A Una Legua (2019), de Andrea Krujosky

“Al pan, pan y al bombo, tierra”

Por Rocío Rivera.

Cuando nos ponemos a pensar que Argentina es un país constituido desde sus inicios por la inmigración, arribada al país por distintas circunstancias, motivos, deseos, etc., muchas veces se deja de lado, la gran influencia que hemos tenido de grupos inmigratorios tales como las personas que han llegado desde África, quienes durante mucho tiempo, menos en nuestro país que en otras naciones vecinas, solo fueron mano de obra esclava y luego un sector vulnerado por las políticas inclusivas y sociales. De su impronta y huella, queda en nuestras tierras el calor del candombe y el ruido de los bombos, y algo de todo esto, retoma en clave new age y matizada por el rock argento, A Una Legua, ópera prima de Andrea Krujoski.

En este documental, Krujoski no solo expone la importancia de la familia Carabajal, al seguir los pasos del musico y compositor Camilo Carabajal en su viaje para nuevos emprendimientos musicales, sino que también presenta la conexión que existe actualmente entre música, ciencia y conciencia ambiental. ¿Cómo logra esto la directora? Rescatando la conexión que se está haciendo desde centros de investigación de la información almacenada en las moléculas de ADN de cualquier ser vivo y la conformación del nuevo proyecto de creación de bombos que están llevando a cabo Camilo y su compañera de vida, quien es licenciada en gestión medioambiental.

De esta forma, la cámara se convierte en un testigo silencioso de los caminos se recorren para la concreción del proyecto ECOBOMBOS, que consiste en la construcción de bombos con bidones de agua, en vez de con madera de ceibo, árbol que esta siendo protegido en reservas y por ecologistas de la provincia de Santiago del Estero, por lo que parte del proyecto también consiste en darle tierra a la música: Camilo ha comenzado una replantación de ceibos aquí en Buenos Aires, más específicamente en la localidad de Ingenio Mazstchuitz, donde reside actualmente. Además, la idea es que se vaya perfeccionando la técnica de construcción de estos nuevos artefactos para la percusión, dejando de utilizar cueros y demás elementos, con otros materiales que se descartan de forma asidua en actividades campestres, por ejemplo. Para concretar todo esto, y darle entidad al proyecto, el documental nos muestra como Camilo va presentando sus nuevos instrumentos a diferentes músicxs y conocidxs suyxs, para oír su opinión y consejo al respecto de este nuevo emprendimiento. A todo esto, se le suma la parte científica del proyecto, con vistas al futuro y visibilizar la cooperación del trabajo ciencia/arte: Carabajal cede su tema “viajante” para ser codificado en lenguaje genético, siendo la segunda canción transcrita en este código, la primera es el himno nacional argentino.

Trasversalmente a esta búsqueda, en la que Camilo recorre diferentes locaciones como Santiago del Estero, Corrientes y Buenos Aires, A una legua va mechando anécdotas de la trayectoria musical de este músico percusionista, su formación musical, influencias, gustos, deseos para con sus proyectos artísticos y las actividades que esta desarrollando actualmente. A través de todxs lxs artistas con lxs que va conversando este protagonista, se puede apreciar como todxs resaltan la influencia de diferentes corrientes musicales en su formación percusionista, tanto nombrando artistas luthiers, o  mostrando procesos de construcción de los bombos, o ponderando los sonidos venidos de África u otros países… raíces que muchas veces solemos olvidar, pero que gracias a otros productos culturales de rescate de la memoria, como puede ser el cine, se vuelve a traer en primer plano⚫

Titulo: A una legua

Año: 2019

País: Argentina

Director: Andrea Krujosky

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *