“Hipnosis trunca”. The gift (2017), de Przemyslaw Kaminski

Rodrigo Peto Zimerman 13 - Septiembre - 2018 - textosFoco: FIDBA 2018 - Festival internacional de cine documental de Buenos Aires.

 


Mago, brujo, hipnotizador, chamán, guía espiritual, encantador, anfitrión, incomprendido, marginal, inmigrante, hijo de Dios, aliado del Diablo, hijo, hermano, maestro. Cualquiera de estos nombre se le puede adjudicar al ucraniano Yuriy, protagonista de The gift.
“The gift”, dirigido por Premislaw Kaminski, es un documental polaco que se ocupa de narrar, parte del día a día de, la vida de este personaje peculiar. La cámara nos invita a recorrer dos caras de una misma moneda de la vida del protagonista.
Una cara nos muestra al “Yuriy mago” atravesando un alfiler, con un hilo, por su mejilla; hipnotizando una persona en la calle y, hasta, en un ritual del cual, el, sirve como guía para que las personas dejen el cigarrillo. Mientras que la otra cara revela a “Yuriy hijo”. En esta faceta se ve como este, se relaciona con su padre (el cual es una persona muy grande y trae consigo las deficiencias naturales de la edad) y con su hermana. A primera vista uno ve a "Yuriy hijo” sin complejidades, ni rencores en torno a quienes le rodean. Sin embargo, en el paso de las secuencias notaremos cierto pasado que vuelve atormentar en los recuerdos del protagonista.
La película se propone componer la figura de Yuriy a través de su presente, en el cual desarrolla el tipo de actividades nombradas anteriormente (hasta trabaja de anfitrión en fiestas, haciendo uso de dotes como hipnotizador) más, revolviendo ciertas secuencias de su pasado, donde descubriremos que, desde un principio, estas actividades que hace no eran bien vistas para su pueblo ni tampoco, ni siquiera, para su madre y su padre.
Las secuencias de la narración están bien definidas de esta manera. Podemos dividir la película en presente-pasado-presente-pasado-presente-pasado-presente. Pero sin embargo, hay algo de lo que vemos que no nos termina convenciendo del todo.
Como si se tratara de esos “curas” (he aquí otra palabra que podamos agregar al listado de nombres para nuestro protagonista) al estilo “Pare de sufrir” que se presentan en las madrugadas de nuestro país, a través del televisor, dando discursos y relatos efusivos sobre alguna religión y ciertas creencias. Como si se tratara de ellxs, ahí algo que nos hace ruido en The gift. Hay algo que no nos convence del todo.
Esto no está relacionado que al ser escéptico (al menos desde mi punto de vista), unx, fundamentalmente se oponga a este tipo de narraciones, ya que, existe la posibilidad de cierto tipo de narraciones, que contradigan o se opongan a los prejuicios de unx y, sin embargo, se pueda apreciar la forma y el contenido de las mismas por cómo fueron trabajadas. A esto nos referimos con lo que no nos convence. La primera mitad está bien construida, de la manera que decíamos anteriormente, no es el mismo caso para la otra parte. La primera parte se ocupa de la construcción del personaje en donde vemos como las dos caras del protagonista lo forman a este como persona. En la segunda mitad la intención es mostrar un desarrollo sobre esta idea, pero tal desarrollo queda trunco. Pocos planos que nos cuenten a nivel narrativo, escasos diálogos que no profundizan, encuentros forzados y un final que atenta ante la lógica de un documental.
The gift se queda a mitad de camino, en este caso, la hipnotización no prospera.

Rodrigo Peto Zimerman

rodrigozimerman@caligari.com.ar

 

The Gift