Quinuera


Conversamos con Ariel Soto. 2017 En Tierra de Nadie, 80 min, documental. IBERMEDIA.
2015 Mujeres de Villa Verde, 24 min, documental. Coproducción con Bolivia TV.
2014 Quinuera, 52 min, documental. Ganador DOCTV Latinoamérica IV 2011 Waqayñan, 28 min, documental. Seleccionado a mas de 15 festivales de cine internacional New York, San Francisco, Rio de Janeiro, La Habana, etc. Mejor documental boliviano EDUARDO ABAROA 2013.

 

Proyecciones de Quinuera en Ventana Andina:
Lunes 6 de julio: 19:15hs
 

 

 

Entrevista a Ariel Soto. "Quinuera intenta acercarse a la naturaleza de la manera que los personajes experimentan su cotidianidad"


¿Cómo llegaste a la historia de Irineo y porque decidiste contarla?


Conozco a Irineo desde hace ya varios años, cuando realizaba mi primer documental Waqayñan en Potosi y necesitábamos de un traductor de campo en una comunidad quechua. Mi productora nos presento y desde ahí mantuvimos una amistad.
A comienzos del 2013 me visita junto con Ingrid, su esposa y sus tres hijos, para despedirse, ya que al día siguiente estaban de viaje a Alota, su lugar de origen, después de 20 años de vivir en la ciudad de Cochabamba. Irineo me cuenta que se quedarían a vivir allá y que se dedicarían al cultivo de la quinua, que es el trabajo de sustento que todos los comunarios realizan en el pueblo.
En un principio, lo que me interesaba de esta experiencia, era poder descubrir que reacciones causaría este cambio en la dinámica de vida de la familia, ya que los hijos de Irineo habían nacido y crecido en Cochabamba, al igual que su esposa. La quinua era la labor de sustento que el iba a realizar a su retorno a Alota, y esto dio paso a pensar en el potencial de escribir una historia. Yo había estado recolectando datos e investigaciones sobre la quinua y el boom de este producto que viven las comunidades del Altiplano. Algo que me llamo la atención en relatos de Irineo previos al rodaje, era un sueño que el había tenido años atrás, en el, su abuelo le mostraba una parcela y le decía que tenia que regresar a la comunidad y dedicarse a la quinua. Este llamado, era una metáfora que fortalecía la relación que Irineo tenia con su comunidad y sus ancestros, y lo tomamos como un punto clave en la narrativa que desencadena en su regreso a Alota.

 

¿Cuál es el papel que ocupa la producción quinuera en el documental?


Desde el principio teníamos claro que no queríamos hacer del documental un tour a los cultivos y paisajes de Alota, para no caer en un relato sobre la producción de la quinua en el Altiplano boliviano.
Uno de los temas que Irineo introduce es el sentido que tiene la naturaleza en la vida de la comunidad y es de aquello que quiere que sus hijos puedan aprender, sentir y vivir. La naturaleza de Alota consume con sus silencios, es el lugar donde el tiempo transcurre muy lentamente y eso es lo opuesto a la vida en la ciudad. Quinuera intenta acercarse a la naturaleza de la manera que los personajes experimentan su cotidianidad, con sus silencios, transformándose a medida que la vida de los personajes transcurre durante el ciclo de crecimiento de la quinua.

 

¿Hubo mucho trabajo de investigación previo?


Antes que Irineo me contara la experiencia que iba iniciar, yo estaba bastante interesado en el tema de la producción y exportación de la quinua, como un producto ha había cambiado la dinámica de producción en el Altiplano, hasta convertir a Bolivia en el principal exportador de este grano en el mundo. Había realizado una investigación y recopilación de datos por aproximadamente un año, sin saber la dirección que este tomaría. No fue hasta el momento en que me encontré nuevamente con Irineo, que fue cuando el documental tomo forma y se dio vida a este proyecto.

 

¿Cómo se financio Quinuera?

 

Quinuera fue financiado a través del Fondo DOCTV Latinoamérica IV (2013), como proyecto ganador por Bolivia. Parte del reto de su realización es que este trabajo debía ser desarrollado en 6 meses. Quizás sin este apoyo, el proyecto hubiera quedado solamente en una idea.

 

¿Cómo fue la recepción del público y qué sensaciones te dejaron las múltiples proyecciones que tuvo hasta el momento la película?

 

Es todavía muy interesante la recepción, ya que ha generado el interés de un publico diverso. Por supuesto que queda la satisfacción de haber logrado un trabajo que ha permitido al publico abrirse a muchas emociones y preguntas, durante algunos conversatorios a los que he sido invitado. Hay gente que me escribe fuera de Bolivia con ganas de darme a conocer su punto de vista de la película y eso anima mucho. El documental abre la puerta a un mundo que va mas allá de la producción de la quinua, es el retorno y la búsqueda del sentido de pertenencia, de identidad,  trazado desde la relación con la naturaleza.

 

¿Cuál es tu opinión sobre el cine Boliviano de la actualidad?

 

Es ambos preocupante y esperanzador. No existe en el país una política real de apoyo al desarrollo ni a la difusión de la producción nacional. Lo cual crea un panorama desalentador. Desde hace ya varios años que se viene trabajando la ley del cine, pero que se ha visto estancada en las instituciones de tomas de decisión del gobierno. A pesar de ello, la fuerza de la producción nacional reside en los esfuerzos de los realizadores independientes.
Por otro lado en los últimos años se ha podido percibir que la realización de cortometrajes en el país ha tomado mucha fuerza con realizaciones de bajo presupuesto, a la que también se ha sumado asociaciones como La Red en Cochabamba, que busca desarrollar el espacio audiovisual local a través de la formación y exhibición de sus producciones en espacios alternativos.

 

¿Tenes proyectos a futuro?

 

Actualmente estoy en pre-producción de un documental que lleva por titulo provisional En Tierra de Nadie. Este proyecto nos acerca a la vida y los problemas que surgen en uno de los sitios mas contaminados de Cochabamba y que pocos conocen: El basurero de K’ara K’ara. Este documental en su etapa inicial fue seleccionado a varios talleres de desarrollo cinematográfico Latinoamericanos y recibimos el apoyo de Ibermedia desarrollo, además trabajamos en co-producción con Palambra Producciones de Venezuela. Estoy involucrado además en otro proyecto documental, del cual no puedo dar mayores detalles, pero que se filmara en parte en Argentina y con el cual pretendemos entrar en contacto con potenciales co-productores ahora que estaremos presentes en el Festival Ventana Andina de Jujuy.

 

Muchas gracias Ariel!

Mauro Lukasievicz

mlukasievicz@caligari.com.ar

@MLukasievicz

Contacto