Deconstrucción, crónicas de Susy Shock

 


Deconstrucción, crónicas de Susy Shock: Desde el interior de la Pachamama hasta el centro de las capitales, Susy Shock hace camino, recorre como un cometa que viene a despabilar el rato, el rato que nos toque transitar. Tacos, maquillaje, canto, calle, poesía, amigos y compañeras nos van introduciendo en su condición de reinventarse: ni varón, ni mujer, ni xxy, ni h2o. Un monstruo de lo anormal, una mariposa que quiere jugar y disfrutar. La dicotomía de lo visible y lo invisible, en la configuración de una persona, en la deconstrucción de la identidad y ante todo en una lucha por poder ser quien se quiere ser. ¿Quién quiere ser lo normal?… Que otros sean lo normal.

 

Proyecciones:

MARTES 9 DE AGOSTO, 16 HS. SALA RADIO CITY

 

VIERNES 12 DE AGOSTO, 17.30 HS. SALA ROXY

 

 

Entrevista a Sofía Bianco, directora de Deconstrucción, crónicas de Susy Shock


¿Cómo llegaste a Susy y como surgió a la idea de realizar el cortometraje?

Todo surgió a partir de una historia que me cuenta un amigo. Él siempre me contaba que iba a ver a Susy a sus espectáculos y tenía sus libros, un día me cuenta que su novia tenía en su casa un libro de Daniel Bazan Lazarte y que habían descubierto que Susy y Daniel eran la misma persona. Ese fue el disparador, a partir de ese relato quise conocer a Susy y trabajar con ella.
En ese momento todavía estaba cursando documental, tenia que llevar un tema para desarrollar un proyecto, entonces plantee hacer un documental sobre Susy. Debo decir que al principio a mi profesor le pareció descabellado que me embarque en un proyecto sobre alguien que  no conocía, pero para cuando termino la cursada no solo había conseguido conocer a Susy sino que ya tenía una primera versión del guion que se fue armando y desarmando a partir de varios encuentros con ella.

 

¿Cómo fue el proceso para adentrarte en el tema y con qué dificultades te encontraste?

Susy es cautivadora y me conquisto desde el primer momento. También desde el primer encuentro nos entendimos. Llegué a ella a partir de un profesor de mi facultad. Sabía que eran amigos, así que le pedí a él si me podía contactar con ella. En ese momento mi profesor estaba por hacer una ficción en donde actuaba Susy y nos propuso, a Natalia (mi socia en Fulgor y quien me acompañó en todas las etapas de esta película) y a mi trabajar en esa ficción y ahí tener el encuentro con Susy.
Así fue. Me acuerdo que esa primera charla con Susy devino sobre películas de Fellini, director que despierta pasiones en ambas. Y a partir de ahí encuentros en el Burlesque, el bar donde filmamos gran parte de la peli, ir a sus espectáculos, leer sus libros. Después sumar personas al proyecto que aportaran desde sus miradas, sus posiciones. Hubo mucha charla porque el proyecto fue concebido como colectivo, así es como trabajamos en Fulgor, le dimos muchas vueltas al proyecto y también los tiempos de producción se fueron extendiendo porque el presupuesto para hacer todo salía de nuestros bolsillos. Nosotrxs somos de La Plata pero casi todo se realizo  en Capital, entonces había que coordinar entre todxs los que iban a trabajar, amigxs, compañerxs de la productora y artistxs que se sumaban al proyecto de onda. Coincidir las fechas a veces no era tan fácil porque en ese momento Susy tenía la suerte de estar con muchos espectáculos en distintos puntos del país, pero los encuentros siempre eran gratos. Tuvimos el honor de contar con la participación de Fernando Noy, y el rodaje en Berisso con Karen Benett también fue mágico.  Realmente realizar esta película fue un placer.

¿Porque la decisión de la voz en off de la propia Susy? 

En varias de las charlas previas que tuve con Susy, ella insistía con esto de que ella es una militante de las palabras, sobre la idea de lo importante que es decir, comunicarse con el otro, encontrarse a través de la palabra. La voz de Susy es clara y atractiva, es un medio para comunicar, y es  también su herramienta de trabajo, con ella canta y recita su poemario. Sin dudas es un elemento muy importante para este documental.

 

¿En qué aspectos crees que puede aportar a la sociedad actual el corto?

Creo que la mirada de Susy abre caminos, posibilidades, para quienes se sienten contenidos en sus palabras y para quienes la descubren y se enamoran de ella por primera vez. Y creo que en ese punto también puede ayudar a mezclarnos un poco más, a mirarnos un poco más entre nosotros, a animarnos un poco más y también a romper un poco con los prejuicios que nos hacen retroceder.

 

En los últimos años se logró avanzar en varios aspectos en la lucha por ganar derechos, ¿cuáles crees que faltan y hacia donde crees que se dirige la Argentina desde el punto de vista político?

Si, en los últimos años se ganaron muchos derechos y me parece que ahora lo más importante es seguir luchando por ellos, para no perderlos, para que esos derechos se cumplan.
Falta también una ley para la implementación del cupo laboral trans, ese es un paso realmente importante. Pero sobre todo creo que todavía nos falta como sociedad, desde el respeto y las posibilidades que le damos o les dejamos de dar a las personas trans.

 

¿Cómo se financio Deconstrucción: Crónicas de Susy Shock? 

Desde Fulgor, nuestra productora, venimos trabajando desde el año 2012, auto gestionando nuestros propios proyectos. Siempre digo en broma que Fulgor tiene unos pulmones  muy grandes porque todo lo que hacemos lo generamos nosotros desde nuestro trabajo y la colaboración de amigos y compañeros que también aportan su trabajo y talento, así hicimos Deconstrucción. También contamos con el apoyo de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata, donde nos formamos y trabajamos, que en este caso aportaron parte de los equipos para realizar la película.

 

¿Te encontras trabajando en otros proyectos? 

En este momento estamos participando en varios festivales con otro cortometraje que realizamos desde la productora, Construyendo Miradas, es en contexto de encierro realizado en conjunto con nuestros alumnos del taller de fotografía.
Y estamos en la etapa final de post producción de nuestro primer largometraje, Las Olas, dirigido por Natalia Dagatti, donde trabaje como guionista y productora. Es un proyecto en el que hace muchos años venimos trabajando, así que venimos muy contentos con que en poco tiempo llegue su estreno.

 

Mauro Lukasievicz

mlukasievicz@caligari.com.ar

@MLukasievicz

Contacto