Finding Sofia (Competencia oficial Argentina)


Conversamos con Nico Casavecchia. Nació en Argentina. Algunos de sus cortos son Buildings & Vampires y Salesman in the Mirror. En 2013 su cortometraje A Boy and His Atom, hecho en colaboración con científicos de IBM y creado a partir del movimiento de moléculas de monóxido de carbono, fue reconocido por el libro Guinness como el film más pequeño del mundo.


 

Proyecciones de Finding Sofia
Jueves 14. 23hs
Viernes 15. 13:15hs
Domingo 17. 18:35hs

 

Entrevista a Nico Casavecchia, director de Finding Sofia


¿Como surgió la idea para realizar luego de tantos cortos tu primer largometraje “Finding Sofia”?


Antes de escribir mi último corto “Salesman in the mirror” había empezando a pensar en la película, cuando me llegó la oportunidad de hacer ese corto usé algunas ideas con las que había estado trabajando para el largo, hay algo del protagonista y su viaje a Barcelona que se parecen. Siempre quise hacer un largo y los cortos que vinieron antes me ayudaron a familiarizarme con muchas cosas que usé para Finding Sofía, pero no hay nada que te prepare para un largometraje, el formato te obliga a hacer las cosas de manera muy diferente.

La única forma de aprender a hacer un largo es haciendo el primero, no hay otra escuela posible. Hay que fingir ser un director que sabe lo que hace y cruzar los dedos para que te crean. En ese sentido el director es siempre un impostor, tiene que defender ante los demás la ilusión de que el trabajo de todo ese equipo de profesionales va a convertirse en una película. La realidad es que siempre flota la duda sobre el resultado final, si supiéramos perfectamente el resultado no sería divertido hacer películas.

¿Parecería ser que se trata de una historia de chico conoce chica pero con muchísimas vueltas de tuerca y bastante novedosas, es asi?

En el comienzo de la película descubrimos que Alex y Sofía ya tienen una relación por internet, Alex toma la decisión impulsiva de ir a verla de sorpresa y la película desarrolla la transición de esa relación virtual que se convierte en real a la fuerza. Desde este punto de vista la película tiene más que ver con una trama de auto descubrimiento, porque Alex va a salir modificado de la experiencia, pero sin duda en el proceso un chico termina conociendo una chica y hay vueltas de tuerca que espero sean novedosas.

¿Entre los actores se encuentra por ejemplo Rafael Spregelburd, se realizo un casting o siempre supiste para quien era cada papel?

Rafael no hizo casting, mas bien el casting lo hice yo, porque al ser mi primer largometraje tuve que probarle de alguna manera que el proyecto era interesante. Fui a esperarlo a la salida de una de sus obras “SPAM”, que escribía, dirigía y actuaba, esa noche conversamos y le di el guión. Me contactó unos días después para decirme que le interesaba participar y en un típico acto Spregelburdiano me alertó de varias faltas de ortografía mías en inglés que había en el guión. Trabajar con Rafa fue un lujo y el resultado es un Víctor de una intensidad genial.

¿Como se financio “Finding Sofia”?

Finding Sofía se financió independientemente, no tuvimos ayudas ni becas. Fue posible porque 1stAveMachine, la productora con la que trabajo en Estados Unidos apostó por la idea y por mí como director. Yo colaboro con ellos regularmente y este es el primer largometraje enteramente producido dentro de la productora. Trabajamos con un presupuesto muy pequeño y todavía me sorprende ver el resultado que logramos con los recursos con los que contábamos.

En el 2013 con tu cortometraje “Un chico y su átomo” ingresaste en el libro Guinnes por crear el corto mas pequeño, ¿esto te sirvió para que se abrieran puertas?

Boy and Atom fue uno de esos proyectos que llegan inesperadamente y cambian todo. Tuve la posibilidad de colaborar con científicos especializados en nano tecnología de IBM creando un cortometraje de animación donde cada elemento en la pantalla es una molécula de carbono visualizada con un microscopio a escala atómica. El grupo de científicos con el que trabajé se dedica a la ciencia básica, es decir, investigando cosas que no tienen necesariamente una aplicación práctica inmediata, lo que hacen va a tener un impacto real en 50 años. Esto, para ellos, es un lujo y la gente que tiene esa suerte se parece más a un artista que a un científico, son personas realmente apasionadas por su trabajo y con un sentido poético de la vida. El proceso fue absolutamente inusual porque tuvimos que crear un lenguaje común, no es fácil para un especialista en nano tecnología colaborar con una persona normal! Una vez que el proyecto fue público la reacción de la prensa y la gente fue alucinante. Creo que el corto conecta con cierta curiosidad infantil, una sensación de asombro que a veces se nos escapa en la vida cotidiana.

 

¿Que expectativas tenes para la premiere mundial que será en el Bafici?

Es un lujo hermoso poder estar seleccionados para el Bafici, a nivel personal es muy simbólico porque yo me fui de Argentina en el 2001 y de alguna manera es un regreso que completa el círculo. Las expectativas son las de mostrar la película, que estamos haciendo hace ya algún tiempo, al público, que en el caso del Bafici es muy especial porque tiene mucho criterio cinematográfico.

 

Mauro Lukasievicz

mlukasievicz@caligari.com.ar

@MLukasievicz

Contacto