Apuntes para una herencia (2018), de Federico Robles

“La cámara: Dispositivo para pensar”

Por Nicolás Noviello.

El año pasado Federico Robles junto con German Scelso llevaron a la pantalla grande un documental que generó polémica, al menos dentro de las salas. El hijo del cazador descoloco a la mayoría y a su vez los provocó, un film completamente reaccionario para quienes solo buscan empatía y claridad del cine. Luego de esa experiencia, ver uno de sus nombres en un film plantea un desafío, una postura dispuesta a ser cuestionada no solo por la película, por nosotres.

Apuntes para una herencia es la nueva película de Federico Robles donde indaga sobre su historia familiar. Se centrará en su abuelo Cesar, quien participó en la guerra civil española del bando de los sublevados liderados por Franco. A quien primero preguntará Robles sobre este pasado es a su padre, hijo del ex soldado. La entrevista se realiza de forma simple: el padre frente a cámara, Federico detrás de ella haciendo preguntas. Pero esa simpleza aparente es algo a complejizar, después de todo no es un programa periodístico, es cine. Pero ¿que busca el cine acá?

En un primer momento tenemos a un entrevistado que responde por su padre, ese entrevistado es el padre del entrevistador. La cámara esta entre medio de ellos dos por lo tanto en el medio terminamos quienes somos espectadores del documental. La discusión familiar pasa a otro plano, se convierte en algo más amplio. Lo potente en esta escena no son las preguntas es la incomodidad (que si vimos El hijo del cazador y pensamos a su padre en el lugar de Luis Quijano se multiplica). Federico busca respuestas, pero al hacer una película entiende que su dispositivo para pensar es la cámara y las preguntas son, tal vez, la puesta en escena. Si bien el entrevistador insiste sobre la responsabilidad de su abuelo, poco parecen importarle las respuestas al lado del cuestionamiento interno que siente al pensar para sí mismo esa responsabilidad, el problema es con su presente y no con su pasado. El hacernos parte de esto es hacernos parte de una reflexión sobre nuestro presente y no sobre una certeza de su pasado.

Aquí se pueden encontrar dos conexiones con su anterior película. En primer lugar quien responde es un hijo por su padre y lo que se busca es una reflexión sobre el presente, si bien Quijano era un personaje más reaccionario, no parecía el punto a discutir al igual que aquí no lo es el padre del director. La segunda conexión es la duda que plantea el documental sobre una “guerra”, Quijano afirmaba que los tiempos de la última dictadura en Argentina fueron tiempos de guerra, esto es lo que lo convierte en reaccionario ya que para la mayoría de los argentinos (o al menos eso se supone) eso no fue así, sin embargo en el caso de Apuntes para una herencia ya el titulo histórico da una afirmación “guerra civil española”. La contradicción del padre de Federico esta en dudar sobre si fue una guerra (el documental plantea la duda en distintos momentos, una la plantea su padre) pero no responsabilizar a su padre, Cesar. ¿No es esta la contradicción argentina, afirmar una dictadura cívico-militar pero no tener civiles responsables?

Ser un documental con entrevistas no lo priva de tener momentos muy bellos. El momento en que se filma la nieve y el pasaje donde van a una montaña junto con la nieta de un combatiente republicano son ejemplos. Con respecto a este último, la nieta del combatiente dice que si bien es un lugar tétrico ella entiende que si se observa desde y no hacia allí obtiene lo último que vieron los republicanos antes de morir. Este punto de vista que la cámara acompaña es estupendo, lo tétrico está en que al observar un monumento de ese estilo tenemos la vista de los tiradores franquistas y no la de los soldados republicanos, la contra mirada.

La instancia final del documental, cuando se filma la fábrica de su padre (¿Cómo filmar una fábrica? un corto documental aparte) es tan esclarecedora como bella. Mientras la voz en off de Federico cuenta que su hermano Nicolás está a cargo de la fábrica «aunque para la ley todos (los hermanos) somos igual de responsables de lo que pase allí”, la cámara se detiene en cada uno de los engranajes de las maquinas, tal vez allí está uno de los objetivos del film encontrar y ver como los engranajes hacen funcionar una maquinaria.

Durante la película, Robles utiliza material de archivo que se usó otras películas como Morir en Madrid, pero también aparecen constantemente filmaciones que realizó su padre, algunas de rencuentros familiares y otras más íntimas. En la intimidad su padre les hacía preguntas a sus hijos e incluso en un momento fingían un programa periodístico. ¿Cómo se entiende esto en la totalidad del documental? ¿Por qué esta ese archivo allí? Una conjetura posible, si el director utiliza a la cámara como un dispositivo para pensar, es que allí encuentra su origen y un legado, tal vez su padre le inculcó esa forma. Cuestionar al padre implica cuestionarse a sí mismo. Perder el “respeto” que no permite el cuestionamiento no necesariamente significa burlar una dignidad y la película esto lo entiende como pocas, siendo incluso ejemplificadora en este sentido. A pesar de que su padre se negó a contestar el cierre lo muestra siendo participe del film, algo en esta reflexión lo movilizaba, después de todo afirmaba tener una “curiosidad” aunque esto lo distanciaba de la “responsabilidad” que busca su hijo.

Películas excelentes como Morir en Madrid supieron revisar el pasado, reflexionar sobre el mismo e indirectamente también sobre el presente, sin embargo en esa indirecta muchas ideas se pierden, ideas que transformarían la curiosidad en responsabilidad. Apuntes para una herencia es una reflexión directa sobre el presente, una reflexión incomoda porque de no ser así no podría ser⚫

Titulo: Apuntes para una herencia

Año: 2018

País: Argentina

Director: Federico Robles

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *