Pirucha


Conversamos con Mariano Samengo

Proyeccion:

Domingo 29. 16:00hs.

Cine Teatro Helios, Boulevard San Martín 3076
El Palomar

 

 

Link: Pirucha

 

 

Entrevista a Mariano Samengo, director de Pirucha


¿Cómo surgió la idea para realizar un cortometraje sobre un momento tan duro como lo es el fallecimiento de una abuela?

La verdad que en aquel momento cuando todavía mi abuela estaba con vida y la estaba acompañando a "despedirse" lo último en lo que pensaba era hacer un documental sobre ella, mucho menos filmarla en un estado convaleciente. No me parecía ético bajo ningún punto de vista y además solamente me importaba estar con ella, aprovechar cada segundo de lucidez que tenía para conversar. Estaba pasando por un momento complicado en mi vida y en muchos sentidos, la muerte de ella me causó un estremecimiento tremendo que no me había pasado con mis otros abuelos antes. Tenía una relación muy especial con ella y su salud comenzó a decaer de una forma tan repentina que no me entraba en la cabeza, siendo ella una persona con un temple de acero y una voluntad inquebrantable. Y pese a que le dije todo lo que tenía para decirle en vida, todavía me sentía bastante angustiado (cómo no estarlo tampoco siendo su muerte tan reciente). Y mientras estaba yendo en el bondi a mi sesión de terapia, ahí salió la necesidad de filmar, como una forma de tratar de exorcizar un poco lo que me generó su pérdida. No tenía idea que iba a llegar a hacer con el material tampoco. Simplemente me lo quería sacar del sistema.

 

¿Qué te expresaron tus familiares al saber sobre la realización del corto y como se prestaron para aparecer en el?

Fui bastante directo con mi mamá cuando se lo planteé. Ella me comentó que tenía que volver a la casa de mi abuela porque tenía que esperar a los camilleros para que retirasen la cama ortopédica (en la que ella pasó sus últimos momentos de vida) y de paso empezar a empacar sus cosas. Ahí le pregunté si podía acompañarla y filmar lo que hiciera ahí y me dijo que sí sin dudarlo. Entendió mis motivos de por qué quería hacerlo y en ese sentido se lo agradezco mucho. Jamás lo hubiera hecho sin su permiso. Si bien yo tenía en mi cabeza ciertas cosas que me parecían imprescindibles de filmar, todo lo demás fue instintivo. La única regla que me impuse fue el de ser en todo momento completamente honesto conmigo. Nada de simulaciones, nada de toquetear objetos o alterar el espacio para hacer que quede lindo el plano, nada. Era yo, mi Canon y el trípode. La experiencia en sí -paradójicamente- fue muy linda, pese a que hubo momentos algo tensos (que decidí no registrar) donde mi mamá se descompuso físicamente por el shock que todavía le causaba el fallecimiento de mi abuela, y era lógico. Salvando eso, nos pusimos muy contentos cuando encontramos un montón de fotos y polaroids de mi abuela y su familia que jamás había visto que son preciosas y que ahora las conservo en mi cuarto.

Lo que sí, me costó bastante animarme a mostrarle el armado final a mi mamá porque no sabía muy bien cómo iba a tomarlo. Por supuesto que se emocionó mucho al verlo pero cuando el corto terminó me abrazó y me agradeció por haberselo mostrado. Me alivió mucho eso, sabiendo que ella no lo percibió como algo explotativo sino como algo sentido y honesto, que era lo que más me importaba que transmitiera.


¿Cómo organizaste el material filmado y que tanto quedo afuera?

Fue prueba y error, la verdad. Al principio, lo único que hice fue poner los planos en sus duraciones originales de forma secuencial en el orden que los había filmado, pero después le fui encontrando una lógica que tenía sentido para mí pero que seguramente no lo tendría para un editor más experimentado que yo. De hecho, cualquier editor en su sano juicio me vendría a putear y pedir encarecidamente que acorte la duración de los planos. En aquel entonces iba a un taller de proyectos que lo dictaba Gabriel Medina (director de Los Paranoicos y La Araña Vampiro; maestro y amigo al cual le tengo un respeto reverencial) y aprovechaba el espacio para mostrarle el material (junto al resto de mis compañeros). A Gabi y a mis compañeros les encantó y en ese sentido me apoyaron mucho en las decisiones que terminé tomando en el montaje. Y en cuanto al material que terminó quedando fuera, fueron apenas unos pocos planos que no contaban demasiado.

 

¿Qué directores te sirven de inspiración?

La lista es interminable pero voy a hacer el esfuerzo por nombrar a los indispensables. En lo personal, amo la forma de narrar del cine clásico y ahí no pueden faltar Spielberg ni Eastwood ni Kurosawa. Pero a la vez me encantan directores como Lisandro Alonso, Lucrecia Martel, Fabián Bielinsky, Monte Hellman, Cronenberg, Lynch, Fincher, Scorsese, De Palma, Adam McKay, Judd Apatow, cualquier película que guione o actúe Seth Rogen o Will Ferrell... Hay cientos de otros autores que me gustan mucho a los que no les tengo un fanatismo pero que tienen cosas geniales para estudiar. Me encantan ver series también y admiro profundamente amuchos de sus creadores y su equipo de guionistas. Vince Gilligan es lisa y llanamente un genio. Lo mismo que Matthew Weiner, Terence Winter, Drew Goddard (que estuvo detrás de la serie de Daredevil para Netflix), Raphael Bob-Waksberg (creador de BoJack Horseman), Louis CK, Justin Roiland y Dan Harmon (creadores de Rick and Morty)... Pero si tuviera que mencionar a mis dos favoritos del momento que son muy contemporáneos y que actualmente me sirven de inspiración, esos serían Rick Alverson y Joey Potrykus, dos yanquis que están re contra locos pero que sus películas son buenísimas e incendiarias a su propio modo.

 

¿Te encontras trabajando en otros proyectos? 

Sí, un corto y un largometraje. El corto es una comedia negra sobre un tipo que se siente despechado y resentido hacia su ex por haberlo dejado y termina encontrando en el stand up una forma de ventilar y hacer más leve su miseria. El largometraje todavía no tiene nombre (ni tampoco quiero adelantar demasiado) pero lo único que voy a decir es que está quedando muy lindo y tengo fe de que cuando esté terminado, va a quedar una muy linda película de género.


Mauro Lukasievicz

mlukasievicz@caligari.com.ar

@MLukasievicz

Contacto