Pequeñas niñas inocentes. Vuelo nocturno (2016), de Nicolás Herzog

Mercedes Orden 31 - Julio - 2017 Textos - FIDBA 2017 - Festival Internacional de Cine Documental de Buenos Aires

 

Nicolás Herzog dirige un documental acerca de la temporada que vivió Antoine de Saint-Exupéry, el reconocido creador de El Principito, en Argentina. Más exactamente en el Castillo de San Carlos, en Concordia, donde arribó luego que su avioneta se averíe. Esta excursión selló la vida del hombre pero también la de una ciudad, donde los niños crecen y recorren sus calles escuchando las leyendas acerca de la estadía del escritor en el lugar donde ellos nacieron.
Vuelo Nocturno narra la historia de dos princesitas argentinas, Edda y Suzzane Fuchs, por quienes el hombre quedó cautivado al ver cómo las niñas se movían entre la naturaleza, con una libertad absoluta: una imagen que probablemente le recordaba a su infancia, junto a sus hermanas. “Se enamoró del lugar y se enamoró de la familia de esas dos chicas que fueron como compinches”, afirman en el documental.
Antoine, de nariz repingada y ojos saltones, es retomado a través de fotos de archivo y de visitas a los lugares por los que pasó y habitó -como su casa de la infancia en Saint-Maurice de Rémens, en Lyon, Francia- a la vez que su voz es rescatada a partir de unas cintas que él le confió a Jean Renoir, director a quien le había pedido ayuda para hacer el guión de una película. En ese material sonoro, el hombre narra la historia de un piloto que emprende una expedición hasta África y que en medio de los hechos inesperados de la aventura, conoce a las princesitas, de quien se enamora de manera platónica y que, pudiendo besarlas, decide no hacerlo.

Las niñas Fuchs, de Concordia, son la historia de un amor imposible en la vida de Saint-Exupéry, un amor convertido en personajes del capítulo “Oasis”, de Tierra de hombres. El mismo que inspiraría posteriormente la escritura del segundo libro más leído -luego de La Biblia-, El Principito.
A partir de retomar esta etapa desconocida del escritor, Herzog propone una invitación para acercarnos a la vida noctámbula de este hombre, desde sus otras facetas, como son las de fotógrafo y aviador. Esas que, en el fondo, tienen una raíz en común: su amor por el conocimiento y su afán por capturar los momentos. Entre ellos, claro, el de las princesitas. Esas pequeñas niñas inocentes a las que, de un modo profundo, les marcó también su destino.

(Texto publicado originalmente en CINEMASONOR)

Mercedes Orden

mercedesorden@caligari.com.ar

Vuelo nocturno