Tiempo suspendido


Conversamos con Natalia Bruschtein.Nacida en Argentina, vive en México desde 1976. Se graduó como realizadora en el Centro de Capacitación Cinematográfica con el corto documental Encontrando a Víctor (2005). Ha editado numerosos films, como El cobrador: In God We Trust (Paul Leduc; 2006), que le valió el Premio Coral en La Habana.

 

 

 

"Hacia donde viaja la memoria". Entrevista a Natalia Bruschtein, directora de Tiempo suspendido



Este documental está focalizado en la figura de Laura Bonaparte, una de las miembros más originarios de la creación de Madres de Plaza de Mayo. Militante, luchadora, madre de tres hijos desaparecidos y exiliada a México. En el film la vemos en su vejez nuevamente en la Argentina, pero bajo el padecimiento de una cruel enfermedad: demencia senil.

La realizadora es una de sus nietas, y en esta Opera Prima pone a la luz algunas claves de nuestra identidad. El documental es el primero centrado totalmente en la figura de Laura Bonaparte, que Natalia Bruchstein trabaja yuxtaponiendo material de archivo con pasajes de esos últimos años dolorosos de su vida. Claramente no es un tradicional documental más acerca de la época de represión y los desaparecidos, ni una crónica de esa época, es en cambio algo mucho más singular y personal.

 

Es un trabajo íntimo, intenso pero sutil al mismo tiempo, un emocionante momento de reflexión sobre una de las construcciones esenciales de un sujeto: LA MEMORIA.

 

 

¿Qué significa el título de tu film “TIEMPO SUSPENDIDO”  que además citás en off al inicio del film sobre las bellas imágenes de un río?


La verdad que al principio a la película le había puesto “El elefante en la habitación”, pues un día lo soñé y así quedó. Para mí significaba lo que también significaba para toda mi familia algo muy doloroso ver en ese estado a la abuela. Es esa situación incómoda de la que nadie quiere hablar, donde una idea está como encerrada, y no es que no lo habláramos de eso pero realmente nos dolía mucho. Y un día apareció el título Tiempo suspendido , porque creo que es ese tiempo en el que vive una persona sin memoria, como en el caso de mi abuela con demencia senil. No es que borrás todo de la memoria y ya no la recuperás, hay momentos que los recuerdos que se van y otros de los recuerdos que vienen con una lucidez increíble, más otros momentos de los que no hay registro de nada. Ese, ese tiempo en el que esa persona no sabe donde está parada en ese momento, ese es “el tiempo suspendido”.

 

¿Cómo surgió la idea germen del documental?


Antes del documental hice un corto sobre la búsqueda de mi papá Víctor “Encontrando a Víctor (desaparecido en la época de la represión) y una prima que me asistía en el rodaje me dijo porqué no hacemos un documental de la abuela?, nunca nadie lo ha hecho”… dijesería genial hagámoslo, pero quedó allí”. Diez años después cuando la abuela ya tenía demencia senil , y yo estaba viviendo en Canadá recibí un libro de la escritora francesa Claude Mary que narró la biografía de mi abuela. La primera parte era como una novela, y la segunda era como una crónica detallada desde la desaparición de Noni su primer hija (1975) hasta el último de sus hijos desaparecidos. Eso me llevó a pensar ¿qué significaba nuestra memoria?, la fragmentación de la  memoria, ¿qué es lo que pasa con todo lo que vamos almacenando en nuestra vida?. En ese momento recibo una película del Negro Ríos “Esta voz entre muchas”, donde entrevistó a mi abuela, y a otros dos exiliados más. Me impactó ver como en cada entrevista que había visto de ella, siempre repetía y repetía el relato de todo lo acontecido, y ahora ni siquiera recuerda quiénes son sus hijos. Ahí fue cuando nace la verdadera idea original, de hacer un documental sobre LA MEMORIA. Y quise sumarle a eso la posibilidad de distanciarlo del contexto puramente Argentino y que también México fuera parte del relato, para que no sea solo un film sobre la Argentina y los desaparecidos, sino sobre cualquier país que tenga una historia y construya desde allí su propia memoria.

¿Cuánto tiempo te llevó realizarlo y cómo compilaste tanto material escrito y visual de archivo?


Comenzé el proyecto en el 2011 y con mis ahorros, me vine a la Argentina.  Junto a varios amigos como: Alejandra Martin, Matías Iacarino, Alejandro Hartmann y otros colegas más, armamos un equipo casi familiar. Así armamos un teaser y buscamos financiamiento para Operas Primas en el CCC (Centro de Capacitación Cinematográfica / México),  y finalmente gané el apoyo. Luego vino un pequeño equipo a rodar en el 2012 a Argentina, pues yo estaba muyyy embarazada (risas) y grabaron durante 10 días con la abuela su cotidianeidad en la clínica. En abril del 2013 vinimos un mes con el equipo completo, así que filmamos en el geriátrico y en la ciudad de Paraná, Entre Ríos. El material de archivo me lo entregó el Negro Ríos y nos cedió los derechos intelectuales de ese material. Además, otro gran amigo de la familia, Alejandro Fernández Mouján, nos cedió una entrevista que le hizo a mi abuela en 1993. Por otra parte el material escrito, lo manuscrito y lo hecho a máquina mi abuela lo había guaradado absolutamente todo! Y una archivista me ayudó a clasificarlo para detectar lo que fuera más significativo para el documental. Además quiero agregar un detalle, mi abuela tenía una bolsa llena de cassettes de música clásica, pues la amaba, y por eso en la película hay dos momentos en que pongo a Schubert y a Schumann que son los autores que a ella más le gustaba escuchar, para mí son esos momentos en los que ella se deja ir al río, a la naturaleza, a su juventud , a un lugar calmo y lejano.

 

¿Qué le planteaste a tu abuela cuando comenzaron a filmarla en el geriátrico?


Querría aclarar que hoy mi abuela Laura ya ha fallecido, por eso mismo tuve la suerte de tenerla conmigo para armar este film en vida. Cuando me puse la primera vez con la cámara frente a ella le dije que quería hacer un documental sobre su vida,  y entonces me dijo “¿Porqué quieres hacer un documental sobre mi?”, “¿Yo qué tengo para contar?”le dije pues: “Vos hiciste muchas cosas y querría hablar sobre ti”… “¿Y de qué va a tratar?” … ”Sobre la memoria, se murió de risa y me dijo: “Yo tengo mucho para hablar de la memoria” … tal vez por esa ironía misma de que ella sabía que estaba perdiéndola.

¿Qué significa para vos la memoria , algo tan definitorio del ser?


Hay una parte que es acerca de la memoria Argentina y es mía. En Argentina se habla de la memoria social, y todo va siempre como ligado a eso. Pero yo quería rescatar otra parte, sobre la cual estoy obsesionada hace tiempo qué es el tema de la “memoria física”. Digamos, que si nos morimos podemos donar nuestros órganos pero la memoria no es tangible son conexiones que se juntan entre las neuronas , como sea que esto suceda se almacena todo eso en la cabeza… ¿ y de qué sirve al final? Más allá de lo que transmite la memoria de los otros, el ser humano necesita vivir sus propias experiencias para entender. Uno puedo transmitir cosas… por ejemplo, yo era chiquita e íbamos caminando por la calle con mi madre y había una mujer pidiendo limosna, y mi madre me dijo “Tu padre luchó en Argentina para que no hubiera gente en la calle pidiendo limosna”. Te quedan marcadas esas vivencias para toda la vida. Si no te enseñaron esos valores construídos desde la memoria, tal vez, ni mirás a esa mujer, o piensas en otra cosa. Ese es el valor que significa construirnos desde la memoria. Pero las reflexiones y  lo que uno almacena en su memoria en la vida es un misterio… ¿qué pasa cuando te mueres o cuando físicamente pierdes la memoria, donde queda todo eso? pareciera que no hay respuesta.

 

¿Porqué pensás que a veces negamos ciertos fragmentos de nuestra memoria aún estando lúcido y no bajo una enfermedad que nos distorsiona los recuerdos?


Yo creo que tiene que ver con una forma de autodefensa. Platicando con algunos psicólogos para entender el tema de la demencia senil, me decían que es muy normal que una persona que sufrió mucho, lo primero que haga es olvidar todo lo que más le dolió. Además, hay algo que me ha llamado mucho la atención , que es que cuando recuerdas algo muy alegre se te viene como al presente con toda su intensidad y hasta te vuelves a reír. En cambio, cuando recuerdas algo doloroso tal vez no vuelves a llorar, pues ya no puedes revivir el dolor como lo viviste en ese momento.

 

El “valor del nombre” que tu abuela marca enfáticamente ¿que representa en tu imaginario, un rótulo o una identidad?


Lo que dice ella es “cuando yo muera mis hijos desaparecidos morirán conmigo”, pero hay otro momento donde habla de la importancia de tener un nombre. Para mí un nombre nos da identidad, aunque por otro lado parece nada “él” nombre en sí mismo. Pues tienes un hijo y quieres ponerle un nombre importante, pero realmente si le hubieras puesto “Juan” o “Manuel”,  la persona será la misma. Nuestra identidad parte de nuestro nombre, pero se construye con todas las experiencias que vamos viviendo, con el día a día. Por eso al recordar a estas personas que tuvieron un nombre y construyeron una identidad, finalmente creo que la unión entre “nombre-identidad” es la totalidad, por eso al recordarlos por su nombre, los estás regresando. Mi abuela le daba gran importancia al nombre, desde el momento en que hay un nombre en el registro civil, eso significa que esas personas existieron , y por lo tanto, si algo sucediera, si algo les pasara, puedes hacer un reclamo porque fueron personas que existieron que tuvieron “nombre” y no pueden desaparecer. 

Voy a proponer cinco palabras y vos vas a elegir definir alguna de ellas: Estar- No estar- Existir- Desaparecer- Morir


Yo creo que va más con lo que yo crecí, lo que mi madre y mi abuela me tuvieron que decir: la diferencia entre el concepto del desaparecido y del muerto. Cuando eres chico y tienes que entender que tu papá no está muerto, sino desaparecido, es un concepto con el que tenés que aprender a convivir para sobrevivir, porque lo que persiste siempre es la esperanza. En el 2000 le pregunté a mi abuela si tenía la esperanza de que sus hijos no estuvieran muertos , y ella me contestó que sí, que obviamente. O sea que han pasado 30 o 40 años y esa esperanza sigue estando, aunque es algo totalmente imposible. Para mí la palabra “algo ha desaparecido” es algo que no puedo usar en ningún momento de la cotidianeidad como si no pudiera decir una frase como: “desapareció mi billetera” , y tuviera que decir, “no está, o “no la encuentro”…

 

¿Porqué y cómo elegiste las bellas imágenes poéticas del río Paraná, las flores y  la naturaleza que se intercalan varias veces en el film?


Desde que éramos chicos siempre íbamos a nadar con la abuela nos llevaba a la pileta y nos contaba lo mucho que nadaba ella en el río de joven, ese su deporte. Cuando recuerdo cosas de ella, una fundante es pensarla “nadando”.. Aún, ya habiendo perdido la memoria hablaba mucho de haber ido a nadar, cosa que su padre le inculcó desde su infancia. Y siempre hablaba de Entre Ríos y de su río, por eso siempre sentí que cuando ella quedaba como en pausa, se estaba yendo a su río. Esa es la razón por la que me daban ganas de poner imágenes de ese río a donde yo imaginaba que ella se estaba yendo. Después cuando llegamos a Entre Ríos con el equipo de rodaje, vi esa belleza, el agua, las flores y me daba esa sensación de calma, de descanso, de reflexión, o de mirar y no estar pensando en nada. El río es muy significativo, pero no lo relaciono con el Río de la Plata y los cuerpos que se tiraban allí en el Proceso. Es todo lo contrario,  es el río dulce, es lo poético del movimiento, y es como compartir imaginariamente con ella ese momento.

 

La identidad es una construcción. ¿Qué partes para vos la componen?


Yo creo que lo que compone la identidad es la experiencia, los golpes y los no golpes, las enseñanzas de cómo vivió su vida, y de qué manera. Dos personas pueden vivir lo mismo pueden partir de la misma generación, vivir así la misma historia traumática, y construir caminos e identidades completamente distintas sobre eso. A eso llamo IDENTIDAD.

 

Estas tres palabras: Mujer, madre, militante palabras claves en tu film y en tu vida ¿que describen?


La verdad esas palabras me describen a mi abuela, aunque suene redundante, y a mi madre. Si hay algo que rescato de nuestras mujeres en la familia es que nos hicieron ser muy unidas, ser mujeres independientes. Hacernos personas capaces de defender nuestros derechos como mujeres e ir adelante.  Mi madre pues, salió con tan solo 22 años y una niña de 1 año bajo el brazo, desde  Argentina. Llegó a un país que no conocía, y sin perderse en el dolor, y sin arrepentimientos, se armó una vida yendo hacia adelante, pero sin olvidar jamás.

 

“Lo hicimos por luchar y cambiar, pero nada ha cambiado” es una frase que dice tu abuela en el film. ¿Qué significa para vos en general más allá de los desaparecidos en Argentina?


Ella dice esa frase en una entrevista que le hice en el 2000 cuando todavía no había nada de justicia en Argentina. Hoy la situación del 2000 cambió, y a ella le tocó vivir el inicio de ese cambio donde ha habido un avance muy importante, en el tema de los derechos humanos. Es como que eso la relajó a mi abuela y pensó, que tal vez ahora se estaría realmente empezando a hacer algo. Pero en México donde hoy vivo no hay memoria, no hay justicia, son muy pocos los organismos que pueden trabajar sobre este tema, el de los desaparecidos en México, los asesinatos y la corrupción. Pero a su vez, al viajar con la película me di cuenta que todos tienen historia, y en todos lados algo está pasando, o que pasó. Vi en Budapest un documental que ilustra los barcos Sirios y Africanos llegando a Europa, ¿Cuál es la diferencia? Hoy, sentimos pena por el genocidio Judío pero los Europeos sienten rechazo por los Sirios y los Africanos. Todos estamos buscando un lugar mejor para poder sobrevivir. Seguimos viviendo en un mundo muy injusto, pareciera que intentamos hacer un cambio, pero todo vuelve al mismo lugar.

¿Qué pasión palpitaba en tu abuela, y que pasión palpita en vos?


La verdadera pasión que palpitaba en mi abuela era el “derecho del ser humano”, la solidaridad en la defensa de los derechos de otros, inclusive en otras causas muy distintas. Abrirle las puertas a todo el mundo para que cada uno defienda sus valores. Mi pasión en cambio, es transmitir. Yo soy montajista de documentales y la esencia para mí es contar historias y poder comunicarlas para que los otros también puedan conocer y entender. Y otra pasión para mí es que la vida gane versus la muerte, que nada te pueda tirar abajo, no perder el deseo, sin que por eso signifique que tengas que subir al Everest!! Poder aprender de lo bueno y de lo malo, y hacer de ello algo valioso para narrar y así encontrarme con otros.

 

¿Cuál es espera de distribución de “Tiempo Suspendido” en Argentina y cuál es tu próximo proyecto?


Mi espera de distribución en Argentina de “Tiempo Suspendido” es que pueda llegar la voz de mi abuela y su memoria a todos lados, que ella siga hablando y que siga sirviendo de ejemplo para que no olvidemos y luchemos siempre por lo que creemos. Mi próximo proyecto es un documental animación, se llama "En la piel del otro" y la idea es tratar de poner en el recuerdo del espectador lo que vivieron 3 personas que sobrevivieron a varias de las situaciones terribles en México en la actualidad. 

Victoria Leven

victorialeven@caligari.com.ar

Contacto