Varela actúa que miente y en ese conjunto de mentiras de a poco La protagonista revela su verdad. Todo está contenido en ese rostro y, como si fuese un juego, Paula tiene una máscara que no nos permite verlo. ¿Y si esa es la clave? Tal vez Paula sea sus máscaras, tal vez todxs seamos nuestras propias máscaras y distinguir la actuación, la mentira y la realidad sea solo un juego inútil.

La escena del asalto marca el inicio del film, sin embargo de allí en adelante el tiempo parece suspendido. Al igual que en El pasante, Picasso insiste en no estructurar la narrativa en los 3 actos tradicionales. Las derivas abundan y más que derivas son los nuevos giros argumentales que toma las películas. Constantemente se retoman situaciones anteriores y si bien hay continuidad no podría definirse una linealidad clara. Las escenas en las reposeras leyendo, las vueltas a la narración de la primera escena, las miradas al celular o los llamados telefónicos. Si hay que arriesgar una forma en la que se mueven las películas podría imaginarse un espiral: al mismo modo que se avanza las pequeñas costumbres se hacen presentes, se mira tanto al futuro como al pasado y las emociones son productos de ese vaivén y no de lo que sucede argumentalmente.

La nueva película de Clara Picasso es tan amable como lúdica, en su simpleza no deja de trabajar una forma cinematográfica. La notable escritora brasilera Clarice Lispector escribió: “Elegir la propia máscara es el primer gesto voluntario humano. Y es solitario.” Aclarando la distancia se acercaba. Tomando esto como válido, en las máscaras que Paula elige tal vez se encuentre su verdad, por lo tanto incluso la de Rosario.

Titulo: La protagonista

Año: 2019

País: Argentina

Director: Clara Picasso

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *