¿La historia será cíclica?. Una storia volatile (2017), de Carla Vestroni

Mauro Lukasievicz 27 - Mayo - 2018 Textos- Foco: 3º EPA CINE - Festival Internacional De Cine De El Palomar.

 

Una gaviota da a luz frente a una de las tantas terrazas perdidas por el medio de la ciudad de Roma. Por motivos del azar y/o del destino, esa terraza se puede ver desde la ventana de Carla Vestroni, y este pequeño acontecimiento es el desencadenante para que la directora realice este precioso y sencillo ensayo cinematográfico/poético llamado Una storia volatile.
Durante un año, y con breves escenas siempre filmadas desde la pequeña y privilegiada ventana de la directora, asistiremos al desarrollo y crecimiento de la tres pequeñas crías de gaviota que luchan por subsistir en los distintos climas junto a su madre, que las contempla, alimenta y acompaña en sus primeros vuelos, y nos sacan algunas sonrisas cuando se alejan a la espera de un rescate maternal. La cámara acompaña y, por momentos, se pierde por su sed de voyeurismo entre el día a día de un grupo de monjas que viven en un monasterio. De ellas no sabemos mucho, ni lo vamos a saber: sirven para completar el paisaje urbano visto desde las alturas de la ciudad, y para demostrar el amor que la directora siente por la ciudad en la que pasó la mayor parte de sus 77 años de vida.


Las aves comienzan a despegar y, en off, podemos disfrutar a Carla Vestroni conversando y compartiendo con sus amigos sus pensamientos sobre la vida y el arte, utilizando de referencia a maestros como Rossellini o Robert Wyatt entre otros. Vestroni nos cuenta del avance de las gaviotas sobre la ciudad a través de los años porque, como dicen:

Roma está casi en el mar. Es casi una ciudad de mar.

Por momentos apacibles, melodías de música clásica acompañan y se pierden en el momento encantado que resulta de juntar todos los factores que se nos presentan a la vez en esta breve historia que de seguro se repetirá el año siguiente.  

Mauro Lukasievicz

mlukasievicz@caligari.com.ar

Una storia volatile