Ángeles (2018), de Juan Carlos Lucas y Mary Ester Delgado

“Lo que no se ve, se siente”

Por Rocío Rivera.

Para generar incomodidad y miedo no son necesarios ni grandes derroches de efectos especiales ni tramas sumamente rebuscadas llenas de idas y vueltas que compliquen lo familiar para generar incomodidad o malestar. Y esto lo entendieron a la perfección Juan Carlos Lucas y Mary Ester Delgado en Ángeles, cortometraje que con sus escasos 6 minutos sabe crear correctamente suspenso e intriga con tres personajes que alejan a la película de la familiaridad del terror tradicional: a través del juego de dos niñas con sus muñecas, se desata lo abominable.

¿Qué sería la abominable? Las niñas juegan mezclando erotismo y censura, cuando por modestos y sutiles indicios el peligro (aunque no se ve ni se escucha) se hace presente en esta habitación semi en ruinas y semi a oscuras y nada vuelve a ser lúdico y divertido como en un comienzo.

Con pocos pero muy bien utilizas recursos desde el lenguaje cinematográfico: el juego de plano contra plano, la iluminación tétrica, algún efecto de sonido, cambios rápidos en las tomas para generar dinamismo a la estática de les personajes, este cortometraje sabe construir de forma continua pero efectiva la sensación de peligro y el incremento del malestar, que podemos evidenciar, existía desde antes de la acción diegética pero que tiene su apoteosis durante este breve film. La utilización de muñecas infantiles de tamaño mediano y de corte estético similar a las muñecas de cera  como protagonistas, permite un guiño a uno de los iconos del cine de terror más utilizados: les muñeques maldites y sus variantes, pero lejos de ser estas muñecas las causas y razones de lo siniestro, es justamente lo desconocido que no se ve, no se sabe ni se oye, lo que crea el peligro de la situación… por suerte el desenlace es rápido, sólo tarda 6 minutos en resolverse este clima de tensión tan bien logrado por esta pareja de dirección.⚫

Titulo: Ángeles

Año: 2018

País: Paraguay

Director: Juan Carlos Lucas y Mary Ester Delgado

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *