Cuando llegue la calma. Umi yori mo mada fukaku (Después de la tormenta) (2016), de Hirokazu Koreeda

Mercedes Orden 1 - Julio - 2017 Textos

 

 

Ryota (Hiroshi Abe)  alguna vez fue un novelista reconocido, pero su profesión ha virado obligadamente a la de detective privado. En la actualidad, la economía no le juega una buena pasada, sobre todo a partir de su divorcio, hecho que lo obliga a tener que destinar parte de su salario para la pensión alimentaria de su hijo -algo con lo que en verdad no se compromete a causa de su adicción por las apuestas- y el alquiler de su departamento de soltero.
La salida amoral que encuentra para mejorar su situación es convencer a su joven compañero de trabajo para chantajear a las personas que investigan. De este modo, ganan el dinero de sus clientes y otra suma para que esas fotos e informaciones no salgan a la luz. La facilidad para averiguar acerca de la vida de los demás le posibilita también ponerse al día sobre el presente de Kyoko (Yoko Maki), su ex esposa, quien se niega a hablar con él e, incluso, se las rebusca para que su hijo tampoco lo vea por incumplir con sus responsabilidades como padre.


Si bien el clima de confusión y lo errático abarcan todas las esferas de la vida de Ryota –adecuadamente representado en el escenario caótico donde vive- Koreeda le da una chance al protagonista para que comience a hacer un cambio e intente modificar su karma. Es en ese punto que el hombre plantea una nueva relación con su madre y otra manera de involucrarse con en el crecimiento de su hijo empezando a pensar en cómo cumplir con lo que le compete.
Mientras tanto, la eminente amenaza del 24° tifón del año hace que la ciudad se encuentre en estado de alerta y el ritmo de las actividades se vea alterado en el intento de llevar a cabo todas las actividades necesarias antes de que la tormenta llegue y los obligue al encierro.  Es en medio de ese escenario que Ryota decide ir a visitar a su madre para que pueda ver a su nieto y donde aparece forzosamente su ex esposa.
Hirokazu Koreeda (Un día en familia, De tal padre, tal hijo) vuelve con una película cuyo argumento nuevamente gira en torno a las relaciones familiares. Como ya supo hacer con After Life, en Después de la tormenta (Umi yori mo mada fukaku) el famoso director japonés invita a una reflexión sobre delicados temas de la vida, como son el presente, la felicidad, el desapego y una comparación entre el modo en que hombres y mujeres elaboran las pérdidas, en este caso: el protagonista, su madre y su ex-mujer.
Se dice que después de la tormenta sale el sol y quizás en Koreeda esto no sea del todo cierto, pero sí se puede decir que, al menos, llega la calma, el equilibrio se restablece y se plantea una chance para que Ryota pueda dar vuelta la página.

Mercedes Orden

mercedesorden@caligari.com.ar

Umi yori mo mada fukaku