I Was at Home, But (2019), de Angela Schanelec

“Un sentimiento”

Por Nicolás Noviello.

I Was at Home, But… es la décima película de Angela Schanelec. Los personajes atraviesan los momentos posteriores a la muerte del esposo de la protagonista, padre de sus hijos. Al igual que en todo su cine la progresión del relato no es tradicional, Shanelec ya desde el comienzo de su obra buscaba filmar sentimientos y no acciones generando un giro completo en la forma de un film quitando su teleología: lo que conduce no es el destino, es el azar.

En The Dreamed Path (2016), su película precedente, Angela ya había tomado la decisión de remitir completamente al cine de Bresson, el uso de los actores como modelos, la fragmentación de sus cuerpos, acentuar el trabajo en el sonido, pero esto ya estaba en su filmografía y lo profundizó. Lo que en I Was at Home, But… se alcanza es la casi imposible delimitación de escenas, la película solo puede concebirse como un todo y ese todo es el sentimiento de duelo. ¿Cómo trabajar el duelo si podría pasarse por desapercibido que esto es lo que les pasa a los protagonista? Justamente tomando el riesgo de que quien observe se entregue a reconocer ese sentimiento y no busque la comprensión en los actos, las actuaciones o la palabra, es decir Schanelec no se dirige a un lector o espectador de teatro, se dirige a un espectador de cine.

Esta no delimitación de escenas es una idea que puede surgir por la recurrencia en un tono de los sonidos y las imágenes, pueden no relacionarse directamente pero el sonido de un abrojo, de una bicicleta que cae, de esas lanzas chocando y espadas cayendo (imposible no remitir a Lancelot du Lac, 1974) son el sonido de la ropa y las zapatillas con barro seco del personaje que llega a su casa, de la venda con sangre seca, el polvo de ladrillo e incluso de algunas palabras que la protagonista usa en sus picos de furia como basura o radiador. Son imágenes, sonidos y palabras que remiten a lo oxidado, a lo seco, a la cascara de una herida que ya paso pero aun esta allí, molesta, pica, crea fastidio constante. Por otro lado la película pasa de un espacio a otro con una búsqueda que no es la del trabajo de una escena, la cámara va buscando por los espacios lo que le interesa para el momento y continua sin detenerse porque el film, la única escena avanza y profundiza.

La idea de quitar la teleología del film, de remitir al azar es la de que los sentimientos impulsen las acciones de los personajes, en I Was at Home, But… principalmente de su protagonista. Lo que vemos es la consecuencia de como se siente y no que se siente de esa manera por una muerte. Es no trabajar sobre la empatía que trabajan las películas teleológicas donde les espectadores solo se reconocen en otre cuando ve algo de si misme en ese otre, es decir cuando nos apropiamos del personaje. La protagonista de I Was at Home, But… es difícil de reconocer, sus impulsos son casi únicos pero sin embargo, la película, la obra de arte, trabaja para que podamos sentir lo que ella y no sentir lo que sentimos cuando vivimos una situación similar.

I Was at Home, But… es sin duda una de las películas del año, es una película compleja pero solo inaccesible para quienes no quieran entregarse a disfrutar y pensar una película, es decir a ser espectadores de cine. La comprensión puede ser un impedimento en el arte, pero tal vez cuando se comprenda deje de serlo, quizá el arte sea el lenguaje mas puro de los sentimientos y allí radique su importancia⚫

Titulo: I Was at Home, But

Año: 2019

País: Alemania

Director: Angela Schanelec

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *