Las calles


Conversamos con María Aparicio, Nació en Córdoba, Argentina, en 1992, y estudió cine y televisión en la Universidad Nacional de Córdoba. Desde el año 2011 integra la productora Vientosur Cine, establecida en la ciudad de Córdoba. "Las Calles" es su primer película como directora.

 

 

Entrevista a María Aparicio , directora de Las calles


 

¿Cómo surgió la idea de recrear en ficción con tintes de documental el proyecto “Poniéndole nombre a las calles de mi pueblo” de la Escuela Nº 7710 de Puerto Pirámides (Chubut)?

Yo venía con algunas ideas sobre ese cruce entre la ficción y el documental. Me interesaba mucho el trabajo con lo real, alejado incluso de esa asociación directa con el cine documental o de no -ficción. Es algo que siempre me pareció valioso en el cine, el trabajar con elementos propios de ‘la realidad’ para emplazar o encontrar un relato. Eso es algo que me interesa y que pienso a diario. En aquel momento Nati, productora de la película, me cuenta esta historia de Puerto Pirámides. Ella había vivido un tiempo en Puerto Madryn (muy cerca de Pirámides), y conocía muy de cerca la historia del proyecto “Poniendole nombre a las calles de mi pueblo”. Eugenia Eraso y otros vecinos del pueblo junto con los alumnos de la escuela fueron los que llevaron adelante ese proyecto durante varios años, que concluyó con el nombramiento de las calles. Lo que hicieron siempre nos resultó muy valioso, y me parecía que podíamos encontrar alguna forma de contar esa historia en base a esas ideas anteriores. Luego empezó a ser una posibilidad la idea de viajar a conocer el pueblo y finalmente todo empezó moverse. Nati conocía a muchas de las personas que hoy están en la película y eso fue esencial para lo que queríamos hacer.

 

Eva Bianco y Mara Santucho se destacan con en los papeles protagónicos, ¿cómo llegaste a ellas?

Yo conocía muy poco de Eva, sabía de su trabajo pero no lo conocía en profundidad. En su momento uno de los chicos que estuvo en la preproducción había trabajado con ella y de ahí empezamos a pensarla. También empecé a ver las películas en las que Eva había participado y empecé a conocerla desde el cine. Luego nos reunimos con ella y siempre sentí que comprendía lo que queríamos hacer. Por otro lado, Mara es amiga de Nati, la productora de la película, y por ese lado llegamos a ella. A su vez, Eva es amiga de Mara y ambas se pusieron contentas de saber que estábamos pensando en las dos para la película. Creo que es algo que caracteriza un poco Córdoba; todos nos conocemos, estamos cerca, nos encontramos en los cines, en las salas de teatro, en la calle, de alguna forma nos vinculamos. Las dos fueron muy generosas con nosotros. Eva no me conocía, era la primera vez que yo dirigía y en aquel momento tenía 21 años. Además de eso, habíamos trabajado mucho en un guión pero todos sabíamos que teníamos que poder adaptarnos a los que encontremos al momento del filmar. Teníamos que estar dispuestos a improvisar, a trabajar sin un plan de rodaje estricto con horarios fijos y comodidades. La película se fue construyendo mientras estábamos en el pueblo, mientras nos acercábamos a las personas. Yo tampoco tenía en mente hacer un trabajo intensamente actoral con ellos, no hicimos ensayos ni nos atamos al guión. Hablamos mucho de quienes eran sus personajes, cómo se movían en el pueblo, como era ese lugar. Estudiamos mucho el pueblo, la pesca, el mar, la historia real de las calles, y eso fue lo que le transmitimos a los actores. Ellos tomaron eso y fuimos construyendo a Julia, Paula y Rafael en cada plano. Fue una película construida sobre un trabajo intenso y una confianza muy grande en lo que queríamos, pero al fin y al cabo no teníamos tantas certezas de que todo fuese a funcionar. No todos los actores están dispuestos a trabajar sobre ese nivel de incertidumbre. Eva, Mara y Gabriel (es quien interpreta a Rafael, quién maneja la camioneta), fueron muy nobles con la película y con el trabajo durante el rodaje. Para una película como Las Calles, la confianza de un equipo y el deseo compartido de encontrar eso que se busca es algo indispensable.

 

¿Qué sensaciones te dejaron las proyecciones en el Bafici y FICIC, donde Las calles resulto premiada y que respuesta recibiste del público?

Bafici fue algo muy bueno porque era la primera vez que mostrábamos la película. Todo era muy nuevo y era la primera vez que veíamos Las Calles en una sala, eso fue una emoción muy linda. Además Bafici significó para mi la conclusión de casi tres años de trabajo, y eso te devuelve cierta calma. Ahora la película comienza a hacer su propio camino y eso me hace sentir un poco más liviana. En relación al premio, no esperábamos nada de eso. Bafici tiene una programación extensa y muy variada. No sabíamos bien con qué películas nos íbamos a encontrar. A veces es difícil para estas películas pensar en un mecanismo de distribución y ya habíamos recibido muchos No de varios lugares. Para nosotros estar en el festival ya era una satisfacción. El premio fue una sorpresa y nos sentimos muy honrados de que el jurado nos haya dado ese reconocimiento. Luego vino Ficic. Para el cine de Córdoba el festival de Cosquín es muy lindo, es un encuentro entre muchos amigos y películas y eso es una fortuna enorme para mi. Las Calles estuvo rodeada de películas muy valiosas, la programación es muy cuidadosa y muy buena. Muchos amigos trabajan en la organización del festival y esa familiaridad hace que todo lo que sucede durante esos días sea muy grato. Por eso recibir el premio del público nos puso muy contentos. En ambos festivales el intercambio con el público fue muy satisfactorio. Las devoluciones de la gente nos enriquecen a nosotros y a la película.

 

¿Cómo se financio Las calles?

Las Calles fue producida por nosotros. Natalia Gamarro fue quien desarrolló toda la gestión para poder llegar a filmar al sur en el año 2014 y para poder vincularnos de una forma muy linda con el pueblo. A partir del apoyo de algunos organismos de Chubut y del apoyo de Eugenia Eraso, Nelly Rovera y de varias personas y espacios de Puerto Pirámides se logró resolver el rodaje. Somos un equipo dentro de todo pequeño, de 9 técnicos y 3 actores. Ellos también aportaron sus equipos y su trabajo, lo que también fue fundamental para el rodaje. Luego la etapa de montaje y posproducción se fue resolviendo paulatinamente. Yo trabajé durante un año en el montaje y luego lo finalizamos con Martín Sappia. Durante ese tiempo fuimos juntando dinero para poder pagar la posproducción de imagen y sonido, y luego de dos años y medio terminamos la película. Ahora de a poco seguimos trabajando en la distribución y en que la película pueda seguir encontrándose con el público.

¿Cómo te definís como directora y cuáles son tus grandes referentes del rubro?

Las Calles fue mi primera experiencia como directora, todavía todo es muy reciente y de a poco voy asimilando lo que significó la película. Hacer Las Calles fue muy difícil y el aprendizaje fue muy grande. No se si podría definirme de alguna forma, para mi el cine es una forma que encontré de materializar de algún modo la experiencia de estar en el mundo, y mientras pueda intentaré trabajar mucho sobre el deseo de seguir buscando a través de la películas. Mis referentes son muchos, muchos directores y muchas películas. Sería difícil enumerarlos pero algunos nombres que me marcaron pueden ser Coutinho, Oliveira, Haneke, Mekas, Cassavetes, Kiarostami, Reygadas, y tantos más.

 

¿Te encontras trabajando en otros proyectos?

Estoy trabajando en una idea nueva para un largometraje, un poco distinto a Las Calles. Son algunas historias en la ciudad, pero aún queda mucho trabajo así que no puedo contar mucho.

 

Mauro Lukasievicz

mlukasievicz@caligari.com.ar

@MLukasievicz

Contacto