Romper el silencio. Todxs somos López (2017), de Marcos Tabarrozzi

Lucía Roitbarg 26 - Septiembre - 2018 Texto

 



El documental Todxs somos López. Donde empieza la vida y termina la muerte estrenado en la sala Gaumont el martes 18 de septiembre (fecha en la que se cumplen 12 años de la desaparición de Julio López), intenta hacer justicia  para que la gente no se olvide. No se olvide quién es Julio López, no se olvide que fue desaparecido en democracia, no se olvide que aún hoy la justicia no puede dar respuesta. No se olvide.
Todxs somos López... cuenta al espectador quién fue Julio López, militante peronista y albañil, que a los 43 años fue desaparecido por las fuerzas militares de la última dictadura cívico militar argentina y estuvo encerrado más de tres años en distintos centros de detención clandestinos. Pero luego de esos años, su silencio no fue inactivo, sino que dedicó gran parte de su tiempo a buscar información e investigar sobre todo lo que pasó en esos años: quién eran sus represores, dónde estuvo detenido, con quiénes. 
Para recuperar la voz de López los directores se valen de imágenes de archivo del juicio donde fue juzgado el represor Miguel Etchecolatz, en ese entonces director de investigaciones de la Policía Bonaerense, donde López testifica como víctima y querellante. También recurre a la voz de diferentes actores que le ponen voz y cuerpo a palabras de él. Ruben, su hijo, es quien aparece en el film como el personaje principal recordando a su padre, pero también recorriendo junto al periodista Miguel Graziano los lugares donde estuvo detenido  y reconstruyendo esos años de tortura y represión. También escuchamos las palabras de la esposa de López y de una compañera de él, al igual que aquel desaparecida y detenida durante la última dictadura cívico militar.
La desaparición de López en plena democracia es un hecho que hoy sigue sin tener respuesta por parte de la justicia.   Por eso es que el documental también toma su tiempo para mostrar las acciones de las organizaciones o referentes de los Derechos Humanos o artistas que trabajan para seguir construyendo memoria o  seguir investigando qué pasó aquel día en que desapareció horas antes de que se diese a conocer el veredicto que iba a condenar a sus secuestradores.
Esta película de alguna manera puede empezar a llenar un vacío que había sobre López. Y sigue abriendo los interrogantes necesarios en este tipo de casos.  Por ejemplo, por qué la investigación cayó sobre la policía bonaerense, compuesta por efectivos que también participaron de las torturas y represiones a los detenidos durante la dictadura. “Pusieron al lobo a cuidar a las ovejas” afirma la nuera de López, explicando de la mejor manera un encubrimiento por parte del poder en el momento donde más pistas se podían encontrar, es decir, las primeras horas luego el secuestro.  
Los directores Marcos Tabarozzi y Nicolás Alessandro hacen un registro para recordarnos que no hay registro. Nadie sabe qué pasó con López, ni dónde está. A través de la proyección de este film y de otras acciones políticas es que se puede seguir haciendo algo al respecto. Porque olvidar no es posible. 

Lucía Roitbarg

luciaroitbarg@caligari.com.ar

Todxs somos López