Retrato fiel de una oda leninista. Tri pesni o Lenine (Tres cantos para Lenin) (1934), de Dziga Vertov

Guillermo Bruno 8 - Mayo - 2017 Textos - Foco: 7º FICIC, Festival Internacional de Cine Independiente de Cosquín

 

Vladimir Illych Lenin. Gran impulsor del comunismo en Rusia, y cabeza del gobierno del mismo. Un líder revolucionario, que introdujo muchos cambios en su país, con la esperanza de darle más posibilidades a las grandes masas. y eliminar el así denominado mal, según ellos, del capitalismo.

Pero todo tiene un costo, y este sistema tenía sus desventajas, y ciertas libertades presentaban algunas restricciones para los ciudadanos, que debían seguir las reglas a rajatabla, para garantizar su bienestar. Además, en toda revolución, siempre hay algo de guerra, por lo que la violencia no estuvo ausente en las calles rusas, en las primeras décadas del Siglo XX.


Es por eso que Lenin fue amado y odiado, como suele suceder con líderes de esta índole. Este film, del año 1934, se pone en la vereda a favor del revolucionario, y lo hace mostrando 3 segmentos, o canciones, en la casi hora que dura el mismo.

La película es muy visual, y tiene un claro corte documental. El tinte del largometraje es o roza lo panfletista, debido a las escenas y textos que se van mostrando denotan un enorme apoyo y admiración al hombre en cuestión. No hay dialogo sonoro alguno en el film, pero lo que si predomina es la presencia de música durante toda la cinta. Y las sonatas elegidas por el director son en su mayoría clásicas, para enfocar el espíritu de revolución que se vislumbran en las secuencias.


Y si hablamos de estas últimas, las mismas exhiben a ciudadanos felices, hombres, mujeres, niños, sin importar la edad, que trabajan, marchan, alientan, y exponen orgullosos sus lugares de labor y remarcan el hecho de vivir en el régimen de Lenin, mientras enumeran las cualidades que posee.


Es interesante la filmación y está bien realizada, considerando la época. El largometraje va mutando entre la época en la que el dirigente ruso vivía, los momentos de su muerte, y las postrimerías, y es allí, tras la muerte del soviético, en donde también se evidencia el tono propagandístico del film, ya que muestra al país con la tarea del progreso ya realizada, por así decirlo, y que todos esos avances brindan esperanza a las futuras generaciones.

Toda gran nación necesita o cree necesitar la figura de un líder, que sea la guía hacia el progreso y el bienestar. Decenas de personajes históricos han cumplido ese rol, con sus ventajas y desventajas. Lo ideal sería analizar a ese individuo como un mero ser humano, y no enaltecerlo ni endiosarlo, ya que ninguna idea ni persona es sagrada, y como ya es sabido, la perpetuidad en el poder corrompe, y mucho.

Guillermo Bruno

guillermobruno@caligari.com.ar

Tri pesni o Lenine