Sin conexión. Valley of Love (2015), de Guillaume Nicloux

Ivan Garcia 19 - Mayo - 2016 Textos

 

 

El atractivo principal de Valley of love es, en primera instancia, la dupla actoral que protagoniza la película. Depardieu y Huppert, dos gigantes del cine francés, llevan a cuestas esta historia que depende casi exclusivamente de su dinámica y lo que puedan hacer con el guión y los personajes.

Isabelle y Gerard, nombres de los protagonistas, una pareja de actores franceses divorciados que se encuentran en el "Valle de la muerte" en Estados Unidos a pedido de su hijo fallecido, 6 meses después de que este se haya quitado la vida. Más allá de lo insinuante que resulta la coincidencia entre los actores y los personajes, la idea no va tanto por lo documental sino más por la relación entre el trabajo de actor internacional y el descuido que ellos tienen para con su hijo Michael, aquella ausencia que marca el destino de toda la obra. Ellos no tienen buena relación entre sí ni con su hijo, a quien abandonaron hace años e hizo su vida de forma independiente.

Michael les prometió volver a "aparecer físicamente" en algún punto de este Valle, un desierto interminable de cierto atractivo turístico. Él elaboró un recorrido para que ellos realizaran durante varios días y así se encontrarán en algún punto. No hay mucha justificación o razón para que ellos se queden más allá del pedido de Michael, sobre todo desde la perspectiva realista que se adopta.

La vuelta de tuerca que plantea Valley of Love va desde pisar el límite del realismo sin cruzarlo, y es lo más interesante que ofrece. Esto está trabajado bastante bien desde lo musical, donde la música omnipresente es una misma base de tono místico que insinúa vagas esperanzas o la reconstrucción de la relación entre los protagonistas, pero siempre se ve cortada por unos tonos muy contrastantes que se acercan más al thriller o el cine de terror. Así genera cierta tensión y expectativa, y se juega con la posibilidad de que un muerto vuelva a aparecer.

Más allá de esto el guión no sirve de pie firme para la química escénica necesaria entre los protagonistas,  y la historia se va diluyendo con el pasar de los minutos, los momentos de mayor carga emocional resultan algo artificiosos y no logran el impacto que pretenden, Los desoladores paisajes sirven como metáfora de esa ausencia de contacto que parece agrandarse con el tiempo, pero también de la imposibilidad de lograr una verdadera reconciliación con su hijo o consigo mismos.

La idea central parece desperdigarse un poco, y queda cierto aire de misticismo y sin certezas. Definitivamente no es una película para todo el mundo y aspira a generar cierto aura Lyncheana de incertidumbre y tenebrosidad. Pero no se logra una gran conexión entre todos estos aspectos y el tedio es el sentimiento general que desprende. Quizás por esto Isabelle pasa gran parte de la película intentando obtener recepción en el celular y lograr comunicarse realmente con quienes están ausentes.


Ivan Garcia

ivanggarcia22@gmail.com

Valley of Love